Perarnau Magazine

“El carácter de cada hombre es su destino”. Heráclito


Bayern Múnich / News / Fútbol / Entrevistas / Alemania

Isaac Lluch: “Con Guardiola, el Bayern tiene una idea, una marca, un estilo reconocible”

por el 29 enero, 2015 • 9:33

 

Conversamos con Isaac Lluch (Barcelona, 1976) para adentrarnos en todos los rincones del Bayern. Desde los aspectos futbolísticos hasta los niveles sociales que representa la entidad de Baviera. Destaca el enorme contraste que hay a nivel mediático entre la prensa alemana y española. Es impensable que en Barcelona no se pregunte a un entrenador después de un partido, mientras en Alemania ocurre. Además, Lluch nos habla de las críticas en los últimos días por el stage en Catar durante el parón invernal, un tema muy controvertido y que ha sido muy señalado por la prensa y lo socios del Bayern, y el cambio cultural tras la llegada de Guardiola a la liga del contragolpe. El Bayern es un equipo de récord al que las bajas no le han impedido seguir consiguiendo unos números espectaculares con un juego muy notable. Lluch, único periodista catalán en Múnich, desmenuza todas las aventuras que Guardiola vive en el Bayern.

Pregunta.- ¿Cómo es tu vida en Múnich? ¿Por qué decidiste irte a Alemania?

Respuesta.- Estaba en el Avui (ahora Punt Avui) en la sección de deportes cubriendo al Barça. Mi relación con Alemania comienza en el 2006, con el mundial, como enviado especial. Fue mi mejor experiencia profesional, porque durante 35 días estuve por toda Alemania conociendo a periodistas de todo el mundo y pensé que algún día me gustaría tener relación en Alemania y estar con los alemanes día a día. En 2008 pedí un permiso de trabajo para estar un tiempo en Berlín, donde trabajé unos meses como corresponsal, pero al acabar el permiso volví a mi puesto fijo en Barcelona en el 2009, el año del triplete del Barça. Mi último viaje fue el Mundial de Clubes de Abu Dabi. En 2010 hubo un ERE con bajas incentivadas y yo me acogí a esa formalidad con la idea de estar un tiempo en Alemania.

P.- Cuando llegaste, ¿algún medio te contrató?

R.- Cuando dejé el Avui me permitieron seguir como colaborador unos meses. Luego coincidió que a finales de 2010 nació el Ara y necesitaban una persona en Berlín. En la capital alemana estuve hasta que Pep llegó a Múnich y decidí acompañarlo y vivir esa experiencia de Guardiola en el extranjero. Pensé que en Catalunya puede interesar más Pep Guardiola que Angela Merkel. Para bien o para mal soy el único periodista catalán que cubre el día a día la actualidad del Bayern.

P.- ¿Cómo es tu relación con Guardiola?

R.- Mi primer año como periodista cubriendo al Barça fue el último de Guardiola como jugador del Barça. Lo conocía como futbolista, pero él a mí como un periodista más. Ahora es una relación muy profesional de periodista-entrenador, pero evidentemente hay una cercanía porque soy el único periodista catalán que está en Múnich. El Bayern tiene una dimensión mediática mucho más reducida que el Barça. Los entornos mediáticos del Barcelona y el Bayern son muy desiguales. En toda Alemania no hay prensa deportiva diaria, está el Kicker, el Sport Bild (una o dos veces por semana). No se sigue la información a diario. Ahora, los medios generalistas abren con deportes de invierno. Eso da entender que el paisaje mediático de Baviera es muy diferente. No hay tertulias de radio diarias, menos televisiones… La sala de prensa de Säbener Strasse puede tener 20 o 25 metros cuadrados. Hay días en los que solo estamos siete u ocho periodistas, y si uno de ellos es catalán, pues hago una pregunta en catalán y se crea una dinámica que era imposible en Barcelona.

P.- ¿La relación de Guardiola con la prensa es mucho más familiar?

