Perarnau Magazine

"Lo que equilibra a un equipo es la pelota. Pierde muchas y serás un equipo desequilibrado". Johan Cruyff


Santoral / Historias

Rodolfo Rodríguez: la pantera de Montevideo

por el 26 diciembre, 2013 • 12:37

Es uno de los integrantes junto con Andrés Mazali, Enrique Ballestrero, Roque Máspoli, Ladislao Mazurkiewicz o Fernando Alvez de la importante estirpe de cancerberos uruguayos que ha habido a lo largo de la historia. La Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) le eligió en 1999 en el duodécimo puesto (compartido con el chileno Roberto Rojas) de porteros más destacados en Sudamérica en el siglo XX. Nacido el 20 de enero de 1956 en Montevideo (Uruguay), fue un arquero seguro y capaz de hacer paradas inverosímiles. De gran envergadura y altura (1,90 m), iba muy bien por arriba, tenía unos magníficos reflejos y una fuerte personalidad. Se le conoció con el apelativo de La pantera.

FUTEBOL - RODOLFO RODRIGUEZ

Inició su trayectoria en el Club Atlético Cerro, donde entró en las categorías inferiores cuando tenía 15 años. Era 1971. Ascendió poco a poco hasta llegar al primer equipo en 1974, cuando debutó en primera frente a Rentistas. Pasó dos temporadas en el equipo blanquiazul y en 1976 fue contratado por Club Nacional. En su segunda temporada en el equipo tricolor estrenó su palmarés con la conquista del campeonato liguero superando a Peñarol por un sólo punto. En las siguientes temporadas, 1978 y 1979, no pudieron con los aurinegros, que se impusieron en la competición doméstica por tres puntos de diferencia. En 1980 recuperaron el cetro del fútbol uruguayo en un curso que pasaría a la historia de la institución. Consiguieron la liga tras superar a Montevideo Wanderers por seis puntos y brillaron en la edición de la Copa Libertadores de ese año. En el torneo continental quedaron encuadrados en la liguilla inicial con Defensor y las escuadras bolivianas de The Strongest y Oriente Petrolero. Lideraron el grupo con 10 puntos después de obtener cinco victorias y solamente caer frente al Tigre de Achumani en tierras bolivianas. En semifinales se enfrentaron en el Grupo 2 a Olimpia de Asunción y O’Higgins de Rancagua y con los 7 puntos sumados lograron el pase para la final. Se enfrentaron a Internacional de Porto Alegre con un resultado de 0-0 en la ida. En la vuelta, disputada en el Estadio Centenario con 65.000 personas en la grada, se impusieron por 1-0 gracias a un tanto de Victorino y con ello se proclamaron campeones de Sudamérica a nivel de clubes. En aquel plantel, junto a Rodríguez, figuraban Blanco, De León, Moreira, Espárrago, W. González, Bica, De La Peña, Victorino, Luzardo, Morales y en la parcela técnica estaba Juan Martín Mujica. Unos meses más tarde, ya en febrero de 1981, viajaron a Tokio para luchar por la Copa Intercontinental. Con el Nottingham Forest de Peter Shilton o Trevor Francis como rival, alzaron el trofeo tras imponerse por la mínima (diana del héroe de la Libertadores, Waldemar Victorino) en una gran tarde de Rodríguez, que se mantuvo imbatido.

Los títulos no regresaron hasta 1983, después de dos subcampeonatos ligueros en 1981 y 1982 en los que el eterno rival Peñarol se hizo con la liga. Con una plantilla en el que se encontraban Carlos Berrueta, Miguel Ángel Brindisi, un joven Carlos Aguilera o veteranos como Óscar Aguirregaray, José Hermes Moreira, Washington González o Wilmar Cabrera dominaron la competición de principio a fin dejando muy alejados a Danubio y Defensor. Este fue el último entorchado que levantó Rodolfo Rodríguez con los Bolsos, puesto que en 1984 decidió dar un giro a su carrera y se marchó a Brasil para jugar en el Santos. Su llegada al club alvinegro no pudo ser más exitosa y en su primera temporada obtuvieron el Paulistao por delante del Corinthians. Rápidamente se convirtió en uno de los ídolos de la afición, que aún recuerda una actuación ante América de Sao José Rio Preto. El partido, jugado el 14 de julio de 1984, dejó para la historia cinco paradas consecutivas de La Pantera en el mismo ataque que impidió el gol del equipo rival. En el 2010 Rodríguez recibió una placa conmemorativa por aquella histórica intervención. Permaneció en la entidad del puerto hasta 1988, con un bagaje de 255 partidos en cuatro temporadas y considerado el mejor guardameta de la historia del club.

