Perarnau Magazine

"Cada acto de aprendizaje consciente requiere la voluntad de sufrir una lesión en la propia autoestima". Thomas Szasz


Fútbol / Informes España

El aniversario de los contrastes

por el 22 agosto, 2013 • 10:56

_getafedeportivo11578735_258708df

Si es cierto que, como dijo Valdano, “el fútbol es un estado de ánimo”, el Getafe está atravesando una depresión. El equipo madrileño afronta su décima temporada en la máxima categoría del fútbol español con un balance deportivo que roza la perfección, pero que, sin embargo, no ha sido suficiente para que hoy sea un club mejor. Su masa social se ha visto ampliamente reducida y ha perdido la ilusión. La marea azul vive un continuo contraste.

El club del sur de Madrid, más allá de haberse consolidado como protagonista de la mayoría de las mofas en las redes sociales por el aspecto que presenta su estadio desde hace algunas temporadas, es una entidad ejemplar en muchos aspectos. Constituido a imagen y semejanza de Ángel Torres –su propietario y presidente–, el club dio un giro definitivo desde que aterrizase en verano del 2002. Hasta entonces, en su época moderna, el Getafe había sido un desastre administrativo y financiero, acostumbrado a competir en Segunda B y ascender de vez en cuando a Segunda División, donde no lograba mantenerse. Se puede afirmar con rotundidad que si Ángel Torres no hubiera aparecido, el Getafe hoy no existiría, o por lo menos sería otro club muy distinto, seguramente mucho peor en casi todos los aspectos.

En apenas dos años logró que los azulones se metieran contra pronóstico en Primera División, algo que el propio Torres anunció con antelación. Antes, ya al final de su última temporada en Segunda (2003-04), el Coliseum se llenó para apoyar al equipo en tres partidos decisivos.

Esa dulce resaca social se prolongó en el año del debut en Primera División. Sobre un aforo de 15.000 espectadores, el club logró arrastrar a 13.500 abonados. En la ciudad y, en buena parte del sur de Madrid, existía el firme convencimiento de que aquél era un año especial y seguramente único que había que disfrutar. El delegado del club, Jesús Mantilla, cuenta que, en pretemporada, repasaba el calendario una y otra vez y las cuentas no le salían. Pero los números salieron sobradamente, con Quique Sánchez Flores en el banquillo y gracias a una plantilla que resultó más competitiva de lo que aparentaba. Desde aquel club familiar respaldado socialmente y repleto de ilusión al día de hoy, hay diez años y mucha distancia.

Entre medias, el Getafe disputó dos finales de Copa del Rey y participó en dos ocasiones en competición europea. Algo milagroso. Y es más, se autoimplantó una filosofía, un estilo, algo muy loable teniendo en cuenta la entidad de un club modesto entre los grandes. A través de los inquilinos de su banquillo, y con la excepción de Víctor Muñoz –único técnico destituido en Primera por Torres–, el equipo ha destilado un fútbol alegre, atractivo de ver y normalmente efectivo.

Haciendo un somero balance se puede afirmar que el club se ha adaptado a la élite como nadie; de hecho, sólo en dos temporadas de las nueve que lleva en Primera ha sufrido de veras para permanecer en la categoría, pero en los últimos años se ha ido alejando diametralmente de su estilo y, sobre todo, de su gente.

PESIMISMO

Antes de afrontar su décima temporada en Primera, lo que debería ser motivo de orgullo y servir de ejemplo para otros muchos clubes, en Getafe se respira entre su gente una absoluta falta de ilusión y empatía con el equipo. De aquellos 13.500 socios de la primera temporada quedan menos de 6.000; y de aquel equipo alegre y virtuoso se ha pasado a uno tan efectivo como rocoso y falto de contagio.

EL COLISEUM SEMIVACÍO

5390124w-672xXx80

Si nos ceñimos al problema del apoyo social, hay varios factores que han influido de manera decisiva en su consolidación:

  • El principal motivo del destierro de seguidores del Coliseum es económico. Getafe es una ciudad eminentemente obrera que se ha visto especialmente golpeada por la crisis, y muchos de sus antiguos socios no pueden permitirse un abono que, en este caso, es un bien de lujo. Del abono normal más barato (sin tener en cuenta descuentos por edad o desempleo) de aquella primera temporada que costaba 180 euros al actual de 360 hay exactamente un 100 % de incremento. Hay que señalar que el club ofertó un abono con amplios descuentos durante el inicio del verano, pero hoy en día esos precios se han vuelto a incrementar.
  • Pero éste no es el único problema. Existe una falta de arraigo evidente. El Getafe ha sido históricamente un club modesto que, en contadas ocasiones, ha permanecido en Segunda. Existe un pequeño núcleo de aficionados de siempre y que no comparten colores con otros equipos. Pero Getafe, con apenas 175.000 habitantes, se encuentra apenas a 8 kilómetros de la capital y muchos de sus seguidores han sido del Madrid, del Atleti o del Barça antes de que el equipo de su ciudad alcanzase una gesta del calibre del ascenso a Primera. Eso implica que esos seguidores elijan invertir en un abono del Madrid o Atleti, en algunos casos más baratos, que hacerlo en el del Getafe.
  • Conformismo. Mucha gente ya no valora ver a su equipo en la élite. El apoyo ha disminuido conforme se encadenaban las buenas temporadas. La imposibilidad de luchar por grandes objetivos y la ausencia de miedo por permanecer han influido negativamente.
  • Los horarios actuales y la retransmisión de todos los partidos por televisión son otro factor que ha alejado a los seguidores azulones del Coliseum, como ocurre en el resto de estadios de nuestro país.
  • Tampoco ayuda que el equipo se haya dejado llevar en los tramos finales de liga en las dos últimas temporadas. Así como la falta de líderes del vestuario con los que identificarse, como antaño lo fueron Vivar Dorado, Belenguer, Casquero o Celestini. Hoy solo Moyá, que ha estado a punto de salir, cuenta con el cariño masivo de los seguidores azulones.
  • El juego del equipo es pobre y poco atractivo, y apenas llegan fichajes ilusionantes porque, como el resto de equipos, el club que preside Ángel Torres se ha tenido que ajustar a los nuevos y precarios tiempos.
  • Existe otra razón minoritaria, pero que también afecta de manera significativa a la falta de fidelidad con el club: la actitud que ha mantenido durante los últimos años el presidente hacia su afición ha abierto heridas incurables. Hay personas que, directamente, no acuden al Coliseum porque están dolidos con un presidente que no ha podido gestionar mejor el club en todos los aspectos, salvo en el ámbito social. “No conozco una afición más fría, el que quiera fútbol que lo pague. Yo ya no sé lo que hacer, si pongo a 5 euros un partido vienen los mismos. He planteado abrir las puertas pero el Consejo no me ha dejado”, ha llegado a decir.
FACETA DEPORTIVA

