Perarnau Magazine

"Donde está la fuerza también está, en ocasiones, la debilidad". David Llada


Fútbol / Informes

Esperando a Bielsa

por el 25 febrero, 2014 • 15:28

MarceloBielsa060413

“Cuando usted dice eficaz, ¿a qué se refiere? ¿Que no ataquemos? Lo que nosotros hicimos fue seguir atacando, así fue. Entonces, usted que ha visto que seguimos atacando considera que no es eficaz seguir atacando cuando uno tiene una ventaja. No seguir atacando quiere decir darle la pelota al rival o sostenerla en propio campo haciéndola circular sin posibilidades de crecer en el campo rival. Yo de lo que estoy seguro es de que no hay mejor forma de defenderse que obligar al rival a que se adapte a un equipo que a pesar de que gana sigue atacando. Si usted analiza, creamos quince situaciones de gol y el rival creó cinco, ¿no le parece que eso es suficientemente contundente como para no buscar explicaciones diferentes? Y eso se traduce en que esa es la forma de jugar del equipo. Los partidos se analizan en su totalidad, y un equipo que crea quince opciones de gol y que recibe cinco está clarísimo por qué no ganó”. (Rueda de prensa de Marcelo Bielsa tras el Athletic Club 3- R. C. D. Espanyol 3. Jornada 22ª. Liga BBVA. 4-2-2012)

El 30 de junio de 2013, Marcelo Bielsa se despidió de la afición a través de una carta pública. No convocó una rueda de prensa ni quiso ventilar todos los desencuentros que tuvo con una directiva que doce meses atrás lo apoyaba lealmente. No es su estilo; su formación familiar y profesional lo condenan a guardar el más profundo de los silencios y por ello, a casi un año de su salida del Athletic Club, aún no tenemos mayores noticias de Marcelo Bielsa.

En toda su carrera como entrenador, el argentino ha sumado algunos logros, protagonizado partidos memorables y dado ruedas de prensa extraordinarias. Lo que nunca ha producido es indiferencia. En cada una de las casas que ha habitado aún se discuten sus formas y sus reacciones. Pero pocos se atreven a entrar en el debate futbolero, el único que entusiasma al Loco cuando debe enfrentar a los medios de comunicación.

Marcelo Bielsa es un militante declarado del fútbol ofensivo. Mientras los periodistas pierden su tiempo hablando sobre si defiende con cuatro o con tres, solo dos partidos del equipo que dirija Bielsa sirven para comprender que lo suyo es atacar, promover los uno contra uno y colocar en situaciones defensivas a un jugador más de los que propone el rival para atacar. Su gusto por un futbol de transiciones violentas no depende exclusivamente del dibujo táctico ni se traduce en desprecio por la pelota.

Hay quienes creen que este juego está protagonizado por robots y que la dinámica es un invento de algunos pocos, por ello imaginan cada partido como si de futbolín se tratase. La prueba más reciente de esto la encontramos en la presentación de Gabriel Calderón como DT del Betis. En esa rueda de prensa, el argentino se declaró ganador, como si la victoria de su equipo dependiese en exclusiva de la voluntad del conductor. Por ello, cuando uno analiza los equipos de Bielsa, puede encontrar que el elemento en común que los une es la búsqueda del arco rival, pero ni siquiera sus dos versiones de la selección argentina –antes y después del Mundial de Japón y Corea 2002– son copias la una de la otra, y ni hablar de su Chile o su Athletic. Bielsa no vende humo ni promete castillos de arena.

El rosarino es tozudo; comprende al juego como un escenario en el que la especulación es algo menos que un delito y por ello instruye a sus dirigidos a ir en búsqueda del arco rival como si se les fuese la vida en ello. Para muchos eso es un error, y en algún partido se le ha reclamado no haber sido más conservador cuando el marcador era favorable a los suyos, como si ceder la pelota y el terreno rival fuese una conducta práctica.

“Usted me propone que resuelva una jugada, pero nosotros defendimos el 3-2 no en el último minuto, sino desde que lo convertimos hasta el final del partido. La tentación de obturar todos los caminos de llegada del rival también significa multiplicar la cantidad de pelotas que van a disponer, porque si usted no ataca y no quiere poner en riesgo la pelota cerca de su arco, termina tirándola lejos y dándosela al rival con pelotas divididas. Yo no adhiero a eso, ahora, está claro que como se han dado las cosas pareciera que es cierto que está mal ir a presionar. Aparte, ¿usted vio lo que hizo el arquero cuando recibió la presión de tres jugadores? Se la quitó de encima y la recibió casualmente un jugador de ellos… Finalmente, ¿sabe por qué se produce el gol? Porque en la línea de pase había un jugador parado y se cayó, entonces, si hubiera estado parado… ¿Usted a qué le da más importancia? ¿A que tres fueron a buscar conseguir el cuarto gol o a que se cayó un jugador”. (Rueda de prensa tras el Athletic Club 3 – R. C. D. Espanyol 3. Jornada 22ª. Liga BBVA. 4-2-2012)

Laterales lanzados al ataque, defensores centrales obligados a salir limpiamente desde atrás, volantes con llegada ofensiva y rápida adaptación a la orden de presionar tras la pérdida de la pelota y delanteros obligados a moverse para evitar ser marcados con facilidad. Todos, entiéndase bien, tienen la orden de llegar al área rival, y como bien dice Pep Guardiola, ninguno cuenta con autorización a quedarse parado, porque para el entrenador argentino, “correr es un acto de voluntad” y jamás podría reclamar fallos originados en el talento o la ausencia de este, pero sí reclamaría con vehemencia la ausencia de esfuerzo y entrega.

En un mundo en el que se aplaude el resultado sin hacer hincapié en las formas utilizadas, Marcelo Bielsa es un bicho raro. Como Lillo. Tipos que con su educación le dan un sabor superior a un ambiente que solo celebra medallas sin reparar en los antivalores que promueven. Sus exposiciones, alejadas del ganar con el cuchillo entre los dientes o ganamos como hombres lo muestran justamente como alguien que prefiere debatir sobre el juego y dejar de lado la banalidad que caracteriza al 90 % de las manifestaciones que definen a quienes viven en y de este deporte.

En estos días se debate la posibilidad de que Marcelo Bielsa asuma la selección peruana de fútbol. Incluso, algún desprevenido lo mencionó como opción para mi Vinotinto. Sea cual sea su próximo destino, el fútbol necesita tipos como Bielsa, enfurecidos maestros que jamás abandonarán esa condición de instructor y que además seguirán luchando por un fútbol espectáculo en contraposición a tanto cuchillo entre los dientes.

“Los valientes mueren una sola vez, los cobardes mueren en innumerables oportunidades”.

Jorge Luis Borges

* Ignacio Benedetti.

– Foto: EFE



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h