Perarnau Magazine

"Lo que no se entrena se olvida". Pep Guardiola


Firmas / Frederic Porta

E-pistolario: La jugada con Messi

por el 8 enero, 2015 • 16:58

Bartomeu Messi

Querido amigo:

A este paso, disculpa las molestias, deberíamos pensar en ir variando el epígrafe E-pistolario por un más ajustado y frecuente Crónicas Electorales, en el que te vaya explicando aquí cuando acontezca, mucho y variado, a lo largo de las próximas semanas y meses, como siempre, desde nuestro asiento en el tendido siete de la Monumental, hoy cerrada a la tauromaquia pero con vista y distancia suficiente sobre cuanto se cuece y cocerá en Camp Nou y aledaños, ya comprendes el guiño. De momento y de sopetón, espectacular; no te puedes ni llegar a imaginar. Tal como Bartomeu cerró la rueda de prensa con el anuncio de elecciones anticipadas, diríase que la olla del escudo blaugrana entró en ebullición. Agosto en invierno para todos aquellos restaurantes con el conveniente reservado, privado, íntimo y a salvo de miradas curiosas. Primavera para conspiradores, conciliábulos, maquiavélicos y derivados. Se abrió la veda. Ya sabes, por lo que respecta a los plumíferos, ha llegado el tiempo en que el teléfono no para de sonar, te sueltan teorías conspiranoicas de amplio espectro y pelaje, intentan pasarte pulpo como animal de compañía y las ‘gargantas profundas’ se multiplican, algunas sinceras, otras interesadas, todas para pillarlas con pinzas. La información es poder y quien la maneja se siente poderoso. Quien no pesca ni media, se la inventa. El caso es estar ahí, cerca de donde se cuecen las habas por calderadas. ¿Por dónde quieres que empecemos?.

Clinton ganó acceso a la Casa Blanca gracias a sus osados asesores de imagen y aquella frase tan acertada, recordarás, Martí, del “¡es la economía, estúpido!”. Contra eso no pudieron los republicanos ni aunque le sacaran todas las rubias despampanantes donde cayó por el camino. Aquí y ahora, también se trata de parné, como todo en la vida según nos enseñara Marx, don Karl. Ayer por la mañana, Bartomeu se encierra con Javier Faus -el auténtico cerebro en la sombra de este declive- y el vicepresidente económico de los vínculos con Qatar que él niega y la prensa económica detalla hasta la extenuación le presenta su visión del crudo panorama. Nos vamos a pique. Luis Enrique no será capaz de remontar la situación y, además, convenzámonos, a este paso, si el balón sigue sin entrar, no renovaremos el cargo. Según cuenta “Deep Throat”, uno de ellos, eso implica adiós a la segunda parte de la función, a prolongar mandato hasta la nueva década, a veleidades de remodelación (la próxima junta se cargará su proyecto, si es que no andan los contratos ya firmados y rubricados, otro enorme lío por desvelar) y a cualquier proyecto a medio o largo plazo. Por tanto, centrémonos en el corto, que viene chungo. En marzo arranca la demanda por 100 millones planteada por MCM a propósito de la fachada de La Masia, ya desaprovechada comercialmente y ante juzgado. Vaya hueso. Otro fémur: lo de Neymar en la Audiencia aún anda lejos de terminar y puede acarrear ampliación de responsabilidades en forma de nuevas sanciones. A este paso, no sabremos nunca el costo total de la operación. La última vez que atendimos, superaba ya los cien millones. Duro de roer. En este plan, y después del tremendo desembolso realizado con los fichajes -imposible cuantificar por falta de transparencia en las cifras, aunque supera, seguro y de largo, los 350 millones de euros-, llegado el momento de echar cuentas del periodo Rosell-Bartomeu asomará la cabecita el peor coco. El déficit. Buf. Recuerden, quien a hierro mata, a hierro muere. Los nuevos, los ganadores de la próxima cita en urnas, acabarán, seguro, con la demencial acción de responsabilidad que pende aún sobre tantas directivos anteriores y sus respectivas familias, aunque responderán pidiendo que los salientes se hagan cargo de los números rojos dejados a su vez. Los laportistas respirarán aliviados y los rosellistas, a sudar la gota gorda en relevo. Esto ahora va así y si no te gusta, no juegues. De ahí, por ejemplo, que más le valga callar a Gaspart, no sea que alguien revise su égida -aunque los hipotéticos desafueros estén prescritos -y ello le provoque fijar residencia en Sebastopol, un suponer.

