Perarnau Magazine

"Hay que recordar que quienes escriben para los imbéciles siempre tienen un numeroso público de lectores". Arthur Schopenhauer


Internacional / Fútbol

Una luz al final del camino

por el 3 marzo, 2013 • 22:44

Seguramente, pelear por evitar el descenso debe 
de ser una de las luchas menos agradables 
en el mundo del fútbol. Pero sin lugar a dudas, esta sensación se potencia si esa pelea se da en Argentina. Ni que hablar si la misma 
involucra a un club grande. Este es el caso este año de Independiente, junto con Boca el único club que disputó todos los
 campeonatos profesionales desde 1931.

La figura de Vida o muerte suele rodear a nuestro medio, el problema es que
 muchas veces suele dejar de ser una figura retórica. En este mundillo en el
 cual barrabravas van y matan, en el cual relatores deportivos enuncian que
 algunos equipos pelean a “matar o morir” o bien “se juegan la vida”, el descenso es concebido como una muerte deportiva. 
No una derrota, no el fracaso de una gestión deportiva. Una pequeña muerte.

Basta retrotraerse apenas dos años. Todo el 
periplo que condujo a River Plate 
por primera vez a la Primera B Nacional estuvo rodeado de miedos, morbo y la sensación de que se trataba de un asunto 
de estado. Con el hecho consumado, se habló “hacer el duelo”  y hasta se 
barajaron toda clase de insólitos proyectos de 
modificación de los campeonatos para que uno de los dos equipos más populares
 del país no sufriera la ignominia de
 disputar el ascenso.

Luego de un largo año que incluyó todo tipo de 
cargadas, River volvió a Primera. ¿Es menos grande por haber jugado la B 
Nacional? ¿Ese año en la B borra los títulos y la historia? Opiniones
 particulares al margen, muchos consideran ese lapso como una mancha. Ahora ese fantasma amenaza a Independiente.

Más allá de la referencia a cómo se vive ese 
trayecto de pelea por el descenso, una de las particularidades en Argentina es 
que se utiliza la Tabla de los promedios, un cálculo que toma las últimas tres temporadas para 
determinar qué equipos mantienen la categoría y cuáles no. Esto genera, por
 empezar, una disparidad deportiva flagrante. Un equipo recién ascendido, si no 
hace más de 46 puntos, difícilmente puede quedarse. En cambio, otro con más 
plafón puede llegar a sumar poco más de 30 en todo un año y no perder la 
categoría (el colmo lo marcó Tigre hace un año, que en la última fecha podía matemáticamente
 irse al descenso y salir campeón al 
mismo tiempo).

Esta situación generó que ya a finales de la temporada 2011/2012 se supiera que Independiente iba a arrancar este curso en una situación muy complicada, al igual que San Lorenzo, otro grande (el primero que se fue al 
descenso), que se salvó en la ya extinta promoción el año último ante Instituto 
de Córdoba. Esta situación era prácticamente nueva para el club de Avellaneda.

Es que si bien a comienzos de la 2002/2003 o en
 el cierre de la 2010/2011 los promedios fueron un dolor de cabeza para el Rojo, 
la gente no está acostumbrada a tener la calculadora a mano. A pesar de las vacas flacas de los últimos 15 años 
(un título local más una Copa Sudamericana), la liturgia del club sigue estando 
ligada a la historia del Rey de Copas.

Ese mote le llegó en la década del 70. Las 
paredes de Bochini (el Iniesta de su tiempo) y Bertoni llevaron a Independiente
 a lo más encumbrado del fútbol mundial. En América se cansó de festejar, y con
 la obtenida en 1984 totaliza 7 Copas 
Libertadores, lo que lo hace el más ganador del continente.

Ahora bien, esa liturgia quedó un tanto desactualizada. No solo porque equipos
 como Boca o el Milan lo han superado en la cantidad de títulos internacionales,
 sino porque Independiente ha dejado de 
pelear campeonatos. Esos logros mencionados antes fueron oasis en medio de
 una sequía alarmante.

Claro,
 no fue casualidad que Independiente haya pasado de ser animador a
 candidato al descenso. Y tampoco fue algo que ocurrió de un día para el otro.
 Así como dejó de ser un ejemplo adentro del campo, lo mismo le ocurrió fuera de 
él. Años de pésimas administraciones
 (tanto en lo deportivo como en lo económico e institucional) llevaron a que 
el club acumule una deuda de 330 
millones de pesos (una cifra cercana a los 50 millones de euros).

Esa deuda se vio potenciada por el faraónico
 proyecto del expresidente Julio 
Comparada, quien se lanzó a construir un nuevo estadio con un club que no 
tenía los cimientos para hacerlo. Las consecuencias están a la vista: pese a 
vender a Sergio Agüero, Lucas Biglia, 
Óscar Ustari y Germán Denis (solo esos cuatro jugadores reportaron 45 millones 
de euros a las arcas rojas) el estadio
 aún no está terminado y la deuda es fastuosa.

