Perarnau Magazine

"Lo que equilibra a un equipo es la pelota. Pierde muchas y serás un equipo desequilibrado". Johan Cruyff


Firmas / Ignacio Benedetti

Correspondencia de un náufrago: entrenar para vivir

por el 21 abril, 2016 • 0:03

“La música no debería ser perfecta. Se trata de gente relacionándose entre sí, haciendo algo que nace en su alma. Debe venir del alma”.

Tom Petty

¿Sabemos para qué se entrena?

La respuesta más sencilla podría ser aquella que nos recuerda que el objetivo de cada ensayo es perfeccionar un plan. Practican los actores, los deportistas, los músicos, los políticos y hasta quien escribe estas líneas. El mejor ejemplo para comprender el peso de la obstinación en los entrenamientos lo encontramos en Lionel Messi y su mejorada capacidad para lanzar libres directos.

También se entrena con la intención de que los jugadores se sientan lo suficientemente confiados –que no cómodos– para tomar decisiones que vayan acorde a lo previamente diseñado por el cuerpo técnico, y así promover una rápida resolución a la gran mayoría de las emergencias que nazcan durante el partido, claro está, no como respuestas individuales sino colectivas, es decir, apoyadas en eso que se conoce como equipo.

Ahora bien, en cada sesión hay mucho más que un simple guión que aprehender y seguir. Por ello se hace imprescindible escuchar a gente como Álex Couto Lago o Rosa Coba cuando nos recuerdan la importancia de conceptos tales como sinergia o capacidad de adaptación –definiciones básicas, pero sospechosamente ignoradas por los grandes altavoces– para comprender lo que realmente es un equipo de fútbol o un grupo de trabajo.

Por ejemplo, pasemos del fútbol a otra área para tener en cuenta la opinión de músico canadiense Neil Young: “Lo bueno de aprender mientras grabas música es que hay ocasiones en que, accidentalmente, lograrás algo realmente bueno, aun cuando no tengas idea de lo que estás haciendo”. ¡Bingo!

Eso que Young manifiesta en el documental Sound City, del año 2013, no es más que el recordatorio de que la participación en conjunto de varios factores produce efectos más grandes e imprevistos que los que hubieran podido esperarse por la simple suma de los efectos de cada uno de estos factores. El todo es más que la suma de sus partes.

Por ello el fútbol es un deporte complejo. No porque sea difícil jugarlo o entenderlo. No es tan sencillo como encerrar a once seres humanos en una habitación y sentarse a esperar que se comuniquen; hay que mostrar el camino.

Volviendo a la pregunta inicial, se puede concluir que una de las razones por las que se entrena es para desarrollar una química necesaria, ese sentir que es superior a cualquier signo de agotamiento o bloqueo que se presente en cada partido.

El futbolista se agarra a esa sensación para jugar. Por esa razón el juego no es dinero ni fama, esas son apenas las consecuencias de la banalidad y lo que sus discípulos venden para sobrevivir. El juego es mucho más y al mismo tiempo no es sino alimento para todo lo que es inherente a la naturaleza humana.

Jugar nos hace justamente eso, humanos. Y es tan nuestra esa conducta que la vivimos intensamente, incluso cuando no somos más que simples espectadores ahogados en el mar de la ignorancia.

Quiero volver a la música y citar a Dave Grohl. Puede que sus palabras ofrezcan un salvavidas: “Una de las cosas que creo invitan a hacer buena música es tener una especie de restricción”. ¡Eso es fútbol! La toma de decisiones para burlar los obstáculos que convierten este juego en cuanto a complejidad se refiere.

Perdone que intente imponer mi criterio, pero lo que menciono, y mil circunstancias más, es la razón de que el fútbol enamore. No son los goles imposibles, los contratos multimillonarios ni las modelos que se acercan a los protagonistas; es el factor humano, eso que nos devuelve a episodios olvidados de nuestra niñez, cuando sin saberlo, y gracias a lo que origina la mínima organización en torno a una pelota, retornábamos a las raíces de la esencia humana: compartir, pertenecer y cambiar. Al fin y a cabo, vivir es eso.

Entonces, ¿cuál es el objetivo de tanto entrenar? Ganarse la oportunidad de jugar y seguir sintiéndonos vivos.

* Ignacio Benedetti.


– Foto: EFE



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h