Perarnau Magazine

“El carácter de cada hombre es su destino”. Heráclito


Firmas / Ignacio Benedetti

Correspondencia de un náufrago: Pasión y revolución

por el 17 septiembre, 2014 • 3:43

1313536-28263910-640-360

– ¿Qué sería de nosotros sin la pasión? Es que vivir necesita de esas emociones tan primitivas para que todo esto valga la pena. Y jugar es vivir. Por eso uno comprende al bueno de Marcelo Bielsa cuando, con su mirada ausente pero comprometida, le explica al mundo que no le dejan vivir. Bielsa hace lo que nadie: grita a los cuatro vientos que la directiva no cumplió y ficharon jugadores fuera de lo pactado. Se rebela porque es justamente un tipo incorruptible e indomable, lo que se conoce como un rebelde. Para ganar a rivales como el PSG y Mónaco hace falta una pequeña revolución, y nada de eso será posible sin tiempo ni respuestas. La hinchada ya disfruta los primeros compases de la insurrección que comanda Marcelo; cuando observa a sus jugadores atacar como lobos hambrientos se emociona y canta que a lo loco se vive mejor, versión francesa de aquella que se escuchó en casa de los leones vascos. No son las ideas las que determinan la duración de un proceso revolucionario, sino la pasión de quienes las ejecutan y la apertura a los cambios. Bielsa se irá. ¿Cuándo? En el momento en el que se dé cuenta de que pocos viven con el mismo frenesí que él. Le pasó a Pep Guardiola en Barcelona, cómo no va a sucederle al bueno de Marcelo en Marsella.

– El fútbol es como la vida misma: solamente se vive y se entiende gracias a las emociones. Las mismas que llevan a mis amigos –que existen y no son invisibles– a entusiasmarse con el Barça de Luis Enrique. Y yo, que no creo en el futuro, no hallo cómo explicarles que apenas estamos en septiembre. Se inquietan y tienen razón. Su equipo parece recuperar algo del hambre perdida, no ya por ganar, sino por competir. Y por ello corren. Sí, porque al fútbol se juega corriendo. Y los del Barça corren porque saben hacerlo. Así como el año pasado, esta temporada también la han comenzado a todo gas. La diferencia puede ser que ahora se creen el plan y anteriormente, luego de tanta catástrofe junta, corrían para descansar un rato a la sombra. Correr no es de cobardes, solo hay que saber cómo, cuándo y hacia dónde hacerlo. Y para eso está Luis Enrique, a quien reciben como el nuevo Pep. Olvidan que al ahora conductor de la sinfonía bávara no lo querían tanto, sino que sucumbieron ante la evidencia y la fuerza del resultado; el aprecio por el juego les llegó después. Algo parecido a lo que pasa con otro buen tipo: Carlo Ancelotti. Gana solo para que le desordenen un poco el bloque que tanto gustó. Al fin y al cabo, a los entrenadores se les paga para tapar las goteras que aparecen en cada viaje. Y estos se saben temporales. Pero, ante las dificultades añadidas que envía el presidente de turno, bien que hacen falta más reacciones como las del Loco de Rosario. Trabajar y planificar con las valijas al pie del cañón es el leitmotiv de su profesión. Ganar para comprar una vida más.

– Pero para soñar estamos todos, es uno de los pocos placeres gratuitos que nos quedan. Sueña José Mourinho con semejante versión del Chelsea y sueña Louis van Gaal con el primer gran paso de su Manchester United. Hasta sueñan los seguidores de la selección vinotinto porque, a pesar de caer ante Corea del Sur y empatar frente a Japón –lo que significó un retroceso en ese intragable enigma que es el Ranking FIFA–, el equipo nacional recuperó viejas señales, tan viejas como el viento, pero tan vigentes y necesarias como él mismo. El fútbol, por más que nos esforcemos en convertirlo en una especie de ciencia, tiene más de pasión y reacción que de estudio y disciplina. La gente y sus emociones son capaces de sostener un proceso, aun cuando este comience con una pata coja o se enemiste públicamente con quien está encargado de firmar los balances. No nos olvidemos que a cada entrenador se le convoca para cambiar el estado o gobierno de las cosas, que no es otra cosa que capitanear una pequeña revolución. Lo intentarán como el huracán Bielsa o como la llovizna Ancelotti. Pero su éxito dependerá exclusivamente de la pasión y la fuerza del mensaje. Esto apenas comienza.

* Ignacio Benedetti.

– Foto: Panoramic



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h