Perarnau Magazine

“El crédito no existe en el deporte”. (Pep Guardiola)


España / Fútbol / Liga BBVA 2012-2013

Más vale tarde que nunca

por el 7 enero, 2013 • 16:19

En pleno entrenamiento de la selección chilena previo a un partido de clasificación para el Mundial de Sudáfrica en 2010, Arturo Vidal, entonces futbolista estrella del Bayer Leverkusen, estaba abusando constantemente de jugadas individualistas y arriesgadas. Bielsa paró el entreno repentinamente, se acercó furioso al ahora juventino y le recriminó: “Acá usted no está jugando en Bayer Leverkusen. Y todo lo que usted hace es un desorden. De nada sirven las piernas a la altura de la cabeza. Si quiere jugar conmigo, debe hacer el trabajo que se le pide, no el que usted cree que hace falta. No hacen falta los héroes en el fútbol”.

Esta anécdota quizá defina certeramente la filosofía de Bielsa, que busca sacar el máximo partido de sus jugadores a partir del fortalecimiento del equipo, del grupo y de su estilo de juego en lugar de esperar a que la calidad individual de sus jugadores –por buenos que sean–, sin ningún engranaje entre ellos y de manera anárquica, decida partidos un día sí y otro no.

Cuando Bielsa llegó al Athletic aceptaba el reto de instalar su idea de fútbol asociativo, técnico y paciente en un equipo singular con un arraigado estilo de fútbol de más de cien años que promulgaba todo lo contrario: un fútbol directo, de escasa circulación, basado en la garra, la fuerza, el coraje y la lucha. Sobre el gran trabajo que había llevado a cabo Joaquín Caparrós el año anterior con casi la misma plantilla, Bielsa instauró cambios sustanciales para conseguir el propósito de que su equipo intentase tener la iniciativa con el balón en todos los partidos, fuese cual fuese el rival. Convirtió al gran centrocampista que había sido Javi Martínez la temporada anterior en un fantástico central, piedra angular del equipo tanto en la salida –siempre en jugada– de balón como en labores defensivas, y pobló el centro del campo de jugadores técnicos como Muniain y Ander Herrera, además de apostar por los jóvenes De Marcos e Iturraspe, casi inéditos en el equipo de Caparrós, que multiplicaron exponencialmente su rendimiento con el argentino. Poco amigo de las rotaciones, otorgó la confianza a los mismos once jugadores durante prácticamente toda la temporada, demostrando que cuando las cosas funcionan y los resultados acompañan la excusa del cansancio desaparece por completo.

Del estilo impuesto por Bielsa se han beneficiado los once jugadores elegidos por el argentino para disputar todas las competiciones la temporada pasada. Los once son mejores jugadores que antes de que los entrenara Bielsa. Desde que este aterrizara en Bilbao, Susaeta y Muniain han debutado con la selección española absoluta y Amorebieta con la venezolana, Javi Martínez se convirtió en el fichaje más caro de la historia de la Bundesliga, a Llorente se lo rifan los grandes de Europa y la trepidante progresión de Ander Herrera o De Marcos ya ha hecho que los equipos grandes más poderosos pregunten por ellos.

Bielsa necesita futbolistas comprometidos con su idea y con su forma de trabajar, tarea pesada y agotadora muchas veces para los jugadores por estar basada en tediosos ejercicios específicos de repetición que luego inserta en la realidad del juego en sí. Tiene más en cuenta el nivel de implicación del jugador con el equipo que sus condiciones futbolísticas, y no ha tenido reparo en sentar en el banquillo a un puntal del equipo si ve que su rendimiento o su comportamiento lastra al grupo. Por eso no se entiende la torpeza de Urrutia al intentar retener a Llorente a toda costa. Es evidente que el delantero –seguramente mal asesorado por su entorno– se precipitó a la hora de anunciar que no renovaba, creyendo que bien Urrutia acabaría cediendo aunque solo fuera por no dejarlo marchar gratis al año siguiente, o bien un club importante abonaría su claúsula de rescisión de 36 millones de euros. Urrutia, que ante un mercado tan escaso como el que maneja el Athletic no veía un recambio de garantías para Llorente ni un fin en el que invertir el dinero de la venta, no era consciente de la bomba que estaba dejando en el vestuario. Una bomba que de paso salpicaba a una afición que hasta entonces había defendido a muerte a todos sus jugadores, pero que desde ese momento iba a generar un ambiente de crispación en San Mamés y Lezama cada vez que Llorente hacía acto de presencia.

Al contrario de lo que creía, le estaba haciendo un flaco favor a Bielsa y al equipo. La apuesta del rosarino por Aduriz –más comprometido que el riojano– y la decisión de dejar en el banquillo a Llorente –pendiente hasta el último día de ver si fructificaba su salida del club– rompía la jerarquía del vestuario y ponía en tela de juicio la unidad de este –las filtraciones de las palabras de Bielsa a sus jugadores tras las derrotas en las dos finales del mes de mayo lo atestiguan–, que hasta ese momento había estado comprometido en su totalidad. Visto que la elección de Aduriz está siendo un éxito (ha marcado más goles que los que llevaba Llorente a estas alturas en la pasada campaña), duele preguntarse qué habría pasado si el presidente del Athletic hubiese dejado marchar a Llorente. El envenenado vestuario hubiese dejado paso a otro más sano en el que el reparto de roles se hubiera mantenido de acuerdo a la temporada pasada y jugadores como Muniain, Ander o De Marcos hubiesen dado un paso al frente en el liderazgo del equipo en un ambiente calmado y favorable.

Así las cosas, quizá lo mejor sea matar al perro cuanto antes para erradicar la rabia que tanto daño ha hecho en el equipo y comenzar a crecer de nuevo porque la plantilla rebosa calidad. Eso y rezar para que Bielsa decida continuar un año más con un proyecto que solo se valorará con el paso del tiempo, que pondrá en perspectiva cómo un solo hombre reeducó el gusto de toda una afición que ha pasado de idolatrar a jugadores combativos, sufridores y fuertes como Zarra o Urzaiz a enorgullecerse de futbolistas de una técnica exquisita como Javi Martínez o Ander Herrera.

* Alberto Egea.


- Foto: EFE



orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2014 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: lunes, martes, jueves y viernes de 10.00h a 17.00h. Miércoles de 15.00h a 19.00h.