Perarnau Magazine

"Volved a emprender veinte veces vuestra obra, pulidla sin cesar y volvedla a pulir". Nicolás Boileau


Baloncesto / NBA

El camino hacia el banquillo de la NBA: ‘Northwest Division’

por el 19 agosto, 2013 • 10:33

Llegamos a la Northwest Division en esta segunda parte del especial dedicado a los máximos responsables de los banquillos de la NBA. Una división en la que, según se prevé, los Thunder de Kevin Durant dominarán nuevamente; y en la que, también de acuerdo a las previsiones,  los Minnesota Timberwolves podrían ser la revelación.

PORTLAND TRAIL BLAZERS – TERRY STOTTS (2ª TEMPORADA EN EL CARGO)

Terry-Sttots

Hasta el momento, Terry Stotts no puede considerarse un entrenador triunfador tras una experiencia de cinco temporadas como entrenador jefe. Sus equipos nunca han firmado un registro triunfador en liga regular y únicamente ha alcanzado una vez los playoffs –en 2006 con los Milwaukee Bucks–, aunque la aventura duró sólo cinco partidos. Su preocupación para esta temporada está relacionada con otra estadística negativa en su carrera como head coach: nunca ha pasado más de dos temporadas en el cargo.

Es la continuación de una carrera como jugador que duró diez años, la cual le llevó a seis equipos de cuatro países incluido España, donde vistió la camiseta del Estudiantes en la temporada 83/84. Tras completar el periodo universitario en Oklahoma, Stotts fichó por el Cantú italiano y sólo volvió a su país natal para permanecer tres temporadas en los Montana Golden Nuggets de la CBA, donde tuvo un primer contacto con George Karl. Fue su única experiencia como jugador semiprofesional en tierra estadounidense, ya que nunca alcanzó el parqué de la NBA.

A los 33 años de edad Stotts dio por concluida su carrera deportiva en 1990, tras cinco temporadas y tres equipos diferentes en Francia. Dos años como técnico asistente en la CBA, el primero en Albany Patroons –donde su camino volvió a cruzarse con el de Karl– y el segundo en Fort Wayne Fury, le valieron para alcanzar la NBA como ayudante de George Karl en los Supersonics, donde estuvo hasta el verano de 1997, cuando cambió Seattle por Milwaukee. Un año más tarde se reencontró en los Bucks con el ex entrenador del Real Madrid, junto a quien estuvo hasta 2001, cuando decidió ir en busca de un nuevo reto, el de ser su propio jefe.

El objetivo lo consiguió a finales de 2002, cuando los Atlanta Hawks apostaron por él tras despedir a Lon Kruger. “El primer paso es tener a Terry Stotts como nuestro nuevo entrenador. Él está muy bien preparado para este reto de ser técnico en la NBA, pues ha tenido gran experiencia como asistente, más de 10 años como jugador y técnico en la CBA. Es muy respetado en toda la liga por su conocimiento además de su habilidad por enseñar. Buscamos que el liderazgo de Terry nos pueda llevar de regreso a los playoffs” dijo Pete Babcock, entonces General Manager de la franquicia, durante la presentación de Stotts.

Ese factor pedagógico, junto a su habilidad para crear sistemas ofensivos, sigue siendo característico del actual entrenador de los Blazers. Sin embargo, Stotts no consiguió meter a los Hawks en playoffs esa temporada y tampoco en la siguiente, lo que le llevó a cambiar de aires.

Tras un año en blanco, Stotts volvió a Milwaukee en la temporada 2005/06, esta vez en calidad de head coach. Allí, con jóvenes jugadores emergentes como Michael Redd, T.J. Ford y Andrew Bogut, además de un Toni Kukoc con quien ya había coincidido en Atlanta y que daba sus últimos pasos como jugador profesional, alcanzó por primera –y última vez hasta el momento– los playoffs, aunque sólo sumaron una victoria, por lo que no puede considerarse un éxito. En la siguiente campaña, cuando los Bucks habían sumado 23 victorias en los 64 primeros partidos de liga regular, Stotts fue despedido.

