Perarnau Magazine

"Se llama genio a la capacidad de obtener la victoria cambiando y adaptándose al enemigo". Sun Tzu


MAGAZINE / Rugby

Saracens. Jugar bien no es jugar bonito

por el 30 octubre, 2016 • 22:45

mark-mccall

Existe en el rugby una delgada línea -real o imaginaria- que separa dos conceptos que normalmente se utilizan, erróneamente, de forma indistinta: “jugar bien” y “jugar bonito”. Decimos que se utilizan de forma indistinta porque en muchos casos se asocia el concepto de “jugar bien” a un componente estético que lo asimilaría con “jugar bonito”.

Utilizaremos esta farragosa introducción para presentar a un equipo que juega realmente bien y que -al mismo tiempo- es muy poco atractivo para el espectador. Los Saracens de Mark McCall son el ejemplo ideal para marcar las diferencias entre los conceptos anteriormente presentados. El equipo londinense basa su juego en el sometimiento físico-mental del rival y a partir de ahí genera las superioridades necesarias para transformar en puntos y victorias una propuesta tan poco atractiva visualmente.

Hablamos de un equipo con una utilización casi perfecta del campo del rival, su defensa funciona como el fuelle de un acordeón a la hora de dejar al equipo contrario sin espacios y obligarles a perder metros en muchas de sus jugadas de ataque. El espacio preferido para los sarracenos sobre el campo se encuentra entre la media cancha y la 22 rival, ahí se encuentran cómodos y realizan un ataque constante, independientemente de que tengan la posesión de la pelota o no.

Muchos de los equipos europeos de primer nivel tienen una o varias figuras en su plantel; el equipo de Mark McCall se caracteriza por tener un bloque de jugadores muy homogéneo en cuanto a su rendimiento y sin que ninguno destaque por encima del rendimiento del colectivo. Ni siquiera la deslumbrante irrupción mediática de Maro Itoje ha desestabilizado ese equilibrio, desde Mako Vunipola hasta Alex Goode todos tienen un rol perfectamente definido y el equipo casi nunca se sale de ese guión. La experiencia es un factor que juega a favor en este caso, todavía está muy reciente la aparición de Owen Farrell y su ascensión al rol de “heredero” de Jonny Wilkinson. Están acostumbrados a que sus jugadores sean objeto de la atención mediática de la exageradísima y sensacionalista prensa británica.

Hablamos del vigente campeón de la Aviva Premiership y la Champions Cup. En la temporada 2015-2016 disputaron 33 partidos entre las dos competiciones, ganaron 28, empataron 1 y perdieron 4 (todos ellos en la temporada regular de liga). El balance en la máxima competición europea fue de 9 partidos ganados sobre 9 disputados. La última derrota de Saracens en la Champions Cup se produjo en la semifinal de la temporada 2014-2015 contra Clermont (18 de abril de 2015). La temporada 2016-2017 la han arrancado de forma similar: 9 partidos disputados, 8 victorias y 1 derrota por el momento. Los datos les dan la razón en cuanto a rendimiento.

Volvamos a los jugadores: Mako Vunipola, Vincent Koch, Shalk Burger, George Kruis, Billy Vunipola, Jamie George, Juan Figallo, Michael Rhodes, Maro Itoje, Jim Hamilton, Petrus du Plessis, Schalk Brits, Kelly Brown… La delantera de Saracens presenta una cantidad de variantes casi ilimitadas con jugadores de experiencia y rendimiento contrastados para que cualquier ausencia pueda ser cubierta sin que el rendimiento del equipo se resienta. La lesión de Maro Itoje (6 semanas ausente tras romperse una mano) será una buena prueba para demostrar esta teoría: el colectivo siempre está por encima de cualquier jugador.

marcelo-bosch

En los tres cuartos sí hay un jugador diferencial: Marcelo Bosch, el argentino es el metrónomo del equipo a la hora de gestionar el juego de ataque y es el único que no tiene un sustituto que pueda aportar lo mismo que él. La incorporación de Alex Lozowski aporta un perfil diferente al de Owen Farrell como apertura, el ex jugador de Wasps juega más con la mano que con el pie y rompe con la rigidez del equipo en ese puesto. Alex Goode, Sean Maitland, Chris Ashton (confirmada su marcha a Toulon a final de temporada), Chris Wyles o Duncan Taylor pueden alternar sus posiciones. De nuevo la polivalencia y el equilibrio como criterio principal en el plantel de jugadores.

Los Saracens transmiten las mismas sensaciones que los All Blacks respecto al fondo aunque no a la forma: los rivales conocen a la perfección la simpleza de su juego, pero son incapaces de contrarrestarlo; por eso -al igual que los neozelandeses- son los mejores jugando a lo suyo.

“Jugar bien” y “jugar bonito” no son necesariamente sinónimos.

* Javier Señaris es analista de rugby.



orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2017 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: lunes, martes, jueves y viernes de 10.00h a 17.00h. Miércoles de 15.00h a 19.00h.