R.- El club es más familiar en todos los sentidos. Por tradición acoge a todos los futbolistas, y en Barcelona no necesariamente es así. Allí está la Asociació de Veterans. Alguna vez lo he hablado con Domènec Torrent, que el Bayern nos enseña que una entidad grande está por encima de los ismos. En Barcelona, por ejemplo, el debate del cruyffismo o nuñismo siempre está. Aquí idolatran a todos sus futbolistas, hayan tenido más o menos éxito. Reman todos a una.

P.- El Bayern es otro mundo diferente. Mucho más familiar, todos a una; mientras que en Barcelona si te declaras del fútbol más social de Cruyff, directamente estas siendo contrario a los quienes no lo son.

R.- A veces he presenciado en la sala de prensa o en los medios entrevistas con Rummenigge o Matthias Sammer y, por ejemplo, no tienen ningún reparo en hablar muy bien de Cruyff en casa de Beckenbauer. Se toma la visión de un punto de vista muy futbolístico, y no les toca la moral decir que Cruyff ha marcado una época. Y pasas a Barcelona y es completamente diferente, te ponen muchas etiquetas. De todas maneras, el Bayern es muy excepcional. Todos van a una y acogen a los exfutbolistas. El club es muy familiar, pero el trato de Pep con la prensa es el mismo, donde transmite y se comunica en alemán. La relación y la dinámica es muy diferente. Hay un hecho muy significativo: en Alemania, después de un partido, es tradición que la rueda de prensa sean conjuntas, y he asistido a ruedas de prensa donde nadie ha preguntado a Guardiola. El jefe de comunicación introduce algunas preguntas que son muy protocolarias. Pero más allá de esto ningún periodista ha tenido la curiosidad de preguntarle nada. A veces, con la visión global de Guardiola están satisfechos. Recuerdo que en un par de ocasiones nadie ha preguntado.

P.- ¿Eso lo ha comentado Guardiola contigo?

R.- No me lo comenta, pero el lenguaje no verbal queda muy claro. Él también agradece que no haya y que así pueda marcharse pronto a casa. Es un contraste con lo que ocurre en España.

He asistido a ruedas de prensa donde nadie ha preguntado a Guardiola

P.- ¿Los periodistas alemanes te preguntaban cómo iba a ser el Guardiola que se iban a encontrar o qué entrenador tendría el Bayern?

R.- Puntualmente te van preguntando. Cada uno tira por lo suyo y son profesionales que tienen sus criterios. A veces he hablado algo en catalán con Pep y tienen la curiosidad de preguntarte, o como información de contexto. En el primer año les costaba captar el mensaje de Guardiola, pues algún periodista te pedía que le explicaras qué había querido decir. A pesar de que el alemán de Guardiola sorprendió a todo el mundo, lo habla como el catalán. El alemán tiene una estructura muy determinada, con verbos auxiliares que se colocan a final de la frase, y aplicaba la sintaxis catalana y los periodistas quedaban en fuera de juego. Esto ya pasa menos y va encontrando la forma de comunicarse. Para los periodistas alemanes soy como un complemento, porque conozco más el mensaje y la filosofía de Pep.

P.- ¿Hay mucha crítica de los medios de comunicación a la filosofía y estilo de Guardiola?

R.- A nivel de resultados, ha habido tan poca oportunidad para criticarlo, más allá del shock cultural que representó el primer año. Como dice Rummenigge, l equipo superó todas las expectativas tras el triplete compitiendo tan bien y ganando la Supercopa de Europa, el Mundial de Clubes, la liga y la copa. Al final, los periodistas también han visto eso. De todas maneras, soy muy crítico con la profesión por los bandazos que damos. Todo iba de fábula cuando el 25 de marzo el Bayern se convirtió en el equipo más precoz en ganar la Bundesliga, había una Pepmanía, etc. Luego pasó lo del Real Madrid y lo que había valido hasta el 30 de marzo, entre abril y principios de mayo no servía porque Guardiola la pifió en su planteamiento, y sí que le llovieron muchas críticas, creando ciertas dudas en el entorno hasta que se ganó la copa contra el Borussia Dortmund.