Su siguiente paso, el último antes de convertirse en entrenador blazer, fue en los Dallas Mavericks, como asistente de Rick Carlisle. Allí estuvo cuatro temporadas, incluída la del triunfo en el campeonato de 2011, hasta que los Blazers apostaron por él como nuevo técnico, tras el despido Nate McMillan mediado el anterior curso.

Ahora Stotts busca romper su historia particular y permanecer en el equipo tras la próxima temporada, la segunda como entrenador jefe en Oregón. Conseguir un registro triunfador y alcanzar los playoffs parecen objetivos complicados, casi imposibles para un equipo aún en reconstrucción tras los fiascos de Greg Oden y Brandon Roy. Aun así cuenta con grandes figuras como LaMarcus Aldridge y el sophomore Damian Lillard, además de con el internacional español Víctor Claver, del que se espera dé un paso al frente en su segundo año en la NBA.

UTAH JAZZ – TYRONE CORBIN (4ª TEMPORADA EN EL CARGO)

Al igual que Terry Stotts, Tyrone Corbin fue un trotamundos del baloncesto en su etapa como jugador, en una carrera que se desarrolló íntegramente en la NBA, donde jugó más de mil partidos. Su carrera empezó en 1985, cuando los Spurs lo eligieron en el draft, y allí permaneció durante dos años hasta empezar su gira por todo el territorio estadounidense, la que le llevó a destinos tan dispares como Sacramento, Cleveland o Minnesota. También pasó por Utah, donde disputó más de 200 partidos como jugador de los Jazz y tuvo las mejores experiencias en playoffs, aunque nunca saboreó las mieles del triunfo final.

En 2001 puso punto y final a su carrera sobre el parqué y se mantuvo lejos de las canchas hasta que, en 2004, Jerry Sloan apuesta por él como asistente en los Jazz. Cuando Sloan anuncia su adiós en 2011, finalizando con ello una carrera de 23 años en el banquillo de los Jazz, Corbin ve cómo le llega la oportunidad de dirigir al equipo en los últimos 28 partidos de liga regular. El traspaso a los Nets de Deron Williams, responsable de la retirada de Sloan, abría un periodo de reconstrucción en el que Corbin sólo pudo sumar ocho triunfos en este tramo final de temporada.

Desde entonces, dos temporadas completas al frente de los Jazz, ambas con registro ganador aunque sólo la primera con el premio de los playoffs, donde cayeron frente a los Spurs por la vía rápida.

Razones hay en Utah para seguir confiando en Corbin, cuyo principal reto es convertir a jóvenes como Derrick Favors, Enes Kanter y Gordon Hayward en estrellas de la liga. En el ránking recientemente publicado por ESPN los Jazz aparecen como uno de los peores equipos de la Conferencia Oeste, aunque hay una razón para la esperanza en este equipo: siete miembros del roster son de la década de los noventa, por lo que la mayor preocupación de Corbin deberá ser sentar las bases del futuro.  

DENVER NUGGETS – BRIAN SHAW (1ª TEMPORADA EN EL CARGO)

Brian-Shaw

Considerado relevo natural de Phil Jackson en el banquillo de los Lakers, tiene ante sí su primera oportunidad como entrenador jefe en los Nuggets post George Karl, despedido tras ser nombrado entrenador del año la pasada campaña.

A pesar de que sus mayores éxitos en el baloncesto han llegado de púrpura y oro, la carrera deportiva profesional de Shaw empezó en los Boston Celtics post Larry Bird, equipo que apostó por este base en el draft de 1988. Tras una buena temporada como novato, en la que fue incluído en el segundo mejor quinteto de rookies, el californiano decidió  cruzar el charco y pasar un año en Italia, en las filas de Il Menssaggero Roma, donde dos años antes había estado una ex estrella de la NBA como George Gervin.

En 1990 vuelve a Estados Unidos y firma un contrato por cinco temporadas con los Celtics, aunque sólo permaneció en Massachusetts hasta 1992. Miami, Orlando, Oakland, Filadelfia, y Portland le vieron pasar, hasta que en 1999 llegó la llamada de los Lakers de Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. Es decir, Shaw llegó a Los  Ángeles para hacerse con tres anillos de campeón, el mayor éxito de su carrera sobre el parqué junto al oro conquistado con la selección estadounidense en el Mundial de España ’86.

