Perarnau Magazine

"Cada acto de aprendizaje consciente requiere la voluntad de sufrir una lesión en la propia autoestima". Thomas Szasz


Santoral / Historias

Higinio Ortúzar: el chileno de sangre vasca

por el 13 noviembre, 2014 • 16:21

El primer futbolista chileno en jugar en la liga española hizo carrera en el país de donde eran originarios sus padres. Resultó clave que se trasladase en su infancia al País Vasco, lugar en el que empezó a dar las primeras patadas a un balón. Nacido el 10 de junio de 1915 en Santiago (Chile), tenía la doble nacionalidad y se desempeñaba como medio derecho, aunque también podía jugar en la defensa. Fuerte y poderoso en lo físico, tenía un gran despliegue, era muy disciplinado tácticamente y se sacrificaba con determinación en la faceta defensiva. Uno de sus mayores defectos fue la poca calidad de la que disponía con la pelota en los pies.

Higinio Ortuzar 4

Inició su trayectoria en las filas del Erandio y en 1935 se marchó a jugar al Barakaldo, que estaba en segunda división. El Racing de Santander, un año más tarde, puso sus ojos en él y consiguió el fichaje unas semanas antes del estallido de la Guerra Civil. Sin embargo, precisamente por el conflicto bélico el traspaso se vio truncado y el chileno no llegó a enfundarse la zamarra del conjunto santanderino.

Al término de la guerra, Ortúzar recibió una oferta del Athletic Club y firmó por los leones. Por entonces el técnico era el exjugador rojiblanco Roberto Echevarria, que tenía a sus órdenes a hombres de la talla de Oceja, Bertol, un imberbe Panizo, Unamuno o Gorostiza. En su primera campaña en primera división en 1939-1940, el medio chileno fue uno de los fijos y acabó disputando 14 encuentros. El Athletic finalizó en tercera posición de la tabla liguera, cayó en la segunda ronda de la copa ante el Hércules y consiguió el Campeonato Regional por última vez.

Las dos siguientes campañas, ya con Juan José Urquizu en el banquillo, Ortúzar continuó siendo uno de los fijos, aunque el Athletic no conquistó ningún título tras obtener el subcampeonato liguero en 1941 y llegar a la final de Copa en 1942. Se enfrentaron al F. C. Barcelona en Chamartín y sucumbieron por 4-3 en la prórroga sin la participación del chileno, que no disputó un minuto.

El primer gran éxito del club vasco tras la Guerra Civil tuvo lugar en la temporada 1942-1943, con un extraordinario doblete. Ya figuraban en la plantilla nombres míticos como Lezama, Nando, Gaínza y Zarra y en la liga mostraron un gran poderío superando a Sevilla y F. C. Barcelona por tres y cuatro puntos de diferencia respectivamente. Ortúzar perdió algo de protagonismo, aunque finalmente acabó jugando 13 partidos en la competición doméstica. Mientras que en la Copa del Generalísimo empezaron deshaciéndose del Barakaldo para continuar con el Castellón en octavos de final, el Atlético Aviación en cuartos de final y el Valencia en semifinales. La final se celebró en el Metropolitano con el Real Madrid como rival y 50.000 espectadores en las gradas. Urquizu sacó aquella tarde a Lezama, Mieza, Oceja, Ortúzar, Ortiz, Nando, Elices, Panizo, Zarra, Urra y Gaínza. Un gol en la prórroga del magnífico ariete de Erandio decantó el duelo para los bilbaínos.

En el periodo estival de 1943 Ortúzar abandonó la entidad vizcaína tras cuatro campañas y 99 partidos oficiales y se enroló en el Valencia. El club che, entrenado por el legendario Eduardo Cubells, conformó un elenco extraordinario de jugadores que lograron la liga en la temporada 1943-1944. Ignacio Eizaguirre, los defensas Juan Ramón y Álvaro, Ortúzar, Lecue e Iturraspe en el medio y una extraordinaria delantera con Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza era el once de carrerilla que conocían todos los aficionados valencianistas en aquel curso.

Athletic Club (1942-1943)

Athletic Club (1942-1943)

Durante la temporada siguiente tuvo problemas físicos y solo disputó siete encuentros ligueros, perdiendo el puesto en la alineación en favor de Igoa. En 1946 recuperó la forma y Cubells volvió a contar con él, aunque no con la continuidad de la primera campaña. Fue en el curso 1946-1947 cuando regresó a la titularidad, justo en un año en el que el Valencia obtuvo de nuevo la liga. En una campaña donde hicieron aparición por primera vez dos jugadores que serian glorias del club como Puchades y Seguí, el cuadro valenciano se impuso en la clasificación al Athletic Club. A la última jornada se llegó con los vascos por delante del Atlético Aviación y Valencia con un punto de diferencia. Ambos conjuntos rojiblancos pincharon –el Athletic empató a tres con el Deportivo y el Aviación perdió por la mínima con el Real Madrid–, lo que dio lugar a que tras el triunfo del Valencia por 6-0 ante el Sporting, la escuadra che cantase el alirón.

Con el título liguero bajo el brazo y con 31 años, Ortúzar fichó por el Valladolid de segunda división. Allí permaneció el curso 1947-1948 y a continuación se retiró de los terrenos de juego.

Nunca llegó a ser internacional ni por Chile ni por España. Lo más cerca que estuvo fue en plena Guerra Civil en 1937. La selección española disputó un partido que no cuenta como oficial ante Portugal en Vigo y Ortúzar estuvo en la preselección. El seleccionador García de Salazar y el técnico Ramón Encinas concentraron al equipo en Irún, donde jugaron varios duelos de preparación. Finalmente Ortúzar, junto con Venancio González, Bienzobas o Amestoy, se quedó fuera de la lista definitiva.

Al término de su carrera sobre el césped tuvo una dilatada trayectoria en los banquillos españoles. Su primera experiencia fue el Logroñés, en el que estuvo dos campañas y luego estuvo en el Cádiz durante la campaña 1952-1953. Regresó al Logroñés para el curso 1954-1955 y tras la conclusión de esa temporada estuvo varios años sin entrenar. El Indautxu le recuperó para los banquillos y ya en los años 60 también dirigió al Burgos, el Salamanca y en una tercera etapa al Logroñés.

En 1965 estuvo incluido dentro del equipo conocido como Viejas glorias del Athletic Club que se midió en un amistoso a un combinado sevillano en el Ramón Sánchez Pizjuán. Posteriormente regentó un bar en Areta y allí vivió hasta su fallecimiento el 8 de noviembre de 1982.

* Alberto Cosín.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí.
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2018 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h