Sí que ha habido críticas, pero muy limitadas en el tiempo, coincidiendo con la hecatombe de la eliminación en semifinales de Champions. Y este año, qué te voy a contar: solo han encajado cuatro goles. Los dos únicos partidos que han perdido en la Bundesliga el último año y medio se produjeron siendo ya campeones. Ciertamente, lo que se le critica más a Guardiola, no directamente, es el hecho de hacer el stage invernal en Catar, porque es muy controvertido para un club como el Bayern, que hace gala de sus valores. El Bayern lleva cinco años consecutivos yendo a Catar y la afición no encuentra un motivo para aplaudir esta decisión.

P.- Ahora que has comentado lo de Catar, ¿qué opina la gente? ¿Es muy crítica con esta decisión?

R.- El Bayern acaba de volver y el aficionado no se siente orgulloso. La moral pierde terreno con el dinero. Ha habido articulistas en la prensa y cartas abiertas de socios del Bayern pidiendo que no vayan el año que viene a Catar. Rummenigge antes del viaje dijo que allí están las mejores instalaciones para entrenar. Y además añadió que son muy supersticiosos, porque cada vez que han ido allí han ganado títulos. A la gente eso le suena a argumentos peregrinos, y no ven el motivo real para ir a Catar. El Bayern también jugó un partido en Riad (Arabia Saudí) y fue muy criticado, porque allí las mujeres no pueden ir a los estadios. ¿Vale todo? Seguramente no, lo que ocurre es que la dimensión en la que se mueven el Bayern o el Barça no tiene el mismo parámetro o escala de valores de la que se supondría en otras épocas u otros contextos. Lo estamos viendo en el Mundial de Balonmano, donde hay aficionados que están a sueldo por animar, y es un fenómeno que está afectando a bastantes deportistas y entidades.

P.- Centrándonos en el aspecto futbolístico, ¿dentro de la ciudad de Múnich hubo un choque muy traumático entre la filosofía de Guardiola y lo que conciben y sienten los alemanes? A pesar que este Bayern no se parece al Barça de Guardiola, sí que ha introducido su juego de posición, salir y viajar juntos para evitar contragolpes…

R.- El mismo Guardiola dijo que era consciente de que producía un shock cultural. Él bautizó la Bundesliga como la liga del contragolpe porque cualquier equipo grande, mediano o pequeño te organiza un contragolpe en muy pocos toques. Su fútbol de posición, atacar y defender todos juntos, tener siempre el balón lo más lejano al área… todo esto es muy nuevo. Hay casos muy especiales y personales. Por ejemplo, yo juego al fútbol con amigos periodistas y a veces ha pasado que jugamos un cinco para cinco en un campo con dimensiones de fútbol 11 y te dan pases al espacio para que corras al contragolpe. Es una cosa muy cultural, lo tienen muy arraigado. Este cambio es lo que está transmitiendo Guardiola, y por lo que escucho va en la buena dirección, porque el club lo valora muy positivamente. Con Guardiola, el Bayern tiene una idea, una marca, un estilo reconocible. Según Rummenigge, los jugadores están mejorando, creciendo y aprendiendo. Aparte de que Guardiola no juega como en Barcelona y se ha acercado al fútbol alemán, los jugadores también han sabido conjugar y aprender lo que les pide Pep.

La afición no encuentra motivo alguno para que el Bayern viaje a Catar a hacer el stage invernal

P.- ¿Sientes que los aficionados del Bayern están muy contentos con Guardiola?

R.- Están muy contentos con el equipo. Cuando hablo con aficionados del Bayern me recuerda mucho a lo que vivieron los culés con Guardiola. La sensación de frotarse los ojos, de ganar tantos partidos seguidos, jugando tan bien al fútbol… eso se está viviendo ahora en Alemania. Es algo histórico y están disfrutando.