En el verano de 2003 se retiró de la práctica activa de baloncesto y Phil Jackson tarda dos años hasta que le recluta como asistente, donde aprende los secretos del Maestro Zen, por lo que todo el mundo le señala como relevo natural cuando este decide retirarse en 2011. A pesar de que lo lógico habría sido confiar en él como ocupante del banquillo laker, el hoy difunto y entonces propietario Jerry Buss decide romper con el pasado totalmente, despedir al cuerpo técnico de Jackson –el mismo que había estado presentes en los campeonatos de 2009 y 2010– y fichar uno nuevo, encabezado por Mike Brown.

Como es conocido, el experimento salió mal y Brown acabó despedido y Shaw volvió a sonar, aunque el elegido fue Mike D’Antoni, un técnico que ha sido incapaz de sacar provecho en la zona de la pareja Howard-Gasol y que a punto estuvo de dejar a los Lakers fuera de playoffs.

Despedido en los Lakers, Shaw encontró rápidamente acomodo en Indiana, como asistente de Frank Vogel  –habían coincidido en los Lakers entre 2005 y 2006, cuando el actual head coach de los Pacers ejerció de ojeador– en uno de los equipos que cotiza al alza en la NBA. “No pensé que fuese a ser capaz de conseguirlo, lo veo casi como un segundo entrenador principal” manifestó Vogel cuando se dio a conocer que Shaw sería su compañero de viaje, lo que da indicios del prestigio que acumula el nuevo entrenador de los Nuggets.

Ahora se encuentra ante el reto de hacer olvidar a Karl, una institución en Denver, responsable de la gran temporada que realizaron los Nuggets, a pesar de su temprana eliminación en playoffs. Por fin podremos cómo juega un equipo dirigido por Brian Shaw, defensor del triángulo mágico de Jackson, en un año que se antoja complicado tras la salida de Andre Iguodala y la baja de Danilo Gallinari hasta febrero de 2014.

OKLAHOMA CITY THUNDER – SCOTT BROOKS (6ª TEMPORADA EN EL CARGO)

Otro caso de jugador poco destacado, aunque a sus 48 años de edad se trata de un entrenador reconocido dentro del panorama NBA. Tras no ser drafteado en 1987, Scott Brooks tuvo experiencias en dos ligas menores hasta que llegó la llamada de los Philadelphia 76ers en 1988. En la considerada mejor liga del mundo disputó casi 700 partidos y ganó el anillo de campeón en 1994 con los Rockets de Hakeem Olajuwon, aunque su retirada definitiva como jugador profesional no se dio en la NBA sino en la ABA –en la versión del nuevo milenio–, donde disputó la temporada 2000-01 con Los Ángeles Stars tras dos años inactivo.

En California compaginó los cargos de jugador y asistente de entrenador, experiencia tras la cual asumió el puesto de entrenador jefe en otro equipo californiano de la ABA, Southern California Surf, donde estuvo durante una temporada.

En 2003 llegó la llamada de George Karl para ofrecerle el puesto de asistente, lo que sería su primera oportunidad de alcanzar el banquillo de la NBA. En 2006 se fue a Sacramento y un año más tarde a Seattle, donde vivió la despedida de los Supersonics como ayudante de P.J. Carlesimo. El peor registro histórico de los Sonics y un mal inicio de temporada en los recién creados Thunder llevaron al despido de Carlesimo y Sam Presti, General Manager de la franquicia, confió en Brooks como interino.

A pesar de conseguir sólo 22 victorias en sus 69 partidos al frente del equipo, la directiva de los Thunder confió en él para un proyecto que contaba con dos jugadores de gran proyección como Kevin Durant y Russell Westbrook. Él técnico respondió rápido y fue nombrado entrenador del año en la NBA tras convertir a los Thunder en un equipo ganador –50 victorias y 32 derrotas en liga regular–, a pesar de que cayeron en primera ronda de playoffs ante unos Lakers que más tarde serían campeones.

Desde que Brooks llegó al cargo, Oklahoma City Thunder ha ido en un progreso continuo, con su presencia en la final de 2012 como mayor éxito hasta el momento. El problema es que los aficionados piden más a una directiva que presta más atención a la economía que a los resultados deportivos y a un entrenador que se reveló pobre, tácticamente hablando, en los pasados playoffs.