¿Solución? Uno pone la oreja, hace su composición de lugar, la vida le ha llevado a sentirse tan desconfiado como un detective de serie negra. Aún así, algunas piezas no sabemos si concuerdan, Martí, pero seguro que ya ponen los pelos como escarpias. Los actuales directivos pueden tragar con la percepción de salir pies en polvorosa catalogados como horroroso equipo que destrozó el legado por simple rencor mezclado con flagrante incapacidad. Eso, pase, al fin y al cabo, todo es opinable y argumentable, máxime en este veleidoso campo del balón. Ahora bien, no pasará ni tragarán con verse abocados a rascarse el bolsillo y a hipotecar sus futuros personales por el vanidoso capricho de haber figurado en la junta. O venden a Messi o no conseguirán cuadrar las cuentas a favor, así de claro. Y ahora, se lo están pensando, sí. Reflexionan sobre si sus cómplices mediáticos serán capaces de taparles la maniobra pintando al argentino como un ente aislado, egoísta, que no ama al Barça (ya me dirás, qué animalada), pasado ya de gloria, a punto de ocaso, imposible de gestionar. Por tanto, vendámoslo cuanto antes y ayudadnos a parar el aluvión de protestas, a mantenernos en el cargo y después, ya pagaremos con creces los servicios concedidos. Una fuente me lo ponía crudo: “Les importa una mierda que el socio los mate. Lo que no quieren es salir con la cola entre piernas y, encima, pagar una millonada por su gestión”. Máxime cuando, como es público y notorio, algunos de los pesos pesados eran socios porque así lo manda el prestigio y dictado de cierta burguesía local, pero el fútbol les importa un bledo. No saben nada, ni les importa. Pero el palco da una cantidad de contactos profesionales que alucinas y eso sí mola.

Con Messi, o interviene alguien de su absoluta confianza pidiéndole que aguante unos meses o la situación solo empeorará. El malestar se arrastra por temas de química personal y confianza, deportivos y también de una presión fiscal que quiere aligerar. Sus íntimos creen que nadie en el club ayuda en tal sentido y cada cual vela por su interés. Además, ya mosqueaba ver al Real Madrid usando su poderosa maquinaria propagandística para ensalzar la candidatura de CR7 al nuevo Balón de Oro mientras aquí nadie movía una hoja en apoyo de Leo, como para anunciar ahora que rompen peras con la FIFA y no piensan enviar representación institucional a la gala. Lo dijo ayer Bartomeu y a la gente de Messi se le debía caer la mandíbula al suelo de simple estupefacción. No basta con un técnico tozudo, con un proyecto inexistente, con el “ese señor” de Faus como paradigma de trato que ahora deberá pechar con el vacío de la entidad. Si quisieran hartarle rápido, desde luego, no lo harían mejor. Y poner la oreja a escuchar las barbaridades en cifras que pueden llegar a soltar los dueños de clubes de la élite europea, propietarios de ingentes fortunas, jeques árabes y demás auténticos amos de este peculiar y nada limpio cotarro del fútbol puede llegar a ser incluso divertido para el petiso de Rosario. Por mucho que quieras al club, por mucho que sea tu casa, hayas crecido en ella y aquí transcurrieran los mejores años de su histórico e innegable reinado, igual lo dejas correr por hastío, por ganas de cambio o porque algún listo es capaz de cumplir (o saltarse) el Fair-Play Financiero impuesto desde la FIFA para conseguir tus servicios pagando al Barça un pastón y a Leo, un pastizal sin tanta carga fiscal. Los especialistas en ingeniería financiera son capaces de realizar auténticas virguerías hasta conseguir que cuadren números y leyes, intereses de unos y de otros, eso lo sabe hasta el lumpenproletariado.

