Perarnau Magazine

“El carácter de cada hombre es su destino”. Heráclito


Rehabilitación / Salud

El traumatismo craneal de Michael Schumacher

por el 7 enero, 2014 • 11:28

Rueda de prensa de los médicos que atienden a Michael Schumacher.

Rueda de prensa de los médicos que atienden a Michael Schumacher.

Una caída sufrida en la estación de esquí de Meribel, en los Alpes franceses, cuyas causas oficiales todavía están pendientes de conocer con exactitud, provocó la rotura del casco y ocasionó un traumatismo craneoencefálico a Michael Schumacher, siete veces campeón de la Fórmula 1, lo que le ha llevado hasta el estado crítico en el que se encuentra en estos momentos.

Qué paradoja que esta desgracia le ocurra a un hombre que ha circulado a velocidades de vértigo y se ha jugado la vida año tras año, que ostenta el récord de vueltas rápidas, poles y número de victorias en grandes premios, desde su debut en 1991.

Cada año, millones de personas sufren un traumatismo craneal (TC), y la mayoría de estas lesiones son leves porque el cráneo proporciona una protección considerable al cerebro. Los síntomas de los traumatismos craneales menores generalmente desaparecen por sí solos. Sin embargo, más de medio millón de traumatismos craneales al año son tan graves que requieren hospitalización.

Cualquier actividad deportiva es susceptible de producir un TC. En el 2011, el ciclista belga Wouter Weilandt falleció tras sufrir una caída en el Giro de Italia debido a una fractura de cráneo que le provocó un TC severo.

¿CÓMO SE PRODUCEN?

Los traumas se deben a la aceleración o desaceleración rápida del cerebro, que lesiona los tejidos en el punto de impacto, en el polo opuesto (contragolpe) y, también, difusamente en el interior de los lóbulos cerebrales. El tejido nervioso, los vasos sanguíneos y las meninges (membranas que envuelven el cerebro) se desgarran y rompen, lo cual ocasiona la aparición de una hemorragia cerebral con el consiguiente edema e inflamación del cerebro que aumenta la presión dentro del cráneo.

También las fracturas craneales pueden dañar las arterias meníngeas o senos venosos, produciendo un hematoma epidural o subdural, ya se acumule la sangre por debajo o por encima de una de las membranas que protege el cerebro, la duramadre. Las fracturas pueden provocar la salida de líquido cefalorraquídeo (es el líquido en el que flota el cerebro y la médula dentro del cráneo y la columna) por la nariz (rinorrea) o el oído (otorrea) o bien la entrada de bacterias o aire en el interior de la cavidad craneal, así como la presencia de salida de sangre por dichos orificios.

TIPOS DE HEMATOMAS
  • Epidural: es el acúmulo de sangre entre la duramadre y el cerebro del paciente. Se produce un aumento de la presión intracraneal muy importante que puede provocar la muerte en el 20 % de los pacientes. Es una emergencia vital. Lo normal es la pérdida de conocimiento inmediatamente tras el golpe.
  • Subdural: es la acumulación de sangre entre dos membranas que envuelven el cerebro, duramadre y aracnoides. Se debe a una rotura de las venas que se encuentran en esta localización, por lo que el acúmuo de sangre se produce más lentamente y el paciente, tras la caída, puede permanecer consciente y mantener una conversación. Al cabo de unos minutos u horas, el aumento de la presión intracraneal, particularmente cuando se asocia a compresión o deformación de algunas partes vitales del cerebro, puede provocar aumento de la presión arterial, junto con un enlentecimiento del pulso y de la respiración y una pérdida el conocimiento.
MANIFESTACIÓN CLÍNICA

Los síntomas de un TC pueden ocurrir inmediatamente o desarrollarse con lentitud después de varias horas o días. Incluso si no hay fractura craneal, el cerebro puede chocar contra el interior del cráneo y presentar hematoma. La cabeza puede presentar buen aspecto, sin la presencia de heridas o sangrados. Cuando se produzca cualquier traumatismo craneal grave, se puede asociar a una lesión de la médula espinal, sobre todo a nivel cervical.

Algunos traumatismos craneales causan daño cerebral prolongado o irreversible, lo cual puede ocurrir como resultado de una hemorragia intracerebral o de fuerzas que causan directamente daño cerebral. Los traumatismos craneales más graves pueden ocasionar los siguientes síntomas:

  • Alteración en el tamaño de las pupilas o que haya diferencia de tamaño en ellas
  • Dolor de cabeza muy importante que no cede con analgésicos
  • Pérdida del nivel de consciencia
  • Hemorragias por los oídos o por la nariz, sobre todo cuando se asocian fracturas de cráneo
  • Deformidades en el cráneo producto de las fracturas
  • Somnolencia excesiva o irritabilidad
  • Pérdida del gusto o del olfato
  • Alteraciones en el habla, que balbucee o diga cosas incoherentes
  • Visión borrosa
TRATAMIENTO

En el caso del piloto alemán, y debido al aumento tan importante de presión intracraneal, se han realizado dos intervenciones quirúrgicas en pocas horas. El objetivo, realizar un orificio en el cráneo para evacuar ese hematoma que provoca que la presión dentro de su cerebro sea excesivamente alta y provoque daños estructurales irreversibles.

El tratamiento general de un TC se basa en:

  • Control de la presión intracraneal: hay sensores que se colocan dentro del cerebro y se encargan de esta medición.
  • Hipotermia: otro objeto del tratamiento en la UCI consiste en provocar una hipotermia. El cuerpo de Schumacher se encuentra a 34º, de esta manera, las funciones vitales y cerebrales se ralentizan. Se persigue rebajar la inflamación del cerebro, esperando a que la biología y fortaleza del paciente permitan ir volviendo a las funciones normales de cualquier persona. 
  • Hiperventilación: el aumento de la frecuencia respiratoria provoca un descenso en la presión de CO2 en el cerebro y se usa como medida para reducir la presión intracraneal. Se debe evitar su uso en las primeras veinticuatro horas tras el accidente.
  • Sedación: es importante para controlar la presión intracraneal. Reduce el metabolismo cerebral y la vasoconstricción cerebral.

Confiemos en la medicina y sobre todo en la biología, la genética y las ganas de ganar por la que se ha caracterizado este superdeportista.

* Antonio Ríos Luna es traumatólogo, maratoniano y autor del libro “Del sillón a la maratón”.

– Foto: EFE



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h