Perarnau Magazine

"Todo lo que no está creciendo está muriendo. Crecer significa aprender y transformarte cada vez en una mejor versión de ti mismo". Imanol Ibarrondo


Bundesliga / Fútbol / Alemania

El destino contra la historia

por el 16 abril, 2015 • 17:17

La historia es un factor muy caprichoso dentro del mundo del fútbol. Los grandes clubes, que han logrado realizar grandes gestas, siempre serán exigidos al nivel mostrado durante esa época dorada. El Hamburgo SV es un club grande, de figura respetada en Alemania, pero también en Europa. Felix Magath se encargó de ello con un disparo magistral con el que la Juventus sucumbió en la final de la Copa de Europa, allá por el año 1983.Pero de eso hace ya mucho tiempo. La Copa de la Liga fue el último entorchado que consiguió el club hanseático, hace ya más de diez años. A partir de ahí fue perdiendo jugadores importantes y el equipo fue perdiendo potencial, poco a poco, hasta llegar a la situación de hoy en día: el Hamburgo lucha por eludir un descenso que sería el primero de su historia.

Mirko Slomka, Joe Zennbauer, Peter Knäbel y Bruno Labbadia. Podría ser la lista de entrenadores de varios equipos de la Bundesliga, pero son los cuatro entrenadores que han pasado por las filas del Hamburgo esta misma temporada. Slomka continuó tras salvar al equipo en la temporada anterior en el playoff de descenso ante el Greuther Furth, y al poco de comenzar la presente campaña fue destituido. Pero Joe Zinnbauer no dio con la tecla del equipo, como muchos otros técnicos temporadas atrás, por lo que la decisión, tras ser despedido, fue la de colocar como técnico al director deportivo, Peter Knäbel. El último, Bruno Labbadia, ha llegado en sustitución, en funciones, de Knäbel. Se trata de la segunda etapa de Labbadia al cargo del club. Su objetivo prioritario es eludir el descenso, sin embargo, posee una temporada más de contrato que podría desarrollarse en la 2. Bundesliga si el club confirma su hundimiento.

El inicio del declive del club hanseático puede ubicarse en el la temporada 2008/2009, cuando estaba dirigido por Martin Jol y logró realizar una más que aceptable campaña en Bundesliga, ocupando la quinta plaza y obteniendo un billete para disputar la primera temporada de la renombrada Europa League. El club no solo cumplió las expectativas en la liga alemana, sino que también tuvo una destacada actuación en la Copa de la UEFA. Llegó hasta semifinales, donde uno de sus rivales más destacados en la Bundesliga, el Werder Bremen, le apeó de jugar la ansiada final europea ante el Shakhtar Donetsk, posterior campeón de la competición. Aquella temporada, el equipo dirigido por Martin Jol contaba con jugadores de la talla de Mathijsen, Alex, Aogo, Olic, Trochowski, Kompany, De Jong o Jerome Boateng. Una larga lista de jugadores que han conseguido un marcado prestigio a nivel internacional y que se foguearon en el club hanseático.

Esa última gran generación de futbolistas formados en la cantera del Hamburgo se fue distribuyendo por todo el panorama europeo. Sin embargo, en la temporada 2009/2010 el club siguió manteniendo un nivel estable en Bundesliga y volvió a quedarse con la miel en los labios en la Europa League. El club contó con dos entrenadores en ese curso. El primero fue Bruno Labbadia, que cumplió la que fue su primera etapa como técnico del Hamburgo y finalizó la temporada con Moniz. Tras haber quedado séptimo en la Bundesliga, el club tenía una gran motivación en la competición europea. El motivo de esas ganas extra era que la final se celebraría en el HSH Nordbank Arena, estadio donde el Hamburgo juega sus partidos como local. Sin embargo, un sorprendente Fulham volvió a dejar a los alemanes con la miel en los labios, tras impedirles jugar aquella final soñada ante su público. Como pasó con el Werder Bremen, el Fulham sería derrotado por el Atlético de Madrid en la final. En aquel equipo que casi hace historia, Boateng era ya titular, junto a jugadores como Ze Roberto, Elia, Marcus Berg y Ruud van Nistelrooy.

