Perarnau Magazine

"Todo lo que no está creciendo está muriendo. Crecer significa aprender y transformarte cada vez en una mejor versión de ti mismo". Imanol Ibarrondo


Fútbol / Copa Libertadores 2013 / Internacional

Caracas F. C. en la Copa Libertadores

por el 27 febrero, 2013 • 17:27

La vida bien puede ser definida como el conjunto de situaciones que experimentamos, las relaciones a las que pertenecemos y el contexto en el que nuestra existencia tiene sentido. Por ello, aislar algún momento para explicar la totalidad de nuestra esencia no parece ser la mejor opción, de hecho, solo sería un acto similar al de tomar una fotografía: puede que represente un estado en particular, pero jamás esa postal, por sí sola, podrá constituirse en una muestra fehaciente del momento en que fue tomada.

Para entender al fútbol venezolano no basta con conocer la realidad de los clubes venezolanos que participan en torneos internacionales, sino que hay que entenderlos en todo su contexto. Y el mejor ejemplo lo tenemos en el Caracas F. C., uno de los equipos que compite en esta edición de la Copa Libertadores. El equipo capitalino hace vida en un torneo, el venezolano, en donde la gran mayoría de sus competidores son propiedad de alcaldías y/o gobernaciones, contando, a primera vista, con mayores recursos económicos y estructurales que el equipo dirigido por Ceferino Bencomo.

Ello no ha impedido que la familia Valentiner, propietaria del equipo, haya desarrollado –con el paso del tiempo y aún con mucho camino por recorrer– la idea de un club de fútbol. Han sido muchos los campeonatos que ha ganado la institución roja, pero quizás el de mayor importancia haya sido el de la paciencia para conformar una institución que trabaja permanentemente para el futuro, formando futbolistas y atrayendo a los mejores jugadores jóvenes de otras regiones del país que no encuentran sitio o posibilidades reales de desarrollo en aquellas zonas de donde provienen. Lo único que no han podido solucionar, como la totalidad de sus rivales domésticos, es el tema de la cancha, un rasgo común de todos los equipos venezolanos, y por ende, deben alquilar un estadio para sus partidos como local, el cual solo pueden visitar una vez por semana.

Entendida esta realidad, el Caracas ha comenzado una nueva participación en el torneo continental, con matices: una derrota de local ante el poderoso Fluminense y una victoria en Chile ante Huachipato. El modelo de juego elegido por Bencomo es el de un equipo con mucho vértigo, basado en la explosividad de varios de los integrantes de la plantilla. El entrenador ha decidido aprovechar la juventud y la dinámica de sus dirigidos para modificar el estilo que caracterizaba al equipo capitalino, y por ello podemos hoy observar un Caracas de velocistas, todos dispuestos a ir hacia delante cual caballos en el hipódromo.

¿CÓMO JUEGA ESTA VERSIÓN DEL CARACAS?

Salvo dos modificaciones, este ha sido el once tipo del Caracas en la Copa Libertadores. Dos delanteros bien abiertos que ensanchan y estiran el campo de juego y que, dependiendo del costado por donde transite el balón, deberán cerrar o mantener su posición original. Dany Curé ha sido, a pesar de haberse incorporado al club hace pocas semanas, el más activo de los atacantes, tanto que no debe extrañar que para los próximos compromisos Daniel Febles ceda su lugar a Jesús Meza y varíe la fotografía inicial a una con apenas un punta y tres volantes. Pero ese cambio requeriría un mayor protagonismo de los laterales, algo que por ahora no ha sido la norma.

Francisco Carabalí es un jugador con mucha proyección ofensiva que tiene algunas lagunas a la hora de realizar la transición ataque-defensa. Los centrales sí se asemejan al esquema clásico de su posición y, salvo algún imprevisto, la salida no pasa por ellos sino por la aparición en esa zona del capitán, Edgar Jiménez, verdadero metrónomo conductor del equipo. Por sus pies pasan la mayoría de las pelotas y es él quien debe manejar los estados de ánimo. Posee una muy educada pierna derecha y su capacidad para buscar el espacio con sus habilitaciones es ideal para este estilo de juego.

La posición del lateral izquierdo presenta algunas dudas, porque cuando lo ocupa Amaral Da Silva –que aún no parece recuperado futbolísticamente de una lesión que lo mantuvo algunos meses fuera de la cancha– el equipo puede contar con un jugador de vocación ofensiva con mayores recursos que su compañero de la banda derecha, mientras que si el ocupante de la banda es Rubert Quijada, el equipo puede ganar en solidez defensiva, puesto que el espigado defensor es un central reconvertido, con las limitaciones que eso conlleva.

Juan Guerra se ha convertido en el complemento perfecto de Jiménez porque es un jugador que logra abarcar los espacios a los que no llega el capitán y sabe conectarse de manera efectiva con los volantes ofensivos. Por sus cualidades y su visión hace de corrector en todo el terreno de juego. Rómulo Otero ha encontrado una madurez importante en su juego y se ha convertido en el único titular como volante llegador. En este modelo de juego, su aporte defensivo es fundamental porque es quien inicia el pressing en campo contrario. El otro puesto, por ahora, lo discuten Angelo Peña y Meza, con ventaja para el primero, no solo por su presente goleador sino porque a su velocidad le suma la pausa necesaria para que el juego de su equipo no sea previsible.

Caracas es un equipo muy joven, con un promedio de edad que no supera los 23 años y que por momentos muestra rasgos de inmadurez a la hora de mantener la concentración durante los partidos. Este hecho se ha hecho más evidente a la hora de defender, cuando los laterales se marchan hacia el área propia y olvidan marcar al jugador que se ubica a su costado, razón por la cual en dos partidos han sido muchos los centros que han llegado a las inmediaciones de Alaín Baroja, el jugador más influyente en ambas presentaciones.

Esta es la fotografía desde el helicóptero que describe cómo ha iniciado sus partidos el Caracas F. C. en la Copa Libertadores. Quiero ser claro: estoy muy seguro de que una vez iniciado cada partido, la historia es mucho más interesante que este punto de partida que aquí trato de plasmar. Por ello me atrae este juego, porque cada película es más interesante que el tráiler que la precede.

* Ignacio Benedetti.


– Foto: EFE – Carlos Ramírez (Liderendeportes.com)



orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2017 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: lunes, martes, jueves y viernes de 10.00h a 17.00h. Miércoles de 15.00h a 19.00h.