P.- El periodista Xavi Torres contó que en Múnich se asombran cuando Neuer deja la portería para salir con el balón jugado, con todo el riesgo que eso conlleva. ¿Cómo se acepta que el portero se sienta otro protagonista más del juego?

R.- Aquí se juntan dos factores que se potencian: la manera que tiene de ver el fútbol Guardiola y un portento como Manuel Neuer, que realmente es visto como más que un portero. Andreas Köpke, el portero que estuvo a punto de fichar el Barça antes de Vítor Baía y ahora es entrenador de porteros de la selección alemana, dice que Neuer es el mejor líbero después de Beckenbauer. Una frase muy gráfica para entender el papel de Neuer y lo que representa. Hay partidos en el Allianz Arena, cuando el Bayern saca un córner, en los que está en la línea de centro del campo. Coinciden las condiciones tácticas, técnicas y físicas que tiene Neuer con un entrenador como Guardiola, que las potencia.

 

P.- Cuando el Borussia Dortmund volvió a ganar la Supercopa alemana al Bayern, Guardiola comentó que lo pasarían mal hasta Navidad. Y a pesar de las bajas de Javi Martínez, Thiago, Lahm y Alaba en este último mes y medio, el equipo no volvió a perder desde ese partido. Incluso con jugadores como Bernat jugando hasta 15 partidos consecutivos.

R.- Guardiola, a pesar de todo lo que trabaja y lo que está pendiente para minimizar todos los riesgos de lesiones, es el primer sorprendido por este rendimiento. Depende mucho de la mentalidad de los jugadores y de que estén muy preparados. Rummenigge también decía que se queda muy tranquilo porque el Bayern, tras ganar Alemania el Mundial en 1974, al año siguiente quedaron octavos de la Bundesliga y en el primer partido le cayó una goleada por 6-0. Lo que está pasando en la actualidad es que hay una plantilla amplia a pesar de todas las bajas, y como decíamos antes de Neuer, es una generación especial. Lo mismo que han coincidido Xavi, Iniesta y Messi, aquí está ocurriendo lo mismo con Lahm, Schweinsteiger, Neuer, Müller o Götze. Son jugadores ganadores, quieren demostrar muchas cosas. Estos jugadores han tenido que escuchar cómo Beckenbauer o Hoeness tienen tres Copas de Europa y un mundial y ellos no.

P.- ¿Ha sido Lahm lo que más ha enamorado a Guardiola, futbolísticamente hablando?

R.- Como dice Guardiola, es el jugador más inteligente. Lahm le permite a Guardiola desarrollar todo el concepto de fútbol en el que cree. Lahm y Alaba son los futbolistas totales del Bayern. Son jugadores  del estilo de Guardiola, que está muy rendido a sus cualidades. No olvidemos que lo fascinante es que Pep ha logrado en esta primera vuelta unos resultados y juego muy bueno teniendo jugadores lesionados que le encantan (Lahm, Alaba, Thiago…). Son los centrocampistas lo que Guardiola ama más profundamente. Si pudiera jugar con 9 o 10, lo haría.

P.- Sobre lo que comentas de Alaba y Lahm, ha habido partidos en los que ha jugado con cuatro laterales: Rafinha y Bernat por fuera y Alaba y Lahm como interiores.

R.- Guardiola tiene mucha fe en Rafinha. Es un jugador que entiende muy bien lo que tiene que hacer y que tiene mucha personalidad con el balón. O Alaba. Con Jupp Heynckes el Bayern tenía la banda izquierda perfecta con Alaba y Ribéry, y fíjate dónde está jugando el austriaco. Nadie se pensaba que podría ser central e interior con el rendimiento tan bueno que ha dado. O el mismo Bernat es extraordinario. ¿Cómo puede ser que un chico de 21 años esté demostrando un carácter que sorprende a todos los dirigentes de la entidad?.

