Perarnau Magazine

"La simplicidad es la máxima sofisticación". Steve Jobs


Táctica / Entrenadores

El método Karanka

por el 14 enero, 2016 • 13:22

 

Salió hace algo más de dos años de España con un máster bajo el brazo, tres temporadas conviviendo con uno de los cuerpos técnicos más profesionales que existen en la élite. Entre sus experiencias como jugador (tres Copas de Europa) y su relación con José Mourinho, Aitor Karanka ha conseguido diseñar un librillo que ha llevado al Middlesbrough al liderato de la Championship (segunda división inglesa). Ni casualidades ni hámster de la suerte. Cuando convives con un equipo tan profesional no se hace difícil imaginar los grandes resultados que están obteniendo.

El nuevo Boro está dirigido por un cuerpo técnico que trabaja de ocho de la mañana a ocho de la tarde para no dejar nada al azar. En una liga en la que la flexibilidad y especial sensibilidad es clave para gestionar la temporada, Karanka y su hombre de confianza, Carlos Cachada, adaptan la Periodización Táctica a su propia realidad. Tras la brillante victoria ante el Brighton (0-3), el equipo gozaba (extrañamente) de una semana limpia para preparar el encuentro contra el Blackburn Rovers.

Antes del primer entrenamiento de la semana, Aitor ya tiene en el escritorio de su despacho un informe pormenorizado del siguiente rival (con imágenes y textos sobre la plantilla, el sistema, las últimas alineaciones, si son diestros, zurdos, si juegan corto, largo, sus jugadas a balón parado, etc.) que corre a cargo de su otro hombre de confianza, Leo Percovich. Además, es el propio Karanka el que estudia al adversario, analiza los vídeos y decide los cortes fundamentales para que sus jugadores sepan a lo que se van a enfrentar el fin de semana. En función de estas variables y, sobre todo, de los principios relacionados con el modelo de juego del equipo, se estructura la semana de entrenamientos.

EL BALÓN COMO PRINCIPIO FUNDAMENTAL DEL ENTRENAMIENTO

Desde la primera a la última sesión de entrenamiento no hay mayores protagonistas que el juego y el balón. En la primera sesión pospartido, el equipo ya lleva a cabo un calentamiento específico favoreciendo movimientos excéntricos con acciones de frenadas, arrancadas o saltos.

Además, se aprovecha la sesión para trabajar subprincipios y subsubprincipios fundamentales en el modelo del Boro. Uno de ellos es la circulación rápida y la creación de superioridades en espacios reducidos. Para finalizar el calentamiento se hacen juegos de 2 vs.2+1 en los que un equipo busca mantener la posesión y activar la presión en caso de pérdida.

En la parte principal de la primera sesión, los aspectos ofensivos siguen siendo protagonistas, pero siempre respetando la lógica del juego y las imaginarias cuatro fases que se van sucediendo en un partido (ataque, defensa y transiciones). Un grupo juega un partido modificado de 5 vs. 5 y un comodín en un espacio central con dos zonas gol desde las que finalizar en las porterías. El objetivo de la tarea es la profundidad, los desmarques de ruptura y las finalizaciones. El otro grupo de jugadores trabaja en un espacio reducido un 5 vs. 5 en el que ambos equipos atacan y defienden la misma portería. El equipo en posesión inicia con un central (mientras que el central del equipo defensor participa unos segundos después) cuyo objetivo es atraer y dividir mediante una conducción para generar superioridades ofensivas. Estos principios se antojan fundamentales en una liga en la que el equipo inglés es ya muy respetado y la mayoría de rivales defiende en bloque bajo y por acumulación.

Respetando los principios metodológicos, se van generando progresiones para trabajar estos fundamentos en situaciones más cercanas al juego. Por ejemplo, mediante un 9 vs. 9+1 también en tres zonas y espacios más amplios. Sistema real, pero con un defensor menos y un comodín para tener superioridades y facilitar los subprincipios ofensivos respetando la propensión. Primero crear superioridades, buscar profundidad, timing en los desmarques de ruptura y finalizaciones rápidas.