Su siguiente destino estaba en el continente europeo, concretamente en Portugal y en el Sporting. Llegó de la mano del nuevo presidente Jorge Gonçalves y con su compatriota Pedro Rocha como técnico, pero sufrió muchos altibajos y apenas tuvo continuidad. Debutó en la liga frente al Leixoes y mantuvo la titularidad hasta el encuentro de la Copa de la UEFA ante el Ajax en el que recibió dos goles, con Vitor Damas de entrenador. Posteriormente volvió al once ya con Manuel José de Jesús el en el banco, pero en las semifinales de la Taça el Sporting perdió frente a Os Belensenses por 3-1 y el uruguayo pagó los platos rotos. Siguió en el club una temporada más y en 1990 cruzó el charco de nuevo y volvió a Brasil. Fichó por la Portuguesa, donde jugó veinticinco partidos en un año recibiendo treintaisiete goles, y a continuación firmó por el Bahía. Allí consiguió los dos últimos trofeos de su palmarés, con la consecución en 1993 y 1994 del Campeonato Baiano por delante del Vitoria. Uno de los momentos que más recuerda Rodríguez de aquella etapa fue un partido contra el Cruzeiro en el que perdieron por 6-0. El delantero con el que se vio las caras y que le marcó cinco goles fue un imberbe Ronaldo Nazario da Lima. Al finalizar la temporada de 1994, con 38 años de edad, colgó las botas de forma definitiva.

Con la selección uruguaya fue internacional en 79 ocasiones entre 1976 y 1986. Antes, en su periodo juvenil, se proclamó campeón del Sudamericano sub-20 de 1975 con sede en Perú tras vencer por penaltis a Chile. Con la absoluta debutó el 6 de octubre de 1976 en un partido correspondiente a la Copa Pinto Durán ante Chile que finalizó en tablas. Disputó varios encuentros clasificatorios para el Mundial de Argentina de 1978, pero Uruguay no logró el billete tras terminar segunda del Grupo 2 por detrás de Bolivia. Asistió a su primer torneo de importancia: la Copa América de 1979. Titular en todos los encuentros, no pudo evitar el segundo puesto en el Grupo C que compartían con Paraguay y Ecuador y Uruguay cayó eliminado. Un año más tarde participaron en la Copa de Oro, una competición que reunió a todos los campeones mundiales y Países Bajos. Celebrada en casa, constaba de una liguilla inicial con dos grupos de tres equipos y una final para los líderes de cada una de ellos. Uruguay se enfrentó a los Países Bajos e Italia y derrotó a ambos por 2-0. En la final del 10 de enero de 1981 en el Estadio Centenario derrotaron a Brasil por 2-1 y conquistaron el título. En agosto del mismo año iniciaron otra clasificación mundialista, esta vez para España’82, pero el resultado iba a ser similar al de Argentina’78. En una contienda con Perú y Colombia acabaron segundos, con la Blanquirroja obteniendo el pase.

Selección uruguaya (1983)

Selección uruguaya (1983)

En 1983 llegó su momento álgido con el combinado charrúa al ganar la XXXII edición de la Copa América. Fijo en el plantel de Omar Borrás, fue decisivo en varios momentos del torneo. Lideraron el Grupo A con Chile y Venezuela después de sumar 6 puntos y solo perder en Santiago por 2-0. En semifinales se tomaron revancha con los peruanos y tras ganar a domicilio por 0-1, el empate a uno cosechado en casa les otorgó la posibilidad de jugar la final. Como en la Copa de Oro, se vieron las caras con Brasil y el desenlace fue parejo. En el duelo de ida los goles de Francescoli y Diogo dieron una ventaja de 2-0 para viajar a tierras brasileñas. En Salvador de Bahía no se pasó del empate a uno gracias a la actuación de Rodríguez y el tanto de Aguilera, y con ello Uruguay se proclamó mejor equipo del continente por decimosegunda vez. El único lunar en su carrera con La Celeste hasta entonces había sido no conseguir la calificación para un mundial, pero esto cambió para México’86. El 7 de abril de 1985 lograron una victoria clave frente a Chile en Montevideo por 2-1 que les dio el liderato del grupo y con ello el pasaporte mundialista. Convocado para el mundial, era el dueño de la portería, sin embargo, en un partido preparatorio días antes del torneo frente a Gales sufrió una importante lesión que le impidió disputar ningún minuto. Viajó a México y desde allí observó la titularidad de Fernando Alvez y cómo el equipo nacional no pasaba de octavos de final después de empatar a uno con Alemania, a cero con Escocia, ser apabullada por Dinamarca por 6-0 y caer ante Argentina por 1-0. No contó para los siguientes seleccionadores, Roberto Fleitas y Óscar Tabárez, y su último partido fue el de Gales en abril de 1986.

En la actualidad trabaja como entrenador de porteros en la selección de Durazno sin descuidar su tarea como productor agropecuario, actividad a la que lleva ligado desde que dejó el fútbol hace casi dos décadas.

* Alberto Cosín.




orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2021 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h