Tras la primera jornada, en la que la Real Sociedad se impuso al Getafe con justicia en Anoeta, Luis García ha reunido a sus jugadores para intentar que se produzca una reacción inmediata. El caso es que, a pesar de la salida de Barrada –jugador franquicia–, Xavi y Miguel Torres, la plantilla está muy compensada.

A falta de la llegada de un central, el equipo cuenta con alternativas en todas sus líneas. Dos hombres por puesto. Pero existe un solo problema: hay cinco organizadores y cuatro son de corte defensivo; solo Mosquera podría cambiar la fisonomía de un dibujo que, para Luis García, es innegociable. El 1-4-2-3-1 clásico le ha reportado muy buenos números al técnico madrileño. El equipo ha alcanzado la permanencia en sus dos primeras temporadas de manera holgada, pero le ha faltado ambición y, tras varias fases en las que el equipo se hizo muy competitivo, acabó muy mal en ambos años. El hecho de permanecer en la categoría debería ser motivo más que suficiente para que Luis García y su plantilla contase con el total beneplácito de su afición, pero no es así.

GETAFE - OSASUNA

Principalmente porque el Getafe ha acostumbrado en la última década a su gente al fútbol ofensivo. Luis García es un técnico que asegura números, y eso para un técnico debe ser garantía de continuidad y satisfacción general. Pero le hace falta dar un paso adelante, cambiar un poco el chip y aligerar su once de físico para dotarle de mayor talento y fantasía. Pero esto es un asunto absolutamente subjetivo que debe valorarse al final de temporada.

El caso es que hay varios nombres que habrá que tener en cuenta para calibrar el éxito o fracaso del Getafe 2013-14. El hecho de que Moyá continúe es una de las grandes noticias del mercado getafense. El mallorquín es un seguro y dará puntos, como ya ha hecho los dos últimos años.

En defensa llegará un cuarto central que hará que la línea de cuatro sea una de las mejores del equipo. Alexis y, presumiblemente, el argentino del Napoli Fede Fernández son una garantía. El puesto de lateral izquierdo está mejor cubierto que nunca con Roberto Lago y Escudero. Y Valera es un fijo en el derecho.

Borja, Lacen y Míchel están por delante de Juan Rodríguez. Todos han sido titulares y suplentes. Es una línea en la que solo permaneció Xavi Torres, que era el ancla del gusto de Luis García. Pero su salida al Betis, en una decisión del club, abre muchas opciones.  

Sarabia debe dar un golpe en la mesa. Con Barrada en la plantilla y con un buen número de mediapuntas, el exmadridista ha jugado minutos residuales estos dos últimos años. Si cuenta con la confianza de su entrenador puede explotar; por sus botas pasan buena parte de las esperanzas del Getafe.

Pedro León no es el de su primer año en Getafe, ése que le hizo fichar por el Real Madrid. Aquella temporada fue letal, estaba más rápido, más fino y con toda la confianza. El ostracismo en el Madrid y las lesiones le han condicionado demasiado, pero volverá porque para Luis García es capital. Solo con su balón parado puede vivir un equipo. Si recupera la forma física y mental, es un futbolista para dar el salto de calidad necesario.

Mosquera ha vuelto y atraviesa una situación similar a la de Sarabia, pero con matices. Su cesión al Castilla le recuperó anímicamente. Toril le dio los galones y él devolvió fútbol y talento, convirtiéndose en una pieza clave para el buen año del filial madridista. De momento no cuenta con el beneplácito total del técnico, al menos como indiscutible. Si va entrando y se lo cree, el Getafe se parecerá a sí mismo, al que sus aficionados recuerdan con nostalgia.

Colunga, Álvaro y Miku, los delanteros del equipo. Como ocurre en el mediocentro, los azulones han contado históricamente en la última década con enormes delanteros que han dejado muy alto el listón. La recuperación de Colunga es fundamental, pero el asturiano sería mejor con un ‘9’ clásico por delante, algo que no contempla el técnico azulón. Miku está de vuelta, peleado con el presidente, y lo normal es que salga; si se queda, acabará jugando mucho porque a Luis García es el que más le gusta. Álvaro Vázquez es la gran esperanza; su juventud es su valor; su falta de confianza, el problema. Llegó como gran apuesta y el primer año no estuvo a la altura de las expectativas, pero la calidad se tiene o no, y el experiquito nació con gol.

El Getafe ha arrancado su décimo año en Primera con más sombras que luces en el ánimo, algo que solo el fútbol puede cambiar, un juego capaz de darle la vuelta a todo lo establecido en solo un instante.

* Víctor Gallo es periodista.

– Fotos: EFE




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2024 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h