 

En el Bayern ha coincidido una generación especial: Neuer, Lahm, Schweinsteiger, Götze, Müller…

P.- Ahora llegan los cuatro meses más importantes, donde se juega el futuro en Champions, rematar la Bundesliga y las eliminatorias finales de DFB-Pokal. Después de salir muy reforzado en este primer tramo de temporada, ¿cuál es el reto de Guardiola?

R.- Él te diría que el equipo juegue mejor jornada tras jornada. Supongo que el nivel máximo se puede ver teóricamente cuando sus jugadores más importantes estén recuperados. El mejor Bayern del año pasado se vio cuando coincidieron en el centro del campo Lahm, Kroos y Thiago. Este año Kroos ya no está, pero imagínate un medio del campo con Xabi Alonso, Lahm y Thiago. Lo que tiene Guardiola en la cabeza es mejorar en cada partido, corregir detalles y potenciar todas las cosas que están haciendo bien, como el momento dulce que vive Robben. Este binomio Guardiola-Robben está siendo muy importante. El holandés está encantadísimo con lo que está aprendiendo con Guardiola. Es cuestión de pulir estos detalles y, bajo el punto de vista de Guardiola, estar en las mejores condiciones físicas, tácticas y mentales para que en el momento de la verdad, donde las diferencias con los grandes equipos de Europa son mínimas, el Bayern pueda destacar las suyas con total convencimiento.

P.- ¿A Guardiola le gustaría jugar contra el Barça alguna eliminatoria?

R.- Creo que no. Justamente es todo lo contrario. El Barça sería el peor rival para Pep y todo su staff técnico porque Guardiola es muy culé, y a nivel emocional y mental sería un partido muy complicado. Muchos aficionados lo están deseando en una final de la Champions en Berlín, pero imagino que Pep, si lo puede evitar en fases eliminatorias, mejor que mejor.

P.- A nivel mediático tendría mucho morbo.

R.- Sería una tortura. La temporada pasada, con el Real Madrid, ya se armó de forma ridícula cuando la prensa madrileña insistió con el tema de los árboles incendiados que es un dicho alemán pero se cogió al pie de la letra. Todo esto forma parte de lo que comporta la prensa. Lo que te decía de los contrastes. Aquí, en Alemania, salvo el Bild, que es un periódico muy sensacionalista y es el que se distancia de todo lo demás, no hay prensa deportiva, que es la que necesita exagerar y juzgar más las cosas.

P.- ¿Ves a Guardiola en algún cargo que no sea el de entrenador?

R.- No se lo plantea ahora. Él está disfrutando mucho en el banquillo. Si le preguntas si es más agotador el Bayern o el Barça, te puede decir que aquí el tema mediático y el contexto de la Bundesliga le permite oxigenarse un poco más. Todas estas semanas que ha tenido de vacaciones y preparación en el stage invernal son una bendición. Son cosas que van marcando un bienestar y lo que ahora piensa Pep es en disfrutar y mejorar como entrenador del Bayern.

P.- Para acabar, ¿te apena la actual situación del Barça? Cómo el mejor equipo de la historia del club se ha marchitado en tan breve espacio de tiempo.

R.- Sobre todo porque es muy miserable cómo ha ocurrido. Desde la distancia, todo se ve con diferente óptica. Lo grande que es Barcelona, el Barça y el potencial que tiene… Cómo tenía una gran infraestructura, con el mejor equipo, el mejor entrenador, la mejor cantera, los mejores formadores… Lo que sabe mal es que no ha sido por el paso del tiempo, sino por un ajuste de cuentas en el que todo se ha basado en el rencor, aunque la anterior directiva cometiera sus excesos o fallos. El Bayern respeta la historia y las cosas buenas de los demás. Creo que se debe valorar mucho más todo ese camino y no deberían darse volantazos o golpes de timón simplemente por dejar un sello que no tiene nada que ver con lo que quiere el barcelonismo.

* Fran Moreno es periodista.




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2017 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: lunes, martes, jueves y viernes de 10.00h a 17.00h. Miércoles de 15.00h a 19.00h.