Perarnau Magazine

"Volved a emprender veinte veces vuestra obra, pulidla sin cesar y volvedla a pulir". Nicolás Boileau


Santoral / Historias

Antonio de Oliveira, ‘Careca’: el socio paulista de Maradona

por el 11 noviembre, 2015 • 18:46

Punta brasileño que destacó en el Sao Paulo y a continuación triunfó en el calcio con la elástica del Nápoles. En el cuadro partenopeo fue un perfecto lugarteniente de Maradona, y junto al Pelusa y a Giordano formó el célebre tridente conocido como MaGiCa. Nacido el 5 de octubre de 1960 en Araraquara (Brasil), fue un delantero con gran velocidad, potencia y habilidad que en el área se mostraba frío y despiadado. Un futbolista perfecto para jugar al contragolpe por sus excelentes movimientos y su magnífica capacidad de desmarque. Le pusieron el apelativo de Careca en honor al payaso brasileño Carequinha.

Napoles (1988-1989)

Napoles (1988-1989)

Formado en la cantera de Guarani, al que llegó con 16 años, se estrenó con el primer equipo y en la máxima categoría del fútbol brasileño dos años más tarde, en la temporada en la que el equipo conquistó el campeonato brasileño después de superar en la fase final a Sport, Vasco da Gama y Palmeiras en la final con un tanto de Careca en el choque de vuelta.

En los años 80, su producción goleadora bajó hasta las siete goles y Guarani descendió, aunque únicamente estuvo una temporada en la división de plata al conseguir el campeonato de la Serie B en 1981 y ascenso.

En 1982 completó una temporada espectacular con 18 goles en 17 partidos, recibió la llamada de la selección y fue galardonado con la Bola de Prata. El Sao Paulo, por entonces busca un sustituto para su artillero Chulapa, contrató a Careca en 1983.

Su paso por el conjunto tricolor fue brillante. Las dos mejores campañas las realizó en 1985 y 1986. En el primero de esos años se erigió mejor artillero del Campeonato Paulista con 26 goles, dos de ellos clave para doblegar a la Portuguesa en la final del torneo. En 1986 marcó 25 goles en el Campeonato Brasileño y el equipo dirigido por José Macia, Pepe, se hizo con la victoria después de imponerse a Guarani en la final por penaltis, a los que se llegó gracias a un gol in extremis en la prórroga del punta de Araraquara. Su gran rendimiento no pasó desapercibido y a los premios de la Bola de Ouro y su elección en el mejor equipo de América se unió el interés por varios clubes europeos por contratarle. Aun así esperó un año más en su país, donde aprovechó para levantar otro Campeonato Paulista con el Sao Paulo.

En 1987 dejó la entidad con 115 goles en 191 partidos y fichó por el Nápoles. En la escuadra italiana coincidió con Ferrara, De Napoli, Giordano o Maradona, que venían de ganar el Scudetto el año anterior. En esa temporada participaron en la Copa de Europa, pero cayeron a las primeras de cambio contra el Real Madrid de Buyo, Míchel o Butragueño. Por su parte, en la liga finalizaron en segunda posición a tres puntos del Milan. Careca marcó 13 goles.

La segunda campaña, 1988-1989, fue mucho más prolífica al ganar la Copa de la UEFA. En el torneo europeo, el Nápoles eliminó consecutivamente a PAOK, Lokomotiv Leipzig, Girondins de Burdeos, Juventus y Bayern Múnich antes de enfrentarse en la final al Stuttgart por un global de 5-4. Dos de esos goles los marcó el delantero brasileño, máximo goleador de la competición. El Nápoles cayó en la final de la Coppa ante la Sampdoria y de nuevo quedó segundo en la liga tras ser superado por el Inter de Milán.

El objetivo del Nápoles para el curso 89-90 era claro: volver a ser el mejor equipo del país. Alberto Bigon se hizo cargo del equipo, que con el tridente formado por Maradona, Careca y Carnevale se impuso a sus grandes perseguidores –Milán, Inter y Juventus– en la carrera por el Scudetto. Careca marcó 10 goles y Maradona, 16. Por su parte, en la Copa de la UEFA no pudieron revalidar el título y en octavos de final fueron eliminados por el Werder Bremen.

En la temporada siguiente, el nivel del equipo bajó varios escalones y a pesar de ganar la Supercopa italiana no alcanzó un rendimiento óptimo en el resto de competiciones. Una mala posición en la competición doméstica y un pobre papel en la Copa de Europa (eliminado en octavos de final) provocaron la salida del entrenador y la marcha de Maradona. Careca aún permaneció dos cursos más, en los que anotó 17 y 10 goles respectivamente (acabó con 73 en 164 encuentros) y en el mercado estival de 1993 decidió irse a Japón.

En el Kashiwa Reysol deslumbró con sus actuaciones y sus goles y en cuatro temporadas alcanzó los 40 en apenas 74 partidos. Llegó a compartir equipo con sus compatriotas Müller, Antonio Carlos Zago o Paulo Silas y los japoneses Hashiratani y Yoshida. En 1997 regresó a su país al firmar por el Santos. Meses después se fue al Campinas de la segunda categoría y en 1999 jugó algunos partidos con São José. Después se retiró, aunque no de manera definitiva, puesto que en 2004, con 44 años, se calzó de nuevo los borceguíes para disputar un partido con Campinas. En 2005 hizo lo propio con el equipo inglés del Garforth Town.