La batalla por Messi, mil veces negada por el poder actual sin despertar credibilidad, abre otro frente, Martí, capital para saber cómo navegaremos por este cauce de temporales tan impredecibles a lo largo de los próximos meses. El bloque de poder impreso y máximo creador de opinión pública en materia culé sabe que Laporta se la tiene jurada y no habrá armisticio con él. Ni siquiera llegarán a sentarse en la misma mesa. Y el ex presidente no ha tardado siquiera 24 horas en reunir a los suyos para planear la estrategia, los pasos a seguir. De momento, de puertas afuera, calla y pide apoyo al equipo de manera elegante, convencido de que a cada paso de sus adversarios en el cargo, una cagada, como los patos, tendencia que le acerca el retorno al Camp Nou. De puertas adentro, interesa prever qué le pueden sacar, qué (presuntos) trapos sucios guardan en los dossiers bajo llave cerrados en egregios despachos de la ciudad. ¿Puede plantear Laporta una campaña ganadora sin que le derriben de un misilazo? La respuesta solo la guarda el propio interesado y lo planteamos ya, ahora, por la importancia de las corrientes mediáticas en esta elección. Quienes ya convirtieron en presidente a Núñez hace décadas no están por la labor de perder uno de sus juguetes preferidos ante los adversarios desacomplejadamente soberanistas en lo político y antitéticos en la visión de club. Business is business, olvídense de sentimientos y otras zarandajas románticas. Baste con una cifra: según los nuevos estatutos del 2013, las candidaturas deben avalar un 15 % del presupuesto del FCB. En paladino, 80 millones de euros. Francamente, para el 98% de socios, aspirantes y soñadores empedernidos, ni reuniendo los ahorros y la calderilla de todos los amigos llegas a cosechar veinte firmas de apoyo, tal como sitúan de estratosférica la altura del primer listón a superar. Por tanto, la lucha se reduce a pocos, de perfil muy determinado. Y entre esos pocos, la guerra puede ser sin cuartel, tal y como acostumbran a guiarse por la vida quienes cortan el bacalao de los poderosos. Pues eso, que saquemos una bolsa de pipas como consuelo antes de aprestarnos a vislumbrar tamaña superproducción, donde no faltarán mentiras, asesores y cintas de vídeo.

A algunos, no lo dudamos, les moverá el puro sentimiento, aunque otros saldrán de rampa impulsados por cuanto puedan sacar de esta inversión, apostando por ganar el envite de estas elecciones anticipadas que deberían haberse celebrado, en estricto sentido democrático, a pocos meses de dimitir el elegido / huido. El Futbol Club Barcelona bien vale las cenas conspirativas de anoche, las reuniones de esta mañana, las cien mil citas que aguardan por delante sin que nadie las desvele en su opacidad secreta de pactos, alianzas y promesas que serán rotas. Ahora mismo, lo importante es no dejar déficit. Mucho más que ganar partidos que conduzcan a la tan cacareada, y del todo improbable, paz social. Los movimientos de placas tectónicas han empezado y quien sabe si alguien apostará por generar un sismo en la falla local que rompa la escala Richter. Con cada amanecer veremos un horizonte nuevo, eso, seguro.

Un abrazo, Martí, esperemos que siempre nos podamos proteger en el burladero de nuestra propia hemeroteca, coherentes, sin decepcionar ni dar tumbos.

Poblenou, menús sin reserva previa

* Frederic Porta es escritor y periodista.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h