Perarnau Magazine

"Entonces marcábamos goles, pero no nos daban trofeos por hacerlo". Telmo Zarra


Santoral / Historias

Maxime Bossis: el bastión defensivo de los ‘Canarios’

por el 23 junio, 2015 • 17:18

El gran equipo nacional francés de la década de los 80 sobresalía por su poder atacante con hombres como Platini, Rocheteau o Giresse, pero en la parte de atrás además contaba con zagueros de la categoría de Amorós, Tresor o Bossis. Mito viviente del Nantes, Bossis jugó en dos etapas distintas con los ‘Canarios’ al militar también en el Racing de París. Nacido el 26 de junio de 1955 en Saint-André-Treiz-Voies, en el departamento del Vendée (Francia), podía jugar en cualquier puesto de la zaga, aunque principalmente se desempeñaba como central o líbero. Jugador ambidiestro, de gran clase e inteligencia, destacaba por su sentido táctico, excelente colocación y buen juego aéreo. Se le conoció con el apelativo de El Gran Max.

Maxime-Bossis

Sus inicios en el balompié tuvieron lugar en el Saint-Andre Sport de su localidad natal y en el FC Yonnais, ya en edad juvenil. Con 18 años llamó la atención del Nantes, que lo contrató en 1973. Su polivalencia fue muy valorada y con el técnico José Arribas ocupó indistintamente el puesto de líbero y el de lateral derecho en las primeras campañas con la camiseta verde y amarilla.

Llegó meses después de que el Nantes conquistase la tercera liga de su historia, y aunque en 1974 obtuvieron el subcampeonato, debieron esperar varios cursos más para levantar de nuevo el trofeo. Concretamente hasta la campaña 1976-1977, cuando con Bossis liderando la zaga superaron al Lens y se hicieron con el entorchado liguero. El Nantes contaba con Jean-Paul Bertand-Demanes, el argentino Angel Bargas, Henri Michel, Robert Gadocha o Bruno Baronchelli en sus filas, y en los años siguientes logró otros títulos de prestigio. Antes hizo acto de presencia en la Copa de Europa de 1977-1978, donde después de eliminar al Dukla de Praga cayó frente al Atlético de Madrid en octavos de final.

En 1979 de nuevo ocupó el segundo lugar en la ligay ganó la Copa de Francia. Su recorrido no fue nada sencillo: en octavos de final se deshizo con muchas dificultades del Niza, mientras que en cuartos estuvo a punto de ser remontado por el Olympique de Marsella; en semifinales derrotó al Angoulême de la D2 y en la final, ante el Auxerre, fue necesaria una prórroga para confirmar el triunfo del Nantes, que ganó por 4-1. Bossis fue uno de los destacados del curso en el fútbol francés y a finales de año fue premiado por France Football como el mejor futbolista francés.

La década de los 80 para el zaguero del Vendée y el Nantes continuó siendo una etapa fantástica. En la temporada 1979-1980 y 1982-1983, el Nantes ganó la liga con una gran superioridad sobre sus rivales. Habían llegado refuerzos como los Trossero, Enzo y Victor, José Touré, Seth Adonkor, William Ayache o el bosnio Vahid Halihodzic, y el nivel de la plantilla era muy bueno. Sin embargo, no fue suficiente para competir con los mejores del continente al ser eliminados por el Inter en la segunda fase de la Copa de Europa de la temporada 1980-1981 y por el Rapid de Viena en la primera ronda de la edición de 1983-1984.

Un par de años antes sí consiguieron levantar la Copa de los Alpes (un torneo en el que participaban clubes suizos, franceses y en otros periodos también italianos y alemanes) después de derrotar en la final al Xamax Neuchatel. Bossis, por su parte, seguía jugando a gran nivel y en 1981 fue galardonado por segunda vez por la revista France Football como el jugador más destacado nacido en Francia.

A mediados de los 80, y tras doce cursos en la élite con los Canarios, el zaguero recibió una suculenta oferta del Racing de París (Matra Racing). El club capitalino, presidido por Jean-Luc Lagardére, estaba montando un proyecto con jugadores de talla mundial y Bossis fue uno de los elegidos. Llegó en el verano de 1985 y jugó junto al alemán Littbarski, el uruguayo Enzo Francescoli o su compañero de selección Luis Fernández. Ascendieron a primera división tras ganar la D2 y en la primera campaña en la máxima categoría ocuoaton un discreto 13º puesto. Llegaron nuevos jugadores y al técnico Artur Jorge, pero el equipo no consiguió pelear por los títulos. Bossis continuó hasta 1989, momento en el que rozaron el descenso, y tras 120 partidos en cuatro temporadas dejó la entidad parisina.

Anunció su retirada, pero fue temporal, puesto que en 1990 el Nantes le reclamó en una época de transición en el club. Titular indiscutible para Miroslav Blazevic, pese a estar parado varios meses colaboró en la permanencia del equipo en primera división gala y al final de la temporada colgó las botas definitivamente. Sumando ambas etapas contabilizó un total de más de 400 partidos con el Nantes y su nombre quedó inscrito con letras de oro en la historia del club.

Con la selección francesa fue internacional en 76 ocasiones y marcó un gol. Esta cifra, además, fue récord durante seis años hasta que Manuel Amorós le superó en 1992. Su debut se produjo de la mano de Michel Hidalgo un 27 de marzo de 1976 en un amistoso frente a Checoslovaquia que terminó con empate a dos. El seleccionador vio en él al defensa francés del futuro y le dio gran confianza a partir de aquel momento.

