Perarnau Magazine

"Cuando solo se tienen palabras, el silencio expresa mucho". Josep Cunill


Santoral / Historias

Andrzej Szarmach: el diablo de Gdansk

por el 19 marzo, 2016 • 22:05

Otro de los ilustres jugadores polacos que asombraron al panorama futbolístico en los años 70. Máximo goleador en el torneo de fútbol de los JJ. OO. de Montreal 1976, pasó la primera parte de su carrera en Polonia para concluirla en suelo francés. Nacido el 3 de octubre de 1950 en Gdansk (Polonia), jugaba como delantero centro. Futbolista muy rápido y ágil, destacaba por ser un excelso cabeceador, por su astucia, oportunismo y eficacia dentro del área y por la gran energía que imprimía a todas sus acciones. En su país se le conoció con el apodo de el Diablo.

uid_d1492e4a84f1519132f50144dab7834a1338394165354_width_996_play_0_pos_561_gs_0

Sus inicios tienen lugar en el Polonia Gdańsk de su localidad natal, en el que fue ascendiendo por los distintos equipos de la cantera hasta llegar al primer equipo, que por entonces estaba en segunda división. Con el inicio de los años 70 aceptó una oferta del Arka Gdynia, donde marcó 15 goles en 24 partidos en la categoría de plata y llamó la atención de varios clubes de superior nivel.

Fue el Górnik Zabrze el que finalmente lo fichó en 1972. Allí coincidió con Jerzy Gorgoń, el portero Andrzej Fischer o Lubański y se confirmó como una de las más firmes promesas del fútbol polaco. El club logró un subcampeonato en 1974 y en 1976 el Diablo se erigií como segundo máximo goleador del campeonato nacional con 16 goles, solo por detrás de Kmiecik del Wisla de Cracovia.

En verano, el vigente campeón de liga, el Stal Mielec, que contaba con los internacionales Lato, Domarski o Kasperczak, consiguió llegar a un acuerdo con el Górnik por su traspaso. En el cuadro blanquiazul no jugó la eliminatoria de la Copa de Europa frente al Real Madrid (que perdieron por un global de 3-1), pero destacó en la faceta goleadora. En 1978 y 1979 volvió a quedarse a las puertas de ser el mejor delantero de la competición doméstica, con 13 y 15 goles respectivamente. Sin embargo, el equipo no repitió el éxito del año 1976 y ocupó el tercer puesto como mejor resultado en la clasificación liguera en el curso 1978-1979.

Durante los 70, Szarmach, como muchos de sus compañeros de selección, recibió el interés de numerosos clubes importantes europeos. Pero el gobierno impedía su salida del país hasta que no cumpliesen los 30 años. El atacante llegó a esta edad en octubre de 1980 y tomó la decisión de irse a jugar a Francia. El Auxerre, dirigido por Guy Roux, tenía en sus filas al polaco Klose. El fichaje también de su excompañero del Górnik Henryk Wieczorek fue una de las causas de que Szarmach diese el paso definitivo.

La entidad de la Borgoña acababa de llegar a la élite del fútbol francés y en los años siguientes, con los goles de Szarmach, consiguió unos buenos resultados. El Auxerre se consolidó en la primera división y en 1984 acabó tercero, lo que le dio la opción de jugar la UEFA del año siguiente. En la competición europea se cruzó con el Sporting de Portugal, que le derrotó por 2-0 en la ida, pero en la vuelta, un doblete de Szarmach forzó la prórroga. En el tiempo extra las fuerzas abandonaron a los locales, que encajaron dos gole de Océano y Litos y fueron eliminados en la primera ronda.

El delantero polaco vistió la camiseta del Auxerre durante un lustro, en el que se convirtió en uno de los principales ídolos de la hinchada. Al igual que en su país, fue el segundo máximo goleador de la Ligue 1 en dos ocasiones. La primera en 1982, con 24 goles (le superó el argentino Onnis), y la segunda el año siguiente, con 23 goles (Halilhodžić le aventajó en tres goles). Además, la revista France Football le concedió el premio de mejor jugador extranjero de la Liga en 1981, compartido con el suizo Barberis, y también en 1982.

A lo largo de su estancia en el cuadro blanco marcó 100 goles (94 en Ligue 1, 2 en la Copa de la UEFA y 4 en la Copa de Francia) y cuando se marchó lo hizo como el máximo goleador de la institución, algo que sigue vigente hoy en día.

Su siguiente destino fue el Guingamp de la Ligue 2 donde, juega dos temporadas (1985 y 1987). Tras su periplo por el club bretón, el Clermont Foot le propone ser entrenador-jugador del club y ejerció como tal durante dos años, hasta que en 1989, con 38 años, colgó las botas y dejó también el cargo de técnico.

Con la selección de su país disputó un total de 61 partido y marcó 32 goles, lo que le mantiene hoy en día como el sexto mejor realizador de la historia del equipo nacional. Debutó el 1 de agosto de 1973 en un partido amistoso frente a Canadá en Toronto que ganó Polonia por 1-3. Para su primer gol no hubo que esperar demasiado: en aquella gira que Polonia hizo por Norteamérica marcó en su tercer encuentro como internacional. Concretamente fue el día 10 de agosto antes Estados Unidos, que cayó en San Francisco por 0-4, el tercero obra del Diablo.

