Perarnau Magazine

"Volved a emprender veinte veces vuestra obra, pulidla sin cesar y volvedla a pulir". Nicolás Boileau


Fútbol / Inglaterra

El Swansea insiste en su idea

por el 29 agosto, 2013 • 12:22

el-bony-and-michu-start-for-swans

Si hace unas temporadas en la Premier League teníamos al Spanish Liverpool de Rafa Benítez, en esta contamos con el Swansea City, equipo que cuenta en sus filas con siete jugadores españoles. Sin embargo, en el sur de Gales ya no ven con extrañeza la presencia de futbolistas de nuestro país en sus filas. Desde la llegada de Roberto Martínez al banquillo swan en 2007 han sido ya varios los españoles que han jugado para el Swansea. Los primeros en hacerlo llegaban de filiales o equipos modestos de Segunda B, como Orlandi, Bauza, Jordi Gómez (actualmente en el Wigan) o Rangel (que continúa siendo pieza clave en el Swansea), mientras que ahora aterrizan jugadores ya consolidados en Primera División e incluso con experiencia en competiciones europeas.

La directiva del Swansea lleva años apostando por una idea matriz: fútbol ofensivo y vistoso. El primer paso fue concederle el mando del equipo a Roberto Martínez, quien antes de marcharse al Wigan dejó unos cimientos muy bien construidos y subió  al equipo a la Championship. Tras una temporada con Paulo Sosa en el banquillo llegó Brendan Rodgers, que sólo necesitó dos años para ascender y enamorar a Inglaterra con un excelente juego en la Premier. Su heredero, Michael Laudrup, llegó al Swansea con unas grandes expectativas. El danés había convencido en Getafe y en Mallorca, y eso, añadido a la condición de haber sido un exquisito mediapunta en su etapa como futbolista y haber jugado en el Dream Team a las órdenes de Cruyff, le obligaba a continuar con la estela de Rodgers, que dejó el listón muy alto. Pero Laudrup lo superó.

La temporada 2012-2013 puede calificarse como la mejor de la historia del Swansea City, quizás no por la clasificación en liga –noveno– ni por los puntos obtenidos –46–, pero sí porque el conjunto galés conquistó el primer título de su historia: la Capital One Cup o Copa de la Liga. Y esto, unido a que el club celebraba su centenario, hizo que la temporada fuera mágica. Aunque sí es cierto que los dos últimos meses de competición deslucieron el buen año que habían realizado los hombres de Laudrup –9 de 33 puntos posibles después de la consecución del título copero–, pero el equipo estaba prácticamente salvado desde navidades y se dejó llevar.

Todo parecía un camino de rosas, pero junio se convirtió en un mes muy convulso para el Swansea. El descontento de Laudrup ante la no llegada de refuerzos hizo que saltaran chispas entre el danés y el presidente Huw Jenkins. El entrenador mostró su enfado públicamente y esto no sentó nada bien a la directiva. Además, las alarmas saltaron cuando apareció el Paris Saint-Germain y se especuló con la marcha de Laudrup al club francés. Pero finalmente Leonardo firmó a Laurent Blanc y los aficionados del Swansea pudieron respirar tranquilos y volver a concentrarse en la vuelta del Swansea a competiciones europeas 22 años después.

El deseo de Laudrup se cumplió y los nuevos fichajes terminaron llegando. El primero en hacerse oficial fue el de José Alberto Cañas, procedente del Real Betis como agente libre, que ya tenía un acuerdo con el Swansea desde enero. También de Sevilla vino Alejandro Pozuelo. El canterano había dejado de jugar tras comunicar al club que no renovaría y, a pesar de que podría haber llegado gratis, el Swansea decidió pagar una cantidad cercana al medio millón de euros para evitar problemas burocráticos con el Real Betis. El tercero en llegar fue Jordi Amat. El central perteneciente al Espanyol había cuajado una buena temporada cedido en el Rayo Vallecano. Amat había jugado en un equipo en el que se le da importancia a la buena salida de balón de los centrales, por lo que su perfil se asemejaba a lo que buscaba Laudrup, quien no dudó en pagar algo más de tres millones de euros por el catalán. El cuarto refuerzo, Jonjo Shelvey, se cerró en apenas un día, y el Swansea terminó pagando seis millones de euros por el mediapunta inglés sub-21 del Liverpool. La columna vertebral del equipo estaba prácticamente construida, pero faltaba la guinda del pastel, la punta de lanza: un ‘9’ que acompañara a Michu en la faceta goleadora. Después de que salieran nombres como Bate Gomis, Arouna Koné o Bojan Krkic, el club centró su punto de mira en Wilfried Bony, delantero marfileño del Vitesse y máximo goleador de la Eredivisie el pasado año, con 31 goles en 30 partidos. El culebrón Bony fue para largo, pero alguna que otra declaración del representante manifestando el deseo del jugador de irse de los Países Bajos, largas horas de negociación y 14 millones de euros después, Bony se convirtió en nuevo jugador del Swansea y en el traspaso más caro de la historia del club.

Michael Laudrup es fiel al sistema 4-2-3-1, con extremos abiertos y laterales ofensivos para explotar el juego por las bandas. A pesar de ello, el Swansea no es un equipo que opte por el juego directo; las jugadas empiezan a ser elaborada por los centrales, y el balón pasa por todas las líneas. Es posiblemente el equipo de la Premier League cuyo estilo se asemeje más al fútbol español.

