Perarnau Magazine

"Cada acto de aprendizaje consciente requiere la voluntad de sufrir una lesión en la propia autoestima". Thomas Szasz


Crónicas 2015-2016 / Internacional / Europa League 2015-2016 / Fútbol

El heavy metal del Liverpool sonará en Basilea

por el 6 mayo, 2016 • 11:00

 

1.- No pudo ser y tampoco al cuarto intento el Villarreal CF logró alcanzar su primera final europea. El submarino amarillo, pese a afrontar el choque de vuelta de las seminales de la Europa League con una ligera ventaja, merced al 1-0 de la ida, fue superado de principio a fin por el escenario (Anfield), el rival (el Liverpool), el infortunio en forma de autogol (Bruno, al poco de comenzar el choque) y la gestión emocional de cada minuto del choque. Jürgen Klopp ha transformado, en pocos meses, a los reds en algo más que un simple grupo que cree en la idea de fútbol que les ha transmitido: su heavy metal o abrazo del oso ya se ‘toca’ en el césped próximo al Merseyside. Todo ello unido a la unión con la grada convierte su proyecto en un atractivo a seguir en los próximos meses.

2.- El club villarrealense tendrá que esperar su próxima oportunidad, aquella que le brinde en el futuro el fútbol y que por ahora se le está negando. Llegar al final de cualquier trayecto nunca es fácil. Y en el deporte, sea cual sea la disciplina, mucho más. De ahí que la persistencia, seguir con el proyecto, con la idea en momentos como los vividos en tierras británicas, tienen que servir para levantarse y confirmar esa creencia en el camino a seguir. De este modo, es más factible que esa oportunidad deseada para volver a intentarlo se presente.

3.- Marcelino planteó su clásico 1-4-4-2 con algunas pequeñas modificaciones respecto al once presentado una semana antes en El Madrigal. Por el turno de rotación de porteros, el elegido para jugar el choque en Anfield fue el francés Areola, en lugar de Asenjo, mientras que Musacchio suplió al tocado Bailly. El resto, los mismos. Por su parte, Klopp si modificó bastante más su equipo. En formación 1-4-2-3-1, el técnico alemán recuperó a Emre Can, que suplió a Lucas Leiva, mientras que modificó su zona de ataque supliendo a un centrocampista con peor pie (Joe Allen) por un delantero más, Daniel Sturridge, quién acompañó a Coutinho, Firmino y Lallana en la vanguardia red. Los amarillos se plantaron con una presión en tres cuartos; los reds en los alrededores del área de Areola, alternando con un pressing intensivo en todas las zonas del campo, evitando la circulación y fluidez de los villarrealenses.

4.- En la tierra de los Beatles, cuna del rock & roll de los años 60, el Liverpool actual practica un juego muy próximo a lo que es el heavy metal. Con una alta dosis de intensidad, velocidad, presión alta… amedrantó poco a poco al Villarreal CF hasta convertirlo en una versión muy menor del siempre competitivo conjunto de Marcelino García Toral. Y cuesta más de entender cómo sucedió viendo los primeros minutos. Sin embargo, en cierta medida, al igual que en la ida, los detalles marcaron que iba a pasar. Areola blocó con problemas un centro inocente y, sin aparente peligro, por la banda izquierda, tras una mala comunicación con Musacchio. El guardameta estuvo más nervioso de lo habitual y alternó aciertos que evitaron una goleada mayor, con momentos de duda, con el marcador más apretado.

5.- De inmediato, dos jugadas casi consecutivas en el área local, que podían haber cambiado el signo del encuentro no lo hicieron. Primero, Mignolet salvó con la mano izquierda un remata de Mario Gaspar (minuto 4), tras una de sus habituales irrupciones desde fuera hacia dentro en fase ofensiva. Después, Jonathan dos Santos (minuto 5) mandó alto un lanzamiento en una posición forzada, tras un rechace, en una jugada previa en la que Bakambu pidió penalti por derribo de Lovren.

6.- La respuesta de los locales fue fatal. Se unió una gran acción ofensiva a una pésima distracción defensiva. Emre Can filtró un pase a la banda derecha para Clyne, quien centró en búsqueda del remate de un compañero. Ni Denis Suárez ni Jaume Costa cerraron el costado, excesivamente acostados en la parcela central. El meta francés del submarino desvió ligeramente al segundo palo. Allí, Firmino volvió a centrar al corazón del área y Sturridge, en semifalló remató a gol. El balón golpeó en Bruno, que introdujo el esférico dentro de la portería amarilla. Todo ello con prácticamente todos los jugadores del submarino defendiendo dentro de su área. Crueldad máxima para el capitán amarillo.