Al año siguiente, Szarmach acudió a su primer gran evento internacional, el Mundial de Alemania, en el que cuajó una sensacional actuación. Górski le incluyó en la lista y fue uno de los estiletes polacos junto a Lato, Gadocha, Deyna o Zmuda. En un grupo complicado con Italia o Argentina alcanzaron el liderato gracias a los tres triunfos de la liguilla. Primero derrotaron a la albiceleste y a continuación Haití e Italia sufrieron el mismo desenlace con otras cuatro dianas del delantero del Górnik Zabrze, repartidas en un hat-trick frente a los caribeños y el tanto que abrió la senda del triunfo ante Zoff, Facchetti, Mazzola, Chinaglia y compañía. En la segunda fase comenzaron venciendo por la mínima a suecos y yugoslavos, pero cayeron contra Alemania Occidental en un encharcado Waldstadion, un duelo que no jugó Szarmach por lesión y que les llevó al partido por la tercera plaza. El ariete de Gdańsk volvió al once y ayudó a su equipo a conseguir un hito para su país con un tercer lugar después de ganar por 0-1 con gol de Lato a Brasil.

Nada más concluir la Copa del Mundo, Polonia buscó un billete en la Eurocopa del año 1976, pero sus rivales fueron durísimos y no lo logró. En su camino se encontraron de nuevo con Italia, además de Finlandia y los Países Bajos. Szarmach, que marcó en el estreno en Helsinki, completó uno de sus mejores encuentros con el combinado nacional el 10 de septiembre de 1975 en Chorzów contra los Países Bajos. Polonia desarboló al equipo de Cruyff y ganó por 4-1. El Diablo consiguió un fantástico doblete. Sin embargo, un mes después Polonia perdió en Ámsterdam y tras empatar a cero en Varsovia contra Italia el tren de la Eurocopa se esfumó.

Selección polaca (1974)

Selección polaca (1974)

La carrera internacional de Szarmach prosiguió en el año 1976 con la convocatoria por parte de Górski para los Juegos Olímpicos de Montreal. En esa lista también estaban Tomaszewski, Zmuda, Deyna, Lato o Kasperczak, y eso convirtió a Polonia en una de las grandes favoritas. En el grupo C tuvieron dos peritas en dulce que luego no fueron tal. En el debut empataron contra Cuba y en la segunda jornada empezaron perdiendo ante Irán. Fue en ese momento cuando surgió Szarmach con dos goles para dar la vuelta a un partido que finalmente se ganó Polonia por 3-2. En cuartos de final, el atacante recién fichado por el Stal Mielec repitió actuación con otro doblete en la victoria contundente contra Corea del Norte, y en semifinales Polonia se ganó a Brasil por 2-0, alcanzando Szarmach los seis goles en el torneo que finalmente le auparon como máximo artillero. En la final, sin embargo, el poder de la RDA fue imposible de detener y tras sucumbir por 3-1 los polacos se conformaron con la medalla de plata.

El segundo mundial en la carrera de Szarmach fue el de 1978. Polonia accedió a él tras una clasificación en la que dejó fuera a Portugal, Dinamarca y Chipre. El Diablo participó en los seis encuentros y anotó goles contra daneses y chipriotas en Chorzów y Varsovia. En tierras argentinas confirmaron las sensaciones del mundial anterior en una primera fase en la que empataron con Alemania Occidental y ganaron primero a Túnez y luego a México, sin la participación de Szarmach ante los mexicanos. Fuera del once en el estreno con derrota de la segunda fase frente a Argentina, el delantero bigotudo consiguió su único gol del torneo en el 1-0 contra Perú en Mendoza. Solo un milagro le daba el pase a semfinales a Polonia, pero este no se produjo al perder ante una Brasil con Zico, Dirceu, Toninho Cerezo y Leao por 1-3 el 21 de junio de 1978.

Después de la Copa del Mundo de Argentina, Szarmach permaneció casi dos años sin volver a vestir la camiseta polaca. Volvió con Kulesza en la parte técnica en un amistoso contra Italia en Turín en el que perforó la red de Zoff desde los once metros. En la fase de clasificación para el Mundial de España jugó dos partidos ante la RDA y marcó en el disputado en Leipzig. Las Águilas Blancas también vencieron a Malta y lograron el billete para su tercer mundial consecutivo, en el que compartieron grupo con Italia, Camerún y Perú. Szarmach ya no era insustituible y su puesto en el ataque era para Boniek. Aun así tuvo minutos en el choque frente a los africanos en Riazor que acabó sin goles tras la lesión de Iwan. Polonia comandó su grupo y en la siguiente ronda, con Szarmach en el banco, venció a Bélgica y empató a cero con los soviéticos, lo que les dio acceso a semifinales. Al igual que ocho años antes, ese fue su tope en el mundial. Los dos goles de Rossi en Barcelona le mandaron al choque de consolación. Contra Francia, en el José Rico Pérez de Alicante, Piechniczek le concedió a Szarmach la oportunidad de despedirse el equipo nacional y el atacante no le defraudó. Antes del descanso igualó el tempranero tanto de Girard y Polonia acabó llevándose el duelo y la tercera plaza gracias a la victoria por 3-2.

Después de colgar las botas y de su experiencia también como entrenador en el Clermont Foot continuó su trayectoria en los banquillos en el fútbol francés. Allí dirigió al Châteauroux en la categoría de plata un par de campañas y luego tomó las riendas del Angoulême durante cinco temporadas. En 1997 recibió una oferta de su país y regresó para entrenar al Zagłębie Lubin. En 1999 vivió su última experiencia en las filas del Aurillac francés, donde permaneció hasta el año 2001. En 2005 fue condecorado con la Cruz de Caballero de la Orden del Renacimiento de Polonia.

* Alberto Cosín.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h