Perarnau Magazine

"¿Cómo se analiza lo que no se conoce?". Ignacio Benedetti


Olympique Marsella / Fútbol / Francia

Bienvenu Monsieur Bielsa

por el 9 agosto, 2014 • 11:49

Bielsa (Yannick Parienti Om.net)

Más allá de cualquier idea romántica y cinematográfica, todo comienzo es complicado. Qué, cómo, cuándo, dónde y, peor aún, ser o no ser, son todas interrogantes que si de por sí consumen nuestra existencia, estas cobran más peso cada vez que iniciamos un recorrido. Por ello, pasada la alegría y la emoción originaria, las dudas se van haciendo presentes para hacer un poco más cuesta arriba la misión inicial.

Sobre esto debe estar reflexionando el argentino Marcelo Bielsa después de su primera comparecencia ante los medios franceses como conductor del Olympique de Marsella. Fiel a su estilo y a su historia, esta fue una aparición brillante por parte del rosarino, mientras que la del periodismo no pasó de ser una nueva muestra zonza y simplona. Hay que hacer notar que solo después de las primeras diez intervenciones fue cuando uno de los presentes cuestionó a Bielsa acerca de alguna situación futbolística. Por ello, mejor concentrémonos en lo expuesto por el argentino y en la búsqueda de la comprensión de sus ideas. ¿Por qué fue superlativa la aparición del conductor del equipo francés? Repasemos algunos de sus conceptos, contextualizando el momento del año que vivimos.

“De ninguna manera creo que yo pueda revolucionar nada. No hay antecedentes en mi carrera en ese sentido”. A Bielsa le incomoda la alcahuetería y la banalidad con que ciertos sectores de la prensa examinan el fútbol. No se siente protagonista porque comprendió siempre que el fútbol es de los futbolistas; son ellos quienes se entregan a la búsqueda de ese fin tan esquivo para muchos llamado equipo. Por ello, el exseleccionador argentino se sabe rehén de sus jugadores y lo que más desea es poder convencerlos para que dejen atrás cualquier temor y asuman el protagonismo sin importar el color de la camiseta o los apellidos del contrario.

“Nosotros tenemos la oportunidad de hablar a través del juego, que es la expresión más natural y genuina”. ¿De qué vale que un entrenador hable y hable sobre su gusto por un determinado estilo de juego si luego sus equipos son justamente muestras de lo contrario? Bielsa pide que no se le escuche porque en el fútbol todas las palabras sobran; son sus equipos, a través del juego, los que nos pueden dar una respuesta acerca de las capacidades suyas como conductor. No es sencillo esto porque son muchos los resultados positivos que se pueden conseguir a pesar de ciertas incapacidades, intolerancias o cualquier cortocircuito en la convivencia. Para tener una idea más cercana sobre la influencia y las capacidades suyas hay que recurrir a otro consejo del argentino: examinar los recursos utilizados. Esto escapa a las medallas, pero se acerca al espíritu originario y lúdico del fútbol.

– ¿Por qué Loco? “Porque algunas respuestas que elijo para resolver determinadas situaciones no coinciden con las que se eligen habitualmente”. Cualquier seguidor de los equipos por los que ha pasado el argentino sabe que Bielsa no cree en los latiguillos que han servido para que muchos en el periodismo se hagan llamar analistas. ¿Cuántas veces escuchamos tonterías como que para defenderse hay que acumular jugadores en nuestra propia área o que para meter goles hay que juntar centro delanteros? Marcelo Bielsa no está loco ni sus respuestas deben ser analizadas por expertos en lo extraño; sus conductas simplemente desafían a la pereza que caracteriza a los expertos que se creen conocedores de algo que es imposible conocer a ciencia cierta: las respuestas humanas. El fútbol no acepta locos, pero sí necesita entrenadores como él, como Guardiola, como Klopp, como Van Gaal y muchos otros más que se atreven a levantarse de su cama y cuestionar todo para luego experimentar en un campo de juego. Dicen que en el fútbol todo está inventado. Hay quienes creemos que, además, todo está olvidado, por ello cuando aparecen estos rebeldes encontramos una vía de regreso al juego.