7.- A partir de ese instante, la banda de heavy metal que dirige Jürgen Klopp se puso a interpretar su tema de la noche: atacar, ahogar e insistir. Con una presión alta muy bien ejecutada, anticipándose por deseo e intensidad a cada disputa, poco a poco fue llevando al Villarreal a un guión del partido alejado de lo que gusta a los de Marcelino. Recibieron la vacuna que, a lo largo de gran parte de la temporada, los amarillos han transmitido a sus rivales, en España y Europa. Todo ello propició que los españoles se preocuparan más en discutir cualquier acción en disputa ante un rival (faltas, saques de banda…) con el colegiado, antes que centrarse en el juego, en solucionar los problemas que les planteaban los ingleses.

8.- Porque lo más sorprendente es que, a pesar de lo que pudieran sentir los futbolistas dirigidos por Marcelino, el Liverpool no creaba tantas ocasiones de gol, ni un dominio apabullante. Eso sí, impedía que la circulación de balón o los intentos de transición del Villarreal fructificaran, gracias a que no dejaban libre a ningún jugador, imponiéndose en los duelos individuales y en los colectivos, por sus constantes ayudas. En la recta final del primer periodo, Bakambu tuvo una tercera opción, pero su flojo remate, tras asistencia de Soldado, lo blocó Mignolet sin problemas.

9.- Tras el paso por los vestuarios, y con el resultado de la eliminatoria igualado, el equipo de Klopp aplicó una marcha más en su juego, mientras que el de Marcelino comenzó a menguar. Los reds contaban con la vitamina energética que supone su afición, Anfield y la fe en su guía, su entrenador. Sin embargo, el Villarreal tenía vivo el partido pero no dio un paso al frente, se vio superado por el escenario, por lo que estaba pasando, no supo interpretar qué hacer para superar esos momentos de dificultad. Se topó con el miedo al miedo. Al temor de ganar. Continuó naufragando en las disputas, careció de fe en la posibilidad de hacer daño a los ingleses y, tanto a nivel colectivo como individual, la mayoría de sus jugadores vieron como su estado emocional les sobreexcitó. Atacó poco, gozó de escasas transiciones y defendió tiernamente.

10.- Sin avasallar, pero teniendo muy claro qué ritmo aplicar en cada zona del campo, guiados por Can y Milner, así como por la movilidad de Firmino, Lallana y un Moutinho muy mejorado respecto a la versión vista en El Madrigal, en la zona de tres cuartos de ataque, empezaron los uyys que presagiaban el posible 2-0. Ya con Trigueros en el campo en lugar de Pina, tras una disputa en la que ni el talaverano ni Bruno supieron imponerse a Firmino, éste aprovechó para dar una perfecta asistencia a Sturridge que anotó el 2-0, al rematar por debajo de las piernas de Areola el pase de su compañero y tras tocar el palo izquierdo de la portería amarilla. Quedaba partido, pero el juego iba discurriendo peligrosamente hacia el área de Areola.

11.- Tras dar entrada a Adrián por un Soldado que ayer restó más que sumó, perdido en batallas personales y con poco peso en el juego ofensivo amarillo, la expulsión de Víctor Ruiz, por doble amonestación, acabó con las esperanzas de los amarillos en buscar el gol que les abriera las puertas de la final en Basilea. Marcelino reestructuró el once con Bonera, en lugar de Jonathan Dos Santos y mantener un 1-4-4-1, que permitiera al submarino cazar alguna ocasión, ya fuera en transición o en alguna acción de estrategia. Denis Suárez, también con una partipación intermitente protestó un claro, y al mismo tiempo, estúpido penalti de Alberto Moreno sobre él mismo. El colegiado no decidió que la acción mereciera el castigo de la pena máxima.

12.- La certificación del triunfo red y de su clasificación para la final de la Europa League, donde se medirá al Sevilla, la firmó Lallana en un nuevo gol donde se juntó la decisión, determinación del Liverpool con la bondad defensiva de los de Marcelino. El exjugador del Southampton resolvió tras un pequeño barullo y enmedio de una maraña de jugadores de ambos conjuntos. Solo faltaba por saber si el encuentro iba a cerrarse con este marcador o se incrementaría del lado local, pues a partir de ese instante, ya sí, el Villarreal bajó la guardia.

y 13.- Finalmente, el electrónico de Anfield ya no se movió más y con el 3-0 concluyó el choque donde el heavy metal de Klopp pudo con un Submarino Amarillo desfigurado: no fue el equipo que ha sido durante toda esta Europa League y que tan buena temporada ha completado en Liga. Su rendimiento competitivo se quedó lejos de lo deseable y habitual. En parte porque delante tenía un rival que, con tiempo, tal vez, pueda regresar a la senda de lo que fue. Por el momento en pocos meses, Klopp ya les ha clasificado para dos finales, una de ellas, europea. La otra queda en el debe de los amarillos, una lección de la que seguro han tomado buena nota: gestionar las emociones y los momentos de dificultad. Tal vez, en la próxima oportunidad que se presente, este examen ya sabrán como resolverlo.

– Liverpool FC-Villarreal (Europa League, vuelta las semifinales). 5-mayo-2016. Anfield. 3-0 (Bruno pp, Sturridge, Lallana)

* Pablo Beltrán es periodista.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h