Perarnau Magazine

"La competición no forja el carácter. Lo revela". Imanol Ibarrondo


Internacional / Champions League 2013-2014 / Fútbol / Crónicas 2013-2014

La Champions era esto

por el 18 septiembre, 2013 • 10:56

635150516257292327w

1.-  Una vez celebrado el sorteo, en el seno de la Real Sociedad se acogió como gran noticia el hecho de debutar en casa ante el que se postulaba como gran rival para disputar una de las dos plazas que dan acceso a octavos de final. La razón era clara: del Shakhtar que intimidaba la temporada pasada habían salido los tres pilares básicos –Willian, Fernandinho y Mkhitaryan– y a su técnico, Lucescu, le tocaba encajar las piezas que había adquirido –de nuevo echando mano del mercado brasileño–, algo que le llevaría tiempo. Más aún sabiendo que su idea de equipo siempre priorizó la creación sobre la destrucción del juego rival, algo que exige mecanismos ofensivos que requieren más paciencia para ser asimilados que el orden táctico que necesita un equipo que reniega del balón.   

2.- En sus dos últimos partidos fuera de casa en la liga ucraniana, Dnipro y Karpaty habían castigado cada perdida del Shakhtar con contragolpes demoledores, y la Real Sociedad tiene un curso avanzado en este arte. Lucescu, que conoce la Champions como si la hubiera inventado –es el cuarto entrenador con más partidos dirigidos en toda la historia de la competición: 105–, aparcó la construcción a medio plazo de su equipo para bajarse al barro a pelear, buscando otros argumentos que le permitieran disputarle el encuentro a un equipo más cuajado y trabajado. A Lucescu no le dolían prendas en dejar en el banquillo a los talentosos Bernard –fichaje más caro de la historia del club– y Fred, porque sus razones eran otras. El técnico rumano había dicho en la previa que el partido se decidiría en el mediocampo, y ahí le cambió el acompañante a Hübschman, que pasaba de escoltar a Stepanenko –jugador con más criterio con balón– a formar pareja con Fernando, creando un dúo más contundente y sacrificado en la medular, con el objetivo de incomodar y ralentizar la circulación de balón al equipo donostiarra.

3.- Del once de gala de la Real se cayeron Carlos Martínez –todavía lesionado–, suplido por Estrada, al que se le queda un poco grande este tipo de partidos, y Zurutuza, baja de última hora que Arrasate solventó con la entrada de Rubén Pardo, en pro de dar mayor fluidez al juego y buscar el último pase a la espalda de la zaga ucraniana. Las alineaciones y los planteamientos de ambos eran transparentes. Ambos sabían a lo que se enfrentaban. La posesión estaba igualada, pero era utilizada como arma distinta por ambos equipos. Mientras la Real buscaba generar un juego en estático que el Shakhtar intentaba frenar a base de presión y faltas que cortaran el ritmo y sacasen del partido a los realistas, la posesión ucraniana se desarrollaba con cuatro o como máximo cinco jugadores por delante del balón, con el objetivo no tanto de generar llegadas al área sino de intentar perder la bola en las zonas donde menos daño pudiese hacer la Real. Donde más dificultades tuviese para desplegar su temible contraataque.

4.- Y los ucranianos lo hacían a la perfección. Los repliegues ante cada pérdida eran rápidos y ordenados, y solo la vasta calidad de los atancantes de la Real –que no es poco– y su tremenda capacidad para asociarse permitía crear peligro ante la meta de Pyatov. Así las cosas, de un Griezmann enchufado durante toda la primera parte nacían todas las jugadas de peligro del equipo, pero no se conseguía traducir en goles lo que por dominio y ocasiones hubiera sido de justicia. El trabajo de Markel en el pivote frenaba cualquier acometida del Shakhtar, que se fue al descanso sin haber creado una sola ocasión de gol y con el susto de haber visto como el árbitro sacaba fuera del área una zancadilla de Srna sobre Xabi Prieto cometida encima de la línea.

5.- La Real comenzaba el segundo tiempo con el peso psicológico del que sabe que ha hecho méritos de sobra para ir por delante en el marcador pero que todavía tiene que ganar el partido. Con la sensación de que quizá el encuentro ya lo habían perdido en la primera parte. Paulatinamente el partido se emparejaba. Cada vez le costaba más a Rubén Pardo librarse de la presión de Fernando, una lapa durante todo el partido que acabaría ahogando al riojano, y el Shakhtar se estaba llevando el duelo al terreno físico, donde sus opciones se multiplicaban. Al cuarto de hora de la segunda parte, un control orientado de Seferovic tras un desmarque en ruptura desde la izquierda acabó con un disparo del suizo que despejó Pyatov y que supuso la antesala del momento en el que se iba a dinamitar el partido.

6.- Los ucranianos se encontraban en el escenario con el que había soñado Lucescu. La Real, desesperada ante las continuas faltas en el centro del campo –acabaron el partido con 21– y el ritmo físico del partido que cada vez le costaba más aguantar; el Shakhtar, sabedor de que se avecinaba un momento en el que la experiencia iba a ser un arma más poderosa que la ilusión. Tres minutos después de la ocasión marrada por Seferovic, una internada por la derecha de Darijo Srna –inconmensurable todo el partido, el capitán– acabó en un centro que frenó de espaldas Douglas Costa en forma de dejada perfecta a Alex Teixeira, que batió a Bravo y adelantó a los ucranianos. El mazazo fue durísimo. Acto seguido, Lucescu sentó a un Hübschman desfondado, clave todo el partido, para dar entrada a Stepanenko y así dar oxígeno al centro del campo.

7.- La Real lo siguió intentando, ahora con más coraje que fútbol, y a punto estuvo de empatar en una falta lateral botada por De la Bella que cabeceó al larguero Carlos Vela, menos activo de lo que acostumbra. No había manera de descomponer al Shakhtar, que llegó al último tramo del partido mucho más entero físicamente. Con la Real fundida, una diagonal trazada a pierna cambiada desde la izquierda por Alex Teixeira culminó en un derechazo del brasileño desde fuera del área que superó a Bravo, firmó su doblete y finiquitó el partido.

8.- La suerte aún se iba a cebar más con la Real. En el último minuto, Granero, que había sustituido a Pardo, salió del campo con una lesión de rodilla que tiene pinta de ser muy grave. Esta dolorosa derrota pone cuesta arriba la clasificación de la Real, más cuando el Shakhtar jugará el partido más complicado del grupo –en Old Trafford– en la última jornada, con la posibilidad de que el Manchester United ya esté clasificado. La igualdad del grupo exige una machada que devuelva oxígeno a una Real que en Alemania tendrá, dentro de dos semanas, una oportunidad de oro para hacer olvidar una noche tan amarga como esta.

– Real Sociedad-Shakhtar Donetsk (Liga de Campeones, 1ª jornada, Grupo A). 17-septiembre-2013. Estadio de Anoeta. 0-2 (Alex Teixeira, Alex Teixeira)

* Alberto Egea.


– Foto: EFE




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2024 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h