“Vine a Marsella por los jugadores que tiene; porque para los que amamos el fútbol dirigir algún partido con el Velodrome lleno es una ilusión, y porque interpreto que Marsella es una ciudad con mucha diversidad que sin embargo logra avanzar en un sentido común, único y colectivo, y mi oficio es justamente darle dirección única a la diversidad de expresiones que tiene un plantel”. Cuando aceptó dirigir a la selección chilena, Marcelo Bielsa supuso que para tener éxito no bastaba con hablar de fútbol con sus dirigidos. Necesitaba conocer la historia del país, las costumbres, el origen de sus éxitos y sus tristezas, en fin, a Chile como un todo, haciendo gala de un gusto por el holismo. ¿Qué es el holismo? Según la Wikipedia:

“Una posición metodológica y epistemológica que postula que los sistemas (ya sean físicos, biológicos, sociales, económicos, mentales, lingüísticos, etc.) y sus propiedades deben ser analizados en su conjunto y no a través de las partes que los componen (en especial, enfermedades), consideradas estas separadamente. Es el sistema como un todo integrado y global el que en definitiva determina cómo se comportan las partes; mientras que un mero análisis de estas no puede explicar por completo el funcionamiento del todo. Esto es así porque el holismo considera que el “todo” es un sistema más complejo que una mera suma de sus elementos constituyentes o, en otras palabras, que su naturaleza como ente no es derivable de sus elementos constituyentes”.

De igual manera actuó en Bilbao y también ahora en esta experiencia francesa, y es un ejemplo más de cómo los grandes entrenadores aceptan que forman parte de algo muy complejo y como tal debe ser explorado.

“Pronosticar, adelantarse a lo que va a suceder, siempre es interpretado como un signo de sabiduría. Usted me pide un pronóstico y yo interpreto el fútbol como un fenómeno en el que muchas veces sucede lo que no esperamos. Por eso evito pronosticar; el fútbol siempre me da la sensación de que puede pasar cualquier cosa”. Vuelve Bielsa a la complejidad. La web Wikipedia nos recuerda que un sistema complejo “es un sistema compuesto de partes interrelacionadas que como un conjunto exhiben propiedades y comportamientos no evidentes a partir de la suma de las partes individuales”. El término complejidad no está asociado a dificultad como muchos nos hacen creer, sino que tiene que ver con lo que Edgar Morín nos aconseja, que es observar al mundo como un todo indisociable. Si un equipo es un todo, si cada integrante de ese colectivo está supeditado a esa totalidad, si la totalidad condiciona a sus componentes y cada parte es influenciada por sus pares, es lógico, muy lógico, comprender que pronosticar el futuro es imposible. A eso va el conductor del Olympique, a que los nombres de sus rivales pueden ilusionar o limitar las aspiraciones del hincha, pero no determinan ni por sí solos pueden explicar lo que está por venir. Por ello es enfático al afirmar que no se plantea objetivos y que siempre imagina “el próximo partido como la meta inmediata y así sucesivamente”. Incertidumbre pura y dura.

“Es difícil explicar brevemente (la filosofía de juego que desea implantar en el Olympique), pero tratar de atacar la mayor cantidad de tiempo que nos permita el pleito con el rival”. El anuncio es claro: hay que ser protagonistas. El contrario juega y condiciona de igual manera lo que sucede en el terreno de juego, pero no existe, según Bielsa, excusa alguna para no salir a buscar todos los partidos. Ahí refuerza el concepto de que su labor pasa por convencer a sus dirigidos de que el protagonismo del partido no debe cederse voluntariamente al rival.

