Perarnau Magazine

"Solo los buenos quieren mejorar. Por eso son buenos". Nick Faldo


Santoral / Historias

Máximo Alcócer: Cabecita de Oro

por el 5 junio, 2014 • 15:21

La mayor gesta a nivel de selecciones de Bolivia tuvo lugar en la Copa América de 1963. Dirigidos por el técnico brasileño Danilo Alvim conquistó el título y tuvo en Máximo Alcócer al mejor artillero del equipo con 5 tantos. Nacido el 15 de abril en Cochabamba (Bolivia), se desempeñaba como delantero y fue un excelso rematador de cabeza. Además estaba dotado de un gran olfato de gol, oportunismo e inteligencia en sus movimientos. En el mundo del fútbol se le conoció como Tutula o Cabecita de Oro.

alcc3b3cer-mc3a1ximo-02-bolivia

En sus inicios jugó durante el servicio militar en Club Unión Maestranza, aunque donde desarrolló la mayor parte de su carrera y mostró su mejor versión fue en Club Deportivo Jorge Wilstermann. Con los aviadores obtuvo cuatro títulos de liga de forma consecutiva en 1957, 1958, 1959 y 1960. La entidad de Cochabamba juntó a un gran equipo repleto de jugadores bolivianos como José Trujillo, Walter Zamorano, Oscar Claure, Wilfredo y Osvaldo Villarroel, Ausberto García o José Rocabado y dominó el fútbol del país durante casi un lustro. En 1957 conquistaron el Certamen Nacional Mixto, un torneo que organizaron la AFC, la AFO y los centros mineros tras aventajar a Club Aurora en cinco puntos. El año siguiente, en una liga de doce equipos, cantaron el alirón en la penúltima jornada. Empataron a dos frente a Club Internacional y sumaron el punto necesario para que Deportivo Municipal ya no les pudiera dar caza. En 1959 revalidaron el título tras una dura pugna con Always Ready, que finalmente quedó a cinco puntos de distancia de la escuadra roja. Además, en esta edición el premio fue doble al conseguir la clasificación para la primera Copa Libertadores de la historia. Y por último, en 1960, en una competición organizada por la Federación Boliviana de Fútbol, obtuvieron el segundo puesto del Grupo A tras el Bolívar en la fase de grupos y con ello pasaron al cuadrangular final. En la ronda decisiva, donde además de Wilstermann se encontraban Aurora, Deportivo Municipal y Bolívar, se disputaron menos encuentros de los previstos debido a las pocas fechas libres existentes. Los aviadores lideraron la clasificación junto a Club Aurora y ambos lucharon por el título en un choque de desempate. Celebrado el 14 de marzo de 1961 en el estadio Félix Capriles, el equipo de Alcócer venció por 3-1 y logró un memorable tetracampeonato que no ha sido igualado desde entonces.

En la Copa Libertadores de 1960, Tutula entró a formar parte de la historia en la eliminatoria ante Peñarol de Uruguay. Quedaron emparejados con los aurinegros en cuartos de final: apearon a los bolivianos por un global de 8-2 (7-1 en Montevideo y empate a uno en La Paz). El gol de cabeza que Alcócer marcó en el minuto 49 de la ida figura como el primero del club rojo en la competición, pese a que durante muchos años fue otorgado a Renán López.

El delantero abandonó la entidad cochabambina en 1961 y se marchó de gira con Club Always Ready durante tres meses por Europa, donde jugó ante conjuntos como el Panathinaikos, Sevilla o Anderlecht. A su regreso firmó por Deportivo Municipal y allí conquistó la liga de aquel año. Permaneció una sola campaña en el cuadro capitalino y en 1963 se fue a Club Aurora. El Campeonato liguero, que no se había disputado en 1962, se reanudó y el Equipo del Pueblo se alzó con el título por delante de Jorge Wilstermann. Alcócer, de este modo, lograba el qinto título de su palmarés y regresaría para jugar la Copa Libertadores de 1964. El sorteo les hizo enfrentarse a Nacional y Cerro Porteño en el Grupo A, donde finalizaron en último lugar con un solo punto. En ese empate fue vital Tutula, que marcó un tanto en Asunción para que Club Aurora sacase un valioso 2-2. Dejó el fútbol poco después debido a las secuelas producidas por una lesión en la Copa América de 1963.

Selección boliviana (1963)

Selección boliviana (1963)

Con la selección boliviana fue internacional en 22 oportunidades, en las que logró 13 goles. Debutó en el año 1957 en un duelo ante Paraguay en la Copa Paz del Chaco, torneo de carácter amistoso en el que se enfrentaban ambos combinados. Bolivia cayó por 5-2, pero en los dos posteriores choques celebrados en agosto del mismo año en La Paz, empataron a tres con un tanto de Alcócer en el primero y vencieron por 2-1 en el segundo, obteniendo de este modo el título de aquella edición.