Salvo sorpresa de última hora, no habrá ni salidas ni bajas en la disciplina de los cisnes, por lo que pasemos a analizar línea por línea la plantilla del Swansea para la temporada 2013/2014:

  • En la portería no parece haber discusión: Michael Vorm es indiscutible. Sin embargo, el neerlandés cuenta con un sustituto de garantías: Gerhard Tremmel. El experimentado portero alemán de 34 años suplió a la perfección a Vorm el año pasado cuando estuvo lesionado. Laudrup le puede dar minutos en la FA Cup y en la Capital One.
  • El centro de la zaga es la única posición que ha sufrido bajas. Alan Tate, después de varios años en el club y de haber jugado en todas las categorías del fútbol profesional inglés con el Swansea, abandonó el club para irse al Yeovil, mientras que el joven Bartley se ha ido cedido al Birmingham en busca de los minutos que Laudrup no le podía dar. Ashley Williams seguirá siendo el líder de la defensa, y presumiblemente el gaditano Chico Flores será su compañero. Pero ambos tendrán que luchar con la competencia de Jordi Amat, que intentará demostrar su valía cuando entre en las rotaciones. Como cuarto central Laudrup cuenta con Garry Monk, quien año tras año pierde protagonismo. Tanto es así que ha cedido voluntariamente la capitanía de manera definitiva a Williams.
  • En los carriles, Laudrup apostará por los del año pasado. El indiscutible Rangel tendrá como suplente al canterano Jazz Richards, que tras volver de una cesión en el Crystal Palace pasará a formar parte de la primera plantilla de forma definitiva. En la izquierda puede haber algo más de competencia, pero Ben Davies cuenta con la absoluta confianza de Laudrup. Algo de lo que no goza Neil Taylor, que tras la grave lesión que sufrió en el agosto del año pasado no acaba de recuperar su mejor forma.
  • El mediocentro parece ser la zona mejor cubierta este año. El incansable Leon Britton asegura rendimiento, por lo que no parece que Laudrup esté dispuesto a dejarlo fuera. A partir de ahí las opciones son varias. El Swansea renovó por un año más la cesión de De Guzmán, que gracias a sus buenas actuaciones la pasada campaña llegó a debutar con la selección neerlandesa. Un hombre del que se espera más es el surcoreano Ki Sung-Yong, que vino procedente del Celtic el año pasado a cambio de 7 millones de euros. Calidad le sobra, sin embargo sus problemas físicos y la excesiva pausa que en algunas ocasiones aporta al juego le restan opciones. José Alberto Cañas aportará su insaciable trabajo y garra al centro del campo, además calidad para jugar el balón no le falta, por lo que contará con minutos. El último hombre es Jonjo Shelvey. Su posición natural es la mediapunta, pero Laudrup lo usó como mediocentro en la Europa League frente al Malmö y enamoró. Sin embargo, las dudas de que su físico le dé para aguantar los 90 minutos en esa posición son importantes, y esto le puede alejar de la alineación, sobre todo fuera de casa. Pero lo dicho: Shelvey ha convencido a Laudrup durante la pretemporada y será, sin duda, uno de sus hombres importantes.
  • En los costados, Dyer, Pablo Hernández y Routledge parecen los hombres fuertes, y todo apunta a que tendrán que repartirse dos puestos. Pablo Hernánez y Dyer quizá sean los extremos más puros. Sin embargo, mientras que Dyer es un jugador velocísimo y muy potente, Pablo Hernández es de una calidad muy exquisita, de encarar al lateral una y otra vez, de llegar a línea de fondo y centrar. A pesar de que Routledge ha jugado casi toda su vida en una banda, es un jugador que tiende más a venirse al centro en busca del contacto con el balón. Tanto es así que solía partir el año pasado desde la mediapunta por detrás de Michu. Los otros dos hombres que pueden jugar por las bandas son Alejandro Pozuelo y Roland Lamah. Pozuelo partirá como revulsivo del ataque para intentar convencer a Laudrup, para trianear por la Premier League haciendo honor al barrio sevillano que le vio crecer. Lamah, sin embargo, parece el más suplente de todos. En principio no parece que vaya a contar mucho para el entrenador danés.
  • Y arriba el Swansea tiene el caviar. Para acompañar a Michu en la punta de ataque ha llegado un ariete puro, un jugador de área como Bony. Esto otorgará más libertad al asturiano, al que le encanta bajar a recibir al centro del campo para participar en la elaboración. Si se complementan bien pueden llegar a ser una de las parejas más temidas de la Premier League, sobre todo en el juego aéreo. Por cierto, un pequeño apunte. Después del gol de Michu al Malmö ha circulado cierta información que no es cierta. Michu no ha marcado el primer gol del Swansea en competiciones europeas, sino el primero en Europa League.

Con las nuevas incorporaciones, la plantilla queda mucho más compensada. A pesar de que los fichajes han llegado para aportar, y sin duda lo harán, la clave del Swansea es que ha sido capaz de mantener a sus principales jugadores. Por tanto, el equipo debe estar entre los diez primeros clasificados al final de temporada. No es un equipo que esté hecho para luchar por la permanencia ni mucho menos. Sin embargo, la exigencia de la Europa League y la ronda a la que llegue puede condicionar su clasificación en la liga. Habrá que esperar.

* Sebastián Baena.

Foto: Action Images




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2022 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h