Con la selección brasileña fue internacional en 63 ocasiones y marcó 29 goles. Debutó de la mano de Telé Santana en un amistoso frente a Alemania Occidental el 21 de marzo de 1982 en el que Brasil venció por la mínima. Un par de meses después también participó en otros tres choques que sirvieron de preparación para el Mundial de España en los que el cuadro brasileño se impuso a Portugal e Irlanda y empató con Suiza. Sin embargo, el delantero sufrió una lesión muscular y se perdió el torneo en suelo español.

Volvió a la canarinha un año más tarde y en su sexto encuentro consiguió el primer tanto con su país. Fue en un amistoso contra Chile en Maracaná en el que abrió el marcador batiendo a Wirth. A continuación firmó un doblete contra Portugal en Coimbra (Portugal) y también anotó frente a Suiza y Suecia en dos partidos celebrados en junio. Sus buenas actuaciones le llevaron a ganarse un puesto fijo en el equipo y entró en la lista de la Copa América que comenzó en septiembre.

Brasil acudió con Leao, Junior, Roberto Dinamita o Eder entre otros y lideró el grupo B con cinco puntos después de vencer a Ecuador los dos partidos, empatar con Argentina en Maracaná y caer ante la albiceleste en el Monumental. En semifinales se vio las caras con Paraguay: sacó un empate a uno de Asunción y después de igualar a cero en casa un sorteo con una moneda les dio el acceso a la gran final. Allí esperaba Uruguay con Rodolfo Rodríguez, Diogo, Francescoli o Aguilera. La celeste les derrotó con claridad en la ida y en la vuelta, pese al apoyo de 86.000 personas en Salvador de Bahía, los hombres de Parreira no pudieron culminar la remontada.

Selección brasileña (1986)

Selección brasileña (1986)

En 1985, el punta de Araraquara colaboró en la clasificación de Brasil al Mundial de México con un tanto contra Bolivia en Morumbi y acudió como titular del combinado entrenado de nuevo por Santana. En los amistosos de las semanas anteriores demostró su gran estado de forma perforando las mallas de Perú, la RDA y Yugoslavia, y luego lo refrendó en territorio mexicano. El debut contra España no fue fácil, aunque Brasil acabó ganando por la mínima tras aprovechar Sócrates un rechazo del larguero de un chut de Careca. En la segunda jornada, el artillero del Sao Paulo dio el triunfo contra Argelia. Y en el último partido hizo dos tantos más en la victoria por 3-0 contra Irlanda del Norte.

En octavos, quien sucumbió fue Polonia (4-0), equipo al que Careca marcó otro gol. En cuartos, el rival fue la Francia de Platini. En los primeros minutos el punta paulista superó a Bats y marcó el quinto gol en su cuenta particular, pero el número diez francés puso el empate en el marcador antes del descanso. Finalizados los 90 minutos y la prórroga, el tanteo no se movió y en la tanda de penaltis los franceses anotaron en cuatro ocasiones, por las tres de los brasileños.

Las dos siguientes competiciones a las que asistió Careca fueron los Juegos Panamericanos de 1987 y los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988. En los Panamericanos celebrados en Indianápolis (Estados Unidos) fue indiscutible, aunque solo consiguió un gol en la fase de grupos contra Cuba. La verdeamarela fue muy superior a todos sus adversarios y se hizo con el oro tras doblegar en la final por 2-0 a Chile. En la competición futbolística de los Juegos compartió frente de ataque con Romario o Bebeto, pero el combinado amarillo se tuvo que conformar con la plata al perder en la final contra la URSS.

Con 29 años, ya en las filas del Nápoles, Careca brilló en la calificación de la CONMEBOL para el Mundial de Italia 1990. Anotó cinco goles fundamentales para que Brasil consiguiera el billete mundialista, cuatro de ellos en su mejor partido con la selección: contra Venezuela en Morumbi. El quinto y último fue en el famoso choque ante Chile en el que el arquero Rojas simuló tener un profundo corte en su cabeza tras el impacto de una bengala.

A la Copa del Mundo en Italia el ariete llegó como titular, aunque Brasil se marchó antes de lo previsto. En la liguilla hubo pleno de victorias ante Suecia, Costa Rica y Escocia, con un rendimiento excelente de Careca, sobre todo contra los escandinavos, a los que marcó un doblete y volvió locos con su velocidad y movimientos. El pobre papel de Argentina en el grupo B les hizo enfrentarse en octavos de final en Turín. La albiceleste, con Maradona, Caniggia, Ruggeri o Burruchaga, les doblegó con un solitario tanto del Pájaro y la verdeamarela tuvo que hacer las maletas para decepción de sus hinchas.

Careca continuó yendo a algunas convocatorias de la selección para partidos amistosos hasta que en 1993 se despidió en un duelo clasificatorio para el Mundial de Estados Unidos contra Venezuela.

Tras su retirada ha trabajado como comentarista en el canal brasileño RedeTV y también ha sido jurado del reality show futbolístico Joga Bonito, emitido en TV Bandeirantes.

* Alberto Cosín.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h