Perarnau Magazine

"Hay que recordar que quienes escriben para los imbéciles siempre tienen un numeroso público de lectores". Arthur Schopenhauer


Baloncesto / NBA

¿Asteroides o flechas?

por el 7 abril, 2013 • 15:11

Los caprichos del azar hacen que determinadas historias se cierren como si estuvieran pensadas de antemano para impartir lecciones irrefutables. Hay dos enfrentamientos entre Miami Heat y San Antonio Spurs este año que lo ejemplifican notablemente. El primero de ellos se disputó en noviembre y lo comentamos aquí. El segundo, hace tan sólo una semana, fue aún más ilustrativo.

Miami Heat se presentaba en Texas sin sus dos mayores figuras, James y Wade, ambos lesionados. También faltaba el base titular, Mario Chalmers. Los Heat aparecían en la cancha con un quinteto circunstancial: Haslem, Lewis, Bosh, Miller y Cole. Los Spurs, entre tanto, lucían espléndidamente, sin Ginóbili, pero con la rotación profunda y su quinteto habitual. Todo hacía pensar en una victoria cómoda.

No sucedió así. El equipo de Spoelstra sustentó su juego en una enorme intensidad defensiva, tomándose el encuentro como algo personal. Sus actores de reparto dieron un paso hacia delante, y, entre ellos, sobresalió el eterno secundario: Chris Bosh. El ex de Toronto Raptors es un jugador frecuentemente criticado y muy dado a ser minusvalorado. Quizás tenga que ver con el porcentaje bajo de rebotes que captura bajo el aro o por las últimas humillaciones públicas que ha recibido. El caso es que como pívot se ajusta perfectamente a lo que necesitan los Heat. Finiquitó a los Spurs con un triple excepcional, reivindicándose como lo que es, un excelente jugador.

En un sistema ofensivo donde dos asteroides amenazan siempre con colisionar en lo más profundo de la zona (Wade-James) dejando la pelota a un palmo del aro, la disposición de elementos secundarios es fundamental. Básicamente, los Heat confían el peso de su juego al talento de sus dos estrellas, tanto para crearse sus propios tiros como para encontrar soluciones alternativas. Ahí es donde Spoelstra entra en acción y hace lo que todo buen entrenador debe hacer: dotar del mejor hábitat a sus creadores de juego. Esto lo han conseguido con tres factores fundamentales: Allen, Bosh y Battier. El escolta no necesita mucha presentación, el pívot tiene el mejor tiro abierto de 5 metros de la liga (lo dicen los porcentajes de la NBA, y estar abierto influye en su bajo ratio de rebotes ofensivos) y el alero se ha reconvertido a un triplista tremendamente fiable y especialista en el apartado defensivo. Todas esas opciones, junto a las de Mike Miller, Chalmers o Lewis, actúan como amenazas a las defensas planteadas por los contrarios y plantea la duda: ¿cierras la llave y te arriesgas a sufrir desde la línea de 3 puntos? ¿O dejas pasillos pese a la existencia de asteroides?

De una manera u otra, los Heat de este año son aún más peligrosos gracias a la consolidación de sus elementos secundarios. No se ha construido un equipo de máximo talento alrededor de James, sino que se han buscado perfiles específicos para necesidades concretas. Y es que en baloncesto necesitas dominar todos los aspectos del juego. Estos Heat no son los Cavaliers de antaño. La estructura es mucho más sólida, aunque como siempre, se puedan encontrar algunos puntos débiles.

A este equipo, para derrotarles, habrá que combatirle con una defensa intensa, de hombres que sepan bascular bien y sacrificarse en transiciones rápidas, y con pívots atléticos a prueba de bombas. Los Bulls, llevando el juego al límite del reglamento, consiguieron vencerles el otro día cortando su increíble racha de 27 victorias seguidas y mostrando el camino a sus futuros rivales de los playoffs. Para vencerles hace falta muchísimo esfuerzo y acierto en ataque.

Como decía el analista Antoni Daimiel durante una retransmisión televisiva, la derrota no hizo sino acrecentar el hambre voraz de LeBron y los suyos, que aceptan con seguridad cualquier reto que tengan por delante. Se han convertido en un equipo con todas las letras y eso multiplica la confianza, haciéndoles navegar con fuerza en mitad del oleaje. Y quién sabe si mañana un tiro abierto de Bosh o un triple de Battier no pudieran darles su segundo anillo. El valor de los secundarios nunca debe ser infravalorado.

* Javier López Menacho.




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2024 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h