“La defensa de tres o el sistema defensivo consiste en tener un defensor más que la cantidad de atacantes que presente el rival. Siempre será así. Poner defensores propios donde el rival pone atacantes y también tener siempre un hombre de respaldo para tratar de obtener con esa superioridad numérica defensiva algo de solvencia y seguridad”. Hay una vieja leyenda que recorre el mundo del fútbol, y es que los equipos de Marcelo Bielsa proponen duelos en cada una de las zonas del campo. Ni es falso ni es verdadero, es simplemente un escenario que se presenta en cada partido, pero para el argentino, desactivar a un contrario significa crear un caos del cual se puede obtener oro. Comprende también que en la búsqueda de ese caos sus futbolistas pueden no encontrar la manera para superar al rival y así perder el control del balón. Es ahí cuando el equipo debe recomponerse –no corriendo hacia atrás como muchos suponen– y encontrar la parcela que deben defender y el contrario a quien atacar. Nuevamente nos encontramos con la importancia del oponente y su influencia en el juego. Si el rival ataca con un punta y varios llegadores, de nada sirve tener a tres defensores parados esperando a ver cómo se comporta el contrincante. Por ello, Bielsa expone aquello de defender con uno más y que los demás futbolistas corran, se muevan, pero sobre todo, actúen no ya en consecuencia del rival, sino condicionando a ese rival. Eso se puede lograr –condicionar– a partir de una serie de conductas antes que con tres estatuas inmóviles. Muchos creen que al igual que en la caza hay que esperar a la presa, olvidando que el fútbol es un deporte de oposición directa. Entregarle tiempo y espacio al rival es una estrategia incompatible con el objetivo de este juego. Además, con esta afirmación, el argentino se afinca en que más allá del modelo de juego, el contrario y su manera de interpretar este deporte influyen en la planificación de cada episodio futbolístico. Hay que tomarlo en cuenta, pero sin limitarnos únicamente a repasar sus puntos débiles; conocer sus preferencias, sus reacciones y sus condiciones, pero teniendo muy presente una de las ideas iniciales de esta exposición de Bielsa: es imposible pronosticar. Se entrena para que el futbolista obtenga las herramientas necesarias, pero al fin y al cabo es él quien decide, ejecuta y reacciona ante cada cambio.

Por estas respuestas, el regreso de Marcelo Bielsa a los banquillos es una buena noticia. Con el paso de los partidos nos haremos una idea de si puede o no ir plasmando toda su filosofía y si logra convencer a sus jugadores de ir siempre a más a favor del espíritu del juego. A continuación usted podrá disfrutar de las otras frases de su primera comparecencia ante los medios franceses. Pase lo que pase, sea lo que sea, el fútbol ha recuperado un poco de terreno en su batalla contra la banalidad.

– “Mi idea ofensiva es jugar siempre con dos jugadores por derecha, dos por el centro y dos por izquierda. Normalmente los atacantes que juegan por el centro son un delantero y un volante creativo. Cuando juegan dos delanteros y un volante creativo es a costa de debilitar el juego de banda, de los costados. Yo creo mucho en la figura del volante ofensivo central y en el juego por los costados, lo que no quiere decir que en algún momento la decisión no sea sacrificar juego por los costados o por el centro y jugar entonces con dos hombres de punta”.

“Yo cuando vine pensé que tener un traductor podría ser una dificultad añadida, pero es un desafío jerarquizar la imagen para expresar el deseo perseguido, darle importancia a la imagen para lograr el objetivo. Hablar menos porque los argentinos hablamos mucho y normalmente de más. En ese sentido, usar menos palabras lo vivo como una mejora”.

– “Los líderes necesitan que cuando hablen se les escuche. La mejor manera de conseguir eso es hablando poco. Aunque provoque sonrisas, los grandes líderes hablan muy poco y son escuchados e interpretados cuando se expresan. Yo he dado el primer paso: hablo poco. Veremos si soy escuchado”.

– “Hay muchísimos líderes que transmiten con el ejemplo y la voluntad. La voluntad y el ejemplo no necesitan de las palabras y producen efectos mucho más amplios que las palabras. La jefa de terapia intensiva del hospital de niños de la ciudad de Rosario no habla nunca y es una líder monumental a la que habría que escuchar muchísimo más que a nosotros, que hablamos mucho y no decimos nada. Entre paréntesis, hace cuarenta y cinco minutos que hablamos sin decir nada”.

– “Ninguna situación es una excusa para no aspirar a ganar un partido”.

– “La cultura francesa es interminable y yo bastante bruto, bastante ignorante”.

– “Hay una diferencia filosófica entre el Athletic y el Olympique: los jugadores del Bilbao nacen en el mismo lugar donde juegan, y ese fenómeno no se repite en Marsella”.

“No corresponde darle al entrenador una importancia que no tiene. No debe decidir cuándo ni cuánto tiempo deben estar los periodistas”.

– “Una cosa admirable de este país es cómo funcionan las reglas”.

“Mis circuitos no tienen nada que ver con militares, sino que reproducen lo que hacen los niños en estos parques. Haber leído semejante descripción me obliga a hacer esta aclaración y evitar que el fútbol tenga que ver con esa disciplina. Ese circuito salió fotografiado en todas sus estaciones. No es abriendo los entrenamientos que se resuelve la ignorancia. Si hay diez fotos de diez estaciones y son descritas como método militar, esto no describe cultura, sino ignorancia”.

* Ignacio Benedetti.

– Foto: Yannick Parienti (OM.net)



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h