La lesión de Russell Westbrook en la primera ronda obligó a Brooks a buscar nuevas soluciones, pero este se limitó a darle todos los balones a Kevin Durant, quien llegaba desfondado a los últimos minutos de los partidos. ¿El resultado? A casa en semifinales de conferencia tras una lección táctica de Lionel Hollins, entonces en el banquillo de Memphis Grizzlies.

MINNESOTA TIMBERWOLVES – RICK ADELMAN (3ª TEMPORADA EN EL CARGO)

Rick-Adelman-cuerpo

A pesar de que fue seleccionado en la séptima ronda del draft de 1968, Rick Adelman completó una meritoria carrera como base en la NBA, donde estuvo hasta 1975 tras pasar por cinco franquicias.

Sus primeros pasos como ocupante del banquillo los dio en el Estado de Oregón. Primero como head coach en la universidad de Chemeketa (1977-1983), más tarde como asistente de Jack Ramsay primero y de Mike Schuler después; y por último como entrenador jefe, oportunidad que le llegó mediada la temporada 1988/89. Con los Blazers llegó a la final de la Conferencia Oeste en 1991 y a la final de la NBA en 1992, donde los Bulls de Michael Jordan fueron demasiado para Clyde Drexler y compañía. Tras esta final, los Blazers no pasaron de primera ronda de playoffs en los dos siguientes años y Adelman fue despedido.

Tras esta primera toma de contacto y un paso insustancial por los Golden State Warriors, Adelman llegó a los Sacramento Kings, donde estuvo entre 1998 y 2006 e impregnó al equipo de un estilo de juego efectivo y preciosista que cerca estuvo de conseguir el anillo en 2002, cuando Robert Horry  acabó con todas sus esperanzas anotando un triple en el último segundo del séptimo partido. Hombres como Chris Webber, Mike Bibby, Peja Stojakovic y Vlade Divac hicieron soñar al aficionado con un campeón distinto, aunque el auténtico juego de quilates se vio cuando estaba Jason Williams, traspasado a los Grizzlies por Bibby en 2001.

Las expectativas eran altas en la capital californiana tras alcanzar la final de conferencia,  pero los resultados no llegaron y Adelman se vio obligado a cambiar de destino después de que la franquicia decidiese no renovarle el contrato.

En 2007 cogió las riendas de unos Houston Rockets en que Tracy McGrady, Yao Ming y Luis Scola hacían soñar con grandes éxitos, aunque los problemas físicos de los dos primeros lo impidieron. Lo más lejos que llegaron los Rockets de Adelman fue la semifinal de conferencia en 2009, a pesar de contar con la ausencia de McGrady. Tras quedarse fuera de playoffs en 2010 y 2011, en Houston deciden no renovarle el contrato a Adelman, quien tarda poco en encontrar nuevo destino.

En septiembre de 2011, dos meses después de que finalizase su relación contractual con los Rockets, son los Timberwolves los que anuncian su fichaje. Adelman cambiaba así la cálida Houston por el invierno gélido de Minnesota, equipo aún en reconstrucción tras la marcha de Kevin Garnett en 2008.

Su llegada a los Wolves coincidía con la de Ricky Rubio, comparado con el espectacular Jason White Chocolate Williams, jugador que Adelman tuvo a sus órdenes en sus primeros años en Sacramento, conocido por sus asistencias cargadas de creatividad. Desde su llegada, el equipo se ha convertido en un serio aspirante a playoffs.

Muchos analistas dicen que lo habrían conseguido en la campaña 2012/13 de no ser por la plaga de lesiones que atravesó, la cual afectó a siete jugadores diferentes, a los que hay que sumar un renqueante Ricky, aún recuperándose de la rotura del ligamento cruzado anterior sufrida en su año rookie. Con la plantilla al completo se espera que Adelman organice uno de los ataques más bonitos de toda la liga, con Kevin Love y Nikola Pekovic como principales estiletes.

EL CAMINO HACIA EL BANQUILLO DE LA NBA. OTRAS DIVISIONES
CONFERENCIA OESTE

* Gonzalo Carpio del Saz es periodista.

– Fotos: Rich Pedroncelli / Michael Conroy (AP) – Eric Miller (Reuters)




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2024 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h