Un mes más tarde dio inicio la fase de clasificación para el Mundial de Suecia de 1958. Bolivia compartió grupo con Argentina y Chile en una liguilla de dos vueltas. Tutula contó para el técnico Félix Deheza y disputó todos los encuentros de la clasificación. En la visitas a Santiago y Avellaneda cayeron por 2-1 y 4-0 respectivamente, mientras que en casa se mostraron muy poderosos con las victorias por 3-0 ante Chile con doblete del delantero y 2-0 frente a la albiceleste con otra diana de Alcócer. Sin embargo estos triunfos no fueron suficientes para alcanzar un billete para Suecia y ocuparon el segundo puesto del grupo tras Argentina.

La primera Copa América en la que participó Cabecita de Oro fue en la edición de 1959, donde el conjunto verde tuvo un pobre papel. Participó en cuatro encuentros ante Argentina, Paraguay, Chile y Perú y solo logró un empate sin goles contra estos últimos. Consiguió sus dos únicos tantos del torneo frente Chile en un partido en el que sucumbieron por 5-2 y finalizaron en último lugar de la tabla con un solo punto.

En 1961 rozaron el pase a la Copa del Mundo de Chile del año posterior, pero Uruguay les dejó sin esa posibilidad. Fue una eliminatoria a ida y vuelta con un primer choque en La Paz que concluyó empate a uno con el gol boliviano obra de Alcócer. Quince días después, en el Centenario de Montevideo, lucharon por una plaza en el mundial, pero acabaron siendo superados por los charrúas por 2-1.

El nivel del equipo estaba en ascenso y se confirmó en 1962 con otra victoria en la Copa Paz del Chaco. El cochabambino fue clave en este éxito al marcar tres goles, dos en la victoria en La Paz por 3-2, y uno en el triunfo en Cochabamba por 3-1. El impulso final llegó con la contratación del entrenador brasileño Danilo Alvim en 1963. Leyenda de Vasco de Gama y presente con la selección brasileña en el famoso Maracanazo, construyó un equipo muy sólido para la Copa América de 1963 celebrada en casa. En dicha edición no participaron Chile, Uruguay y Venezuela, pero sí estaban presentes las otras dos grandes del continente: Brasil y Argentina.

Empezaron el torneo frente a Ecuador en La Paz, donde cosecharon un 4-4 con Alcócer siendo protagonista de uno de los goles. Una semana después se vieron las caras con Colombia y el ariete confirmó su estado de gracia al marcar dos tantos que allanaron el triunfo de su selección. El siguiente rival fue Perú, que también fue incapaz de superar a los bolivianos y cayó por 3-2, anotando Cabecita de Oro su cuarto gol del torneo. En la cuarta jornada, en el estadio Félix Capriles, los altiplánicos se cobraron otra víctima (Paraguay), y para los dos últimos choques del torneo quedaban Argentina y Brasil. Frente a la albiceleste consiguieron un triunfo in extremis por 3-2 gracias a una diana de Camacho al recoger un rechazo del penal errado por Ramírez, y contra los brasileños, en Cochabamba, se vivió un partido épico y para el recuerdo. Con 25.000 asistentes, la alineación que eligió aquel día Danilo Alvim para la historia del fútbol boliviano estuvo formada por A. López, Cainzo, Espinoza, Ramírez, Camacho, Vargas, Blacutt, Alcócer, Ugarte, García y Castillo. Los locales se pusieron 2-0 a los veinticinco minutos, pero Brasil reaccionó y llegó al descanso 2-2. Tras la pausa, otros dos goles bolivianos situaron el 4-2 en el marcador, pero de nuevo los visitantes, por medio de Flavio, igualaron el partido. En el minuto 86 apareció Alcócer para llevar el delirio a las gradas tras batir a Silas y dar a Bolivia la única Copa América que posee hasta el momento. Luego, una entrada del defensa Jorge de Souza le fracturó la tibia y el peroné y no pudo disfrutar de los festejos como merecía. Su carrera internacional terminó tras el encuentro contra Brasil, en parte por esa grave lesión, de la que nunca se recuperó totalmente. Fue el máximo goleador de su equipo con 5 goles y finalizó en segunda posición del torneo por detrás del ecuatoriano Raffo.

Al finalizar su trayectoria trabajó durante trintaiún años en el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB), y en la actualidad reside en Carolina del Norte (Estados Unidos).

* Alberto Cosín.




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2023 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h