Perarnau Magazine

"Lo que no se entrena se olvida". Pep Guardiola


Inglaterra / Chelsea / Fútbol

Alerta ‘blue’

por el 15 septiembre, 2015 • 11:02

 

El Chelsea atraviesa una crisis por la que no está acostumbrado a transitar en los últimos años. El triplete de Naismith del pasado fin de semana situó al club londinense en la 17ª plaza, únicamente una por encima de la zona de descenso, luciendo solo una victoria desde que comenzó la Premier League. El calendario inglés ya ha superado cinco jornadas y la situación aún tiene un margen amplísimo para ser reconducida en futuras semanas, empezando por el debut en Champions League ante el Maccabi Tel-Aviv. Aunque reversible, la crisis no es tanto de resultados como de juego, y sus síntomas comenzaron a aparecer bastante antes de este verano.

Los blues ganaron la Premier League 2014/15 después de un primer año de adaptación al estilo de José Mourinho, y lo hicieron dejando patente su superioridad respecto al resto de equipos, sobre todo defensivamente. No obstante, hubo un antes y un después en el rendimiento de los jugadores en la segunda vuelta del campeonato, siendo uno de los ejemplos más notables el de Cesc Fàbregas. El de Arenys de Mar protagonizó una primera vuelta simplemente espectacular, con influencia directa en el marcador jornada tras jornada, pero se diluyó a partir del mes de enero como gran parte del equipo, dejándose llevar por la corriente favorable. Fàbregas batió su récord goleador en la Premier con 15 goles y se quedó a un solo pase de gol de igualar su mejor registro en asistencias, fijado en 20 en la temporada 2007/08 con la camiseta del Arsenal.

Las lesiones de Diego Costa en el tramo final, la irregularidad de Oscar y la levedad de Willian o Ramires dejaban en muchas ocasiones al Chelsea con menos recursos de los que por plantilla podría presentar. Eden Hazard se echó el equipo a la espalda en la faceta ofensiva. Eso y las espectaculares prestaciones del cuarteto defensivo formado por Ivanovic, Cahill, Terry y Azpilicueta fueron los dos pilares en los que terminó sustentándose el título liguero.

La condición de campeón del Chelsea y los jugosos ingresos del contrato televisivo empujaron a sus rivales directos a reforzarse de forma notable durante el mercado de fichajes, mientras José Mourinho parecía esperar acontecimientos. Aterrizó Falcao para sustituir a Didier Drogba, pero al igual que el marfileño, el colombiano no parece a día de hoy en disposición de pelearle la titularidad a Costa, lastrado aún por un año oscuro en el Manchester United y la sombra de su portentosa calidad antes de la lesión del cruzado.

La poca predisposición de José Mourinho hacia las rotaciones tuvo su importancia en el capítulo de bajas. El técnico portugués se mostró contrariado después de que el club tuviera que acceder a la petición de Petr Cech de dejarle marchar. El checo no quería aceptar un nuevo año a la sombra de Courtois e hizo las maletas rumbo a la zona norte de Londres, donde el Arsenal lo recibió con los brazos abiertos. El entrenador portugués perdió así a uno de sus jugadores de máxima confianza al tiempo que reforzaba a un eterno rival. En su lugar llegó Asmir Begovic, uno de los mejores porteros de la Premier en su etapa con el Stoke City, con el hándicap de tener que adaptarse a sus nuevos compañeros de zaga. Filipe Luís, frustrado por sus presencias testimoniales en el lateral izquierdo, siempre a la sombra de Azpilicueta, también optó por marcharse, y regresó al Atlético un año después.

Comenzó la pretemporada y con ella apareció una ausencia total de victorias, algo aparentemente sin importancia cuando no hay nada en juego, pero que seguía reflejando que todo lo que no funcionaba a final del curso anterior seguía igual. La derrota en la Community Shield ante el Arsenal fue una etapa más en la escalada de la crisis del Chelsea, ya que los gunners se llevaron el primer título oficial de la temporada con el mismo estilo defensivo con el que tantas veces se ha impuesto José Mourinho a Arsène Wenger en el pasado. A los blues les estaban empezando a coger el truco y, peor aún, con sus propios métodos.

El inicio del año futbolístico en Inglaterra ya estaba en marcha, sin que aparecieran resultados positivos que calmaran las preocupaciones. La defensa impenetrable del año pasado ha dejado de serlo, y el ataque sigue mostrándose igual o más espeso que en primavera, solo que ya no hay colchón de puntos que amortigüe ni disimule los problemas, aún más evidentes. José Mourinho ha intentado controlar los incendios que se le han ido acumulando y ha puesto en evidencia a jugadores concretos a los que, dadas sus actuaciones, ya no reconoce sobre el césped. La polémica reciente con su cuerpo médico tenía como trasfondo el nerviosismo por un resultado contrario y un cronómetro que se acercaba al minuto 90, y en los últimos días de mercado el Chelsea comenzó a moverse de forma frenética, sin evitar la sensación de improvisación.

Llegaron Pedro y Kenedy para espolear a la plantilla, pero por el momento los revulsivos solo han tenido efecto en la victoria ante el West Bromwich Albion. Falcao también se ha estrenado como goleador, pero las buenas noticias son puntuales en el oeste de Londres. Diego Costa parece más centrado en alimentar sus conflictos con los centrales rivales que en buscar la portería; Terry ha levantado el pie del acelerador tras haber recuperado el nivel de los viejos tiempos en la conquista de la Premier; Ivanovic ha perdido todo el vértigo ofensivo y defensivamente sus carencias son cada vez mayores; Cahill ya ha probado el banquillo; y Zouma aún no puede ser percibido como una opción titular. José Mourinho tenía como objeto de deseo para revitalizar su defensa a John Stones, pero el Everton no se dejó cegar por ofertas mareantes ni por la petición del propio jugador para salir. En su lugar llegaron dos altas de perfil discreto: Djilobodji, poderoso central procedente del Nantes, y Rahman, una de las revelaciones de la pasada Bundesliga en la banda izquierda del Augsburgo.

La grave lesión de rodilla de Courtois ha sido solo el penúltimo sinsabor en torno al Chelsea en las últimas semanas. En otras circunstancias, podría decirse que el hat-trick de Naismith es simplemente la gran actuación de un jugador de media tabla en una tarde aislada, pero los problemas del Chelsea van mucho más allá de la comodidad con la que el escocés destrozó la línea defensiva londinense.

Las señales que demandaban un cambio están ahí desde hace bastante tiempo, y es ahora cuando las preocupaciones se han convertido en estado de alerta. Por el momento no hay voces contrarias a José Mourinho en el vestuario (de hecho, los jugadores señalados públicamente por él han aceptado con nobleza los reproches) y Roman Abramovich no parece tan preocupado por los resultados como en los tiempos en los que la Champions League era su principal obsesión. No obstante, la evidencia de que el Chelsea necesita un giro de 180 grados no se le escapa a nadie, comenzando por el propio técnico.

* Agustín Galán es periodista.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h