Perarnau Magazine

"La simplicidad es la máxima sofisticación". Steve Jobs


Fútbol / Informes España

El centro del campo del Barça (II): ¿seguir jugando a lo mismo?

por el 18 julio, 2013 • 11:58

FC-Barcelona-s-Cesc-Fabregas-r_54239803965_54115221152_960_640

Mientras Xavi fue el mejor centrocampista del mundo, el centro del campo del Barça fue el mejor del mundo. Pocas veces una frase tan reduccionista y carente de matices es absolutamente cierta, pero en este caso lo es. Aun estando lesionado Iniesta, el centro del campo del Barça seguía siendo el mejor -gracias también a que había un suplente como Keita, claro-. Lo fue tanto con Touré como con Busquets, pese a que, como mediocentro, el segundo acabara superando ampliamente al primero. Pero, eso sí, siempre con Xavi. Siempre con el gran Xavi.

Este Xavi se fue diluyendo en la última temporada de Guardiola. Se entremezclaron razones individuales y colectivas que, tal vez, aceleraran el proceso. Pero Xavi ya no era el mejor. Ya no era ese jugador al que era imposible quitarle el balón. Ya no poseía esa agilidad que le permitía girarse a toda velocidad en cualquier momento, ni la velocidad gestual para soltarla antes que nadie.

El mejor Xavi y el Barça de Xavi jugaban muy rápido. Por tener un sentido marcadamente horizontal, ello se obvia o se confunde, pero jugaban a toda pastilla. El balón corría muchísimo, pese a tardar más en llegar al área contraria de lo que tarda en la mayoría de equipos. Era esto lo que le permitía defenderse y atacar con el balón –ordenándose y desordenando al contrario a la vez– al mismo tiempo y de manera armónica. Pep afirmó que su equipo jugaba más rápido que ningún otro, y pese a la incomprensión general, tenía razón.

Pero nada es eterno y menos aún sobrepasada la treintena en el mundo del fútbol. A los factores físicos arriba citados, que hicieron que Xavi dejara de ser el mejor, se sumaron otros colectivos –abandono de muchas pautas del juego de posición, con consecuente menor velocidad en la circulación; peor rendimiento de los puntas, lo que redundó en que los contrarios se atrevieran a dejar más metros a su espalda y presionar más a los centrocampistas–, con consecuencias conocidas.

La llegada de Cesc y las variantes tácticas planteadas por Pep y Tito en las dos últimas temporadas trataron de ralentizar este declive, pero lo aceleraron. Primero, porque Xavi se vio superado, con gran frecuencia, en las mismas. Segundo, porque al dar marcha atrás una vez no funcionaron, al devólversele el 100 % del timón a Xavi, quedó patente que no era el mismo.

Sin lugar a dudas, en ello influye también la ingente cantidad de partidos disputada por el de Terrassa en los últimos años. Por ello, muchos sabios piden que se le dosifique más, que juegue solo un partido semanal. Yo, que considero a Xavi mucho más sabio que ellos, le escucho siempre decir que la manera en la que alcanza su mejor forma es jugando cada tres días, y es cierto.

Además, una piedra angular ha de estar siempre o casi siempre porque su ausencia es fatal para el colectivo. Lo sería incluso habiendo un clon en el banquillo, pues la falta de continuidad le impediría alcanzar su máximo nivel.

Por todo lo anterior, ha llegado el momento en el que el Barça debe construir un plan de juego en el que Xavi no sea imprescindible. Uno en el que se potencie más a otros de los grandes centrocampistas de la plantilla y en el que, pese a que Xavi pueda seguir jugando, sea reemplazable de manera no traumática por otros –como reemplazaba Keita a Iniesta o Touré a Busquets, como mínimo–.

¿BUSCAR UN CLON DE XAVI PARA JUGAR EXACTAMENTE A LO MISMO?

Cesc no es eso. No sólo es que sea más vertical, eso casi es lo de menos. Es que no tiene la agilidad, el control ni la velocidad mental ni gestual del mejor Xavi: todo lo hace más lento, por lo que la pierde mucho más y necesita moverse de manera más anárquica. Thiago, que tampoco lo era, ha salido. Messi, todavía, no es planteable como tal.

Sin embargo, si me dijeran: “Elige al jugador que quieras en el mundo para que haga exactamente lo que hacía Xavi”, no lo dudaría ni un segundo: Iniesta. Desprovisto de la responsabilidad de ser el segundo gran foco de desequilibrio con la llegada de Neymar, podrá focalizar más juego en la organización. Si se me pidiera que ampliara un poco la lista, uno de los nombres que, sin duda, incluiría sería el de Sergio Busquets.

Pero, ¿hay algún libro sagrado que diga que el Barça tiene que tener un organizador clarísimamente definido? ¿Alguno que diga que este ha de ser el interior derecho? ¿Alguno que establezca que el ritmo y el estilo que ha de marcar sea exactamente el de Xavi? Desde luego que no. La batuta puede estar más repartida de lo que lo estuvo; el centrocampista de más peso también puede ser el interior izquierdo o el mediocentro; no hay razón para que Iniesta tenga que ser Xavi en lugar de ser Iniesta, por ejemplo.

Porque es igual de bueno pero, aunque parecido, distinto. Por ello no tiene sentido obligarle a hacer exactamente lo mismo. Menos aún a otros futbolistas. Si se les demandaba algo así era porque había que sustituir al pilar del centro del campo, pero no siendo el pilar, el perfil del sustituto puede cambiar. Como Keita respecto a Iniesta.

Hay una dificultad añadida, consistente en la dificultad de reemplazar, aunque sólo sea parcialmente, a un mito. De no volver a él, a su dirección, a la mínima ocasión estando en la plantilla. Pero eso es responsabilidad de Tito, quien, hasta que enfermó, mostró buena capacidad y firme decisión para hacerlo. Y por supuesto, sabiendo que la sustitución no consiste en buscar a alguien que haga de Xavi para jugar exactamente a lo mismo, sino en jugar a algo parecido –lo que parece, lo que hemos tratado– o a algo distinto. En los próximos días desarrollaremos ambas posibilidades.

El centro del campo del Barça (I): Introducción al ‘caos’

* Rafael León Alemany.


– Foto: Manu Fernández (AP)




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2023 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h