El bajón de rendimiento se iba demostrando temporada tras temporada. En la 2010/2011, esa reducción del nivel deportivo fue más acusada por el hecho de no disputar ninguna competición europea, siempre muy jugosas para cualquier jugador que se precie. De nuevo, dos entrenadores fueron los que ocuparon el banquillo hanseático durante esa temporada: Veh y Oenning. La irregularidad en los banquillos se iba haciendo más acusada. Sin embargo, en aquella temporada el club consiguió una meritoria octava posición en la Bundesliga, sobre todo por la salida y contratación de destacados jóvenes como Rincón, Son, Choupo-Moting o Muhamed Besic. Esa juventud añadió hambre y alta competitividad a la plantilla mermada por las bajas de buques insignia. Zé Roberto, Van Nistelrooy y Elia siguieron siendo titulares indiscutibles.

La temporada 2011/2012 fue el primer curso del terror, del miedo por la confirmación de un descenso con el que se había mantenido demasiado contacto. Las bajas que se habían ido confirmando temporada tras temporada fueron haciendo mella en el club, donde se podría intuir una temporada de estas condiciones tarde o temprano. Si tiempo atrás, con un nivel más que aceptable, la inestabilidad en el banquillo había sido acusada, en la temporada donde el club consiguió salvarse tras conseguir la 15ª plaza fue insufrible. Cuatro técnicos dirigieron a la plantilla, lo que hizo que los jugadores se perdieran en las órdenes tácticas de unos y de otros. Esa situación de miedo se trasladó de la plantilla a la afición. Westermann, Bruma, Rincon, Petric, Son y Guerrero se mantuvieron como titulares en el conjunto hanseático a pesar de la larga lista de técnicos que ocuparon el banquillo: Oenning, Cardoso, Arnesen y Fink.

Pese a lo que se esperaría de la temporada siguiente a la que se libró del descenso, el club apenas pasó apuros y estuvo a punto de entrar en competición europea. Adler, Badelj, Van der Vaart, Son y Rudvens eran algunos de los jugadores titulares para Fink, que se mantuvo toda la temporada como técnico por la buena marcha del equipo. La estabilidad parecía haber llegado de nuevo al banquillo del Hamburgo. Son, uno de los jugadores de la temporada 2012/2013, hizo las maletas rumbo a Leverkusen, por lo que el equipo se quedó parcialmente tocado en el apartado deportivo. Pese a que los resultados, si tenemos en cuenta una línea evolutiva, habían ido decreciendo ostensiblemente, el club seguía manteniendo el nivel gracias a jugadores que salían de las categorías inferiores o que se fichaban muy jóvenes y desarrollaban un gran nivel. Pero poco duraban esas individualidades básicas para el crecimiento deportivo de un club histórico.

El año pasado fue la peor temporada que se recuerda del club hanseático. Si dos campañas atrás el club logró evitar, agónicamente, los puestos de playoffs de descenso, en la 2013/2014 no puedo evitar ir a la repesca por evitar jugar, por primera vez en la historia, en la 2. Bundesliga. Cómo no, fue una temporada de gran inestabilidad en lo que a entrenadores se refiere. Otros cuatro técnicos pasaron por el banquillo del Hamburgo, que pocas veces se mantiene al calor de un solo entrenador. Seguramente la aparición de uno de los jugadores del momento y que rindió a un gran nivel, pese a la actuación deportiva de su club, fue vital para no entrar en las posiciones de descenso directo. Hablamos de Hakan Calhanoglu. El internacional por Turquía hizo las maletas rumbo al Bayer Leverkusen este verano, emulando el recorrido que el coreano Son hizo en su día.

Actualmente, el Hamburgo marcha como farolillo rojo en la clasificación. Ostenta 25 puntos y se encuentra a dos de los puestos de Play – Off de descenso y cuatro puntos para escapar de todo lo que tenga que ver con el descenso. El calendario se presenta bastante exigente: Augsburgo, Friburgo y Schalke 04 en casa y Mainz y Stuttgart a domicilio. Dos de los rivales son directos en la lucha por las plazas de descenso y otros dos están luchando por acceder a posiciones que den acceso a posiciones europeas. Tres victorias en cinco encuentros pueden ser suficientes para conseguir una salvación que cada vez parece más compleja. Una afición disgustada, inestabilidad y jugadores confundidos son los factores con los que tendrá que lidiar Labbadia en su difícil situación de eludir el descenso.

* Christian Sánchez.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h