En 1977, Francia se clasificó para el Mundial de Argentina del año siguiente y Bossis se estrenó en una cita importante. Titular en las derrotas contra Italia y Argentina de la primera fase, no jugó ante Hungría, equipo al que Francia ganó por 3-1, pero quedó eliminada. Francia estaba empezando a conformar un conjunto espectacular con Bossis, Platini, Battiston, Six o Rocheteau, pero en la clasificación para la Eurocopa de 1980 dio un paso atrás. Bossis disputó los seis choques ante Luxemburgo, Suecia y Checoslovaquia, pero el comienzo de la liguilla no fue bueno y eso le costó el billete a Francia para tierras italianas.

El siguiente paso era conseguir un pasaporte para el Mundial de 1982, que se celebraría en España. Francia compartió grupo de clasificación con Chipre, Países Bajos, Irlanda y Bélgica, y esa vez logró su objetivo, aunque no sin dificultades. Bossis estaba afianzado en la zaga junto a Marius Tresor o Amorós, y en ocasiones también ocupaba el flanco derecho de la defensa.

En suelo español sumaron una victoria, un empate y una derrota en el grupo 4. Empezaron cayendo contra Inglaterra y en la segunda jornada aplastaron a Kuwait por 4-1. El partido es recordado porque el jeque Fahd Al-Ahmad Sabah bajó al terreno de juego para protestar el tercer gol francés, ante el estupor general. Solo unos minutos más tarde Bossis anotó su primer y último gol con la selección al superar por debajo de las piernas al meta Ahmed Al Tarabulsi. El partido contra Checoslovaquia acabó en empate y eso llevó a Francia al grupo D de la segunda fase con Austria e Irlanda del Norte.

Selección francesa (1984)

Selección francesa (1984)

Los jugadores de Hidalgo se mostraron muy superiores a ambos equipos y accedieron a las semifinales, donde esperaba Alemania Occidental. El encuentro, jugado en Sevilla, pasó a la historia como uno de los más bonitos y disputados de la historia de los mundiales. Bossis jugó de lateral derecho junto a Amorós, Tresor y Janvion en la defensa y se las tuvo que ver con Briegel o Magath cuando caía a la banda izquierda. Al término de los 90 minutos el marcador reflejaba un 1-1 que dio paso a la prórroga. En el tiempo extra, Francia se puso 1-3, pero Alemania empató. En la tanda de penaltis, Stielike falló para Alemania y Six para Francia. En el sexto lanzamiento, Hrubesch marcó y Bossis falló al detener su disparo Schumacher. Dos días más tarde, el defensa del Nantes no jugó el partido por el tercer lugar en el que Polonia doblegó a los franceses por 3-2.

La decepción por la derrota ante Alemania hizo madurar al grupo dirigido por Michel Hidalgo y le hizo más fuertes para la Eurocopa de 1984 que organizaba Francia. Tresor había dejado la selección y Bossis pasó al centro de la zaga haciendo dúo con Yvon Le Roux. En la primera ronda logró pleno de victorias ante Dinamarca, Bélgica y Yugoslavia y con seis puntos pasó a semifinales donde esperaba Portugal. Los portugueses, con Chalana, Joao Pinto o Rui Jordao, forzaron la prórroga y en el tiempo extra vencieron hasta que restaban seis minutos. En ese tiempo, un tanto de Domergue y otro de Platini a poco del final acabaron con la resistencia de Portugal y Francia se metió en la final del torneo.

Por el otro lado del cuadro estaba España, que realizó un gran campeonato y había llegado a la final después de ganar en los penaltis a Dinamarca. En la primera mitad se mantuvo el 0-0, pero un fallo del arquero Arconada en un tiro libre de Platini decantó el duelo para los locales. A poco del final, Bellone sentenció y Francia levantó el título ante su público. Bossis, que ya era campeón de Europa a nivel de selecciones, unió este trofeo a todos los conquistados con el Nantes años antes.

En 1985, Francia logró la Copa Artemio Franchi, un trofeo que le enfrentó al campeón sudamericano, Uruguay, y además confirmó su presencia en el Mundial de México. Bossis era un veterano de 31 años, pero aún se mantenía como uno de los fijos para el nuevo seleccionador Henri Michel. En la liguilla inicial empataron con la URSS y se impusieron a Hungría y Canadá, lo que les dio la segunda posición del grupo. En el primer cruce el rival fue el vigente campeón, Italia, que cayó por 0-2 en Ciudad de México, y en cuartos les tocó Brasil.

El choque, que se jugó en Guadalajara, fue muy intenso. Francia tuvo claras ocasiones, pero se decidió desde los once metros. En esta ocasión estuvieron más acertados que en el Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla y apearon a Brasil. Sócrates y Julio César fallaron, por los brasileños mientras que Platini envió su penalti a las nubes. En semifinales, la bestia negra alemana se cruzó de nuevo en su camino y con goles de Brehme y Voller les venció en el estadio Jalisco. Bossis sí jugó el duelo por el tercer puesto, que además sería el último que disputó con la selección. Francia doblegó por 2-4 a Bélgica y se marchó con una alegría del mundial.

En 1996, Bossis tuvo una breve experiencia como entrenador en el Saint-Étienne y luego ha sido un reputado comentarista, trabajando entre otros medios para la TPS Foot, Orange Foot y BeIN Sports.

* Alberto Cosín.





orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2024 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h