En un ciclo de sábado a sábado, el día de los grandes comportamientos es el miércoles. Desde el calentamiento, la sesión se adapta a las circunstancias buscando carreras más prolongadas y tiempos de recuperación menores. Con mayor densidad/ruido para adaptarse al espacio/tiempo del que los jugadores gozan en los partidos. Incluso las variables condicionales se adaptan al juego y el equipo empieza trabajando partidos de 5 vs. 5 (normalmente con reglas de provocación para fomentar más unos principios u otros) en los que cada cuatro minutos se cambia de campo con una serie de sprint prolongado.

En este día la táctica y la estrategia operativa empiezan a cobrar un protagonismo mayor, así como la definición de algunos comportamientos sectoriales. Los defensas trabajan de forma específica movimientos, distancias, basculaciones o saltos al poseedor, mientras los atacantes llevan a cabo evoluciones ante una oposición con sistema real del rival. Esas evoluciones respetan, por supuesto, el modelo, y se van creando hábitos ofensivos específicos (exteriores por dentro, timing de desdoblamiento de laterales, superioridades ofensivas con la incorporación de un mediocentro…). Una vez más, respetando la progresión compleja, la sesión acaba con un partido táctico 10 vs. 10 en el que uno de los equipos trabaja la fase ofensiva con siete jugadores buscando transitar por fuera con extremos que fijan sus posiciones y el otro equipo lleva a cabo principios ofensivos, activando la presión y definiendo las vigilancias defensivas.

La carga de partidos de la Championship (48 jornadas) obliga a priorizar la frescura sobre la táctica, y más teniendo partido sábado y lunes. Así que a partir del jueves la carga disminuye, pero el trabajo específico continúa. Siguen los calentamientos con balón, el trabajo de velocidad adaptada a los principios de juego (finta, pase tenso, juego de cara, conducción) y las acciones concretas del modelo de juego. Se reduce, eso sí, la oposición y los tiempos de ejercicio, pero al mismo tiempo se trabaja en especificidad teniendo en cuenta el adversario del fin de semana. En el caso del Blackburn, la estrella del equipo es, sin duda, su delantero centro, Jordan. El cuerpo técnico ha estudiado sus movimientos en el área, sus fintas y entradas al primer palo, así que uno de los objetivos es que los centrales tengan claro aquello que se van a encontrar en el partido: centros desde la zona de tres cuartos de campo, centros desde línea de fondo y entrada de dos puntos que priorizan la ruptura sobre el primer palo. Así pues, los centrales repiten durante más de diez minutos (a intervalos, por series) ese tipo de acciones. Y los atacantes siguen trabajando específicamente los movimientos para abrir defensas cerradas fijando adversarios, creando superioridades, incorporando laterales y ocupando zonas de remate de forma estudiada. La sesión termina con un partido en espacio no muy amplio para que esas acciones se sigan llevando a cabo en situaciones reales de partido.

El viernes se realiza el último entrenamiento de la semana con rondos (como durante todo el microciclo), velocidad de reacción y partidos reducidos de escasa duración. La prioridad, una vez más, es activar al equipo y llegar frescos para realizar el mayor número de acciones durante el mayor tiempo posible. Además de esta sesión, antes del partido se llevan a cabo las sesiones de vídeo (cómo ataca el rival, cómo defiende y definición de las acciones a balón parado).

No hay un jugador del Boro en estos dos años que haya dicho que no ha llegado preparado a un partido y sin saber lo que se va a encontrar. Todo se mide al milímetro, se entrena y se repasa en vídeo. Incluso con el apoyo de clips individuales para corregir errores o estudiar patrones concretos según la posición de cada futbolista.

Todo este trabajo es imposible sin miembros como Iván Pérez o un área de scouting que durante la semana de partido contra el Blackburn ya tiene preparados los informes de los dos próximos rivales. Y sin un ambiente sano, pero competitivo, en el que todos los jugadores reman hacia el mismo lado y se vanaglorian sinceros de estar en el vestuario con mejor ambiente desde el comienzo de sus carreras.

En Rockliffe Hall, un complejo cuyo 90 % de superficie es césped, sin prensa y con una tremenda cultura futbolística, es fácil entender el éxito de este Middlesbrough comandado por Aitor Karanka, el líder la Championship.

* Francisco Ruiz Beltrán es entrenador. Autor del libro “Filosofía y manual de un entrenador de fútbol” (Wanceulen Editorial).




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h