A este combo, que también contó con jugadores
 mediocres que pasaron por el club como José Moreno, Sergio Manoel, Leandro 
Depetris, Germán Pacheco o Sebastián García, también hay que sumarle un ingrediente más: la creciente participación de la barrabrava en el club, con su líder 
Bebote Álvarez como cara visible.

Es en esta coyuntura que aparece la figura de Javier Cantero, para quedarse con la s
elecciones en diciembre del 2011. Su promesa electoral fue restablecer la 
grandeza del club y, entre otras cosas, limpiar al club de los barras. Una escoba fue precisamente el símbolo de su
 campaña.

A diferencia de muchos otros, Cantero comenzó a cumplir sus promesas
 y así desató una lucha contra la facción de violentos que poblaban semana a 
semana la popular roja. Fue en medio de su disputa que el presidente acusó a
 Álvarez de haberse llevado del club alrededor de 40 mil dólares mensuales de sus
 actividades en torno a Independiente. El hecho de enfrascarse en esa disputa exponía a casi todo el resto de los
 dirigentes del fútbol argentino, que por convicción, miedo o desidia ha
 pactado con la barra. La salida de 
Florencia Arietto (encargada de la seguridad del club) y el indulto a uno de 
los barras siembra alguna duda a futuro.

Pero así
 como ha acertado fuera del campo en su primer año como presidente, las
 decisiones futbolísticas no fueron las mejores. Claro, mucho margen de maniobra
 con un club al borde la quiebra no tenía. De todas formas, y siguiendo con la 
línea de lo que es  el fútbol argentino,
 tres entrenadores ya pasaron bajo su mandato: Ramón Díaz, Cristian Díaz y el hoy técnico Américo Rubén Gallego, El Tolo.

Era precisamente Gallego el DT cuando los Rojos
 dieron la vuelta por última vez a nivel local, en el Apertura 2002, torneo que 
los tenía en el arranque en zona de promoción. El segundo ciclo de Gallego 
también llegó cuando el promedio 
acuciaba a los de Avellaneda; nuevamente la mano del exentrenador de River 
permitió que Independiente peleara dos torneos. Pese a no quedarse con ninguno 
de los dos certámenes de la 2009/2010, el descenso se olvidó rápidamente.

Sin embargo, siguiendo el consejo del
 secretario técnico de ese momento, César 
Luis Menotti, decidió no renovar el vínculo a Gallego. Independiente no volvería a pelear títulos. Hasta 
acá, los números del técnico no son los mejores desde su asunción, pero luego
 del triunfo en el clásico ante Racing
 logró sacar al equipo de la zona de descenso por primera vez en la temporada, tras 
22 juegos. Una semana antes, Independiente había superado con diez hombres al vigente campeón, Vélez, en Liniers.

Por supuesto, el triunfo ante la Academia le da 
una inyección anímica importante. Es verdad que la diferencia entre ambos es
 muy marcada en los duelos entre sí (con la victoria por 2-0 la diferencia se
 amplió a 22 partidos en la etapa 
profesional), pero así y todo los tres puntos tienen otro sabor.

Peculiar la historia del derbi de Avellaneda. Tomando
 en cuenta los duelos profesionales, los primeros 20 años fueron parejos por 
demás. En 1950 la ventaja la tomaría Racing y recién perdería el liderato en los duelos con Independiente en 1972; sí, 
el año en que debutó Ricardo Enrique 
Bochini. De allí en más el Rojo escribiría sus décadas doradas y su clásico 
rival se sumiría en una historia negra que le depararía un descenso y 35 años sin consagraciones a nivel doméstico, luego de
 haber llegado a la cima del mundo en 1967.

Lejos está este equipo de Independiente de la 
historia del paladar negro y el fútbol atildado. De hecho, el particular 
sistema de promedios puede generar que esta semana esté fuera del descenso, 
pero que aún ganando (si también 
triunfa Quilmes) vuelva a la zona de
peligro la próxima semana. Futbolísticamente, tampoco da demasiadas seguridades el equipo, aunque la presencia de 
jugadores experimentados como Morel Rodríguez, Fabián Vargas, Daniel
 Montenegro, Eduardo Tuzzio o Ernesto Farias puede ser un plus en esta
 instancia.

Gallego dijo tras la victoria ante Racing que él apunta a pelear el campeonato. Debe
 tener cuidado el Tolo y no fijar la vara demasiado alto ni distraerse del objetivo principal: evitar que Independiente pierda 
la categoría en junio. Por ahora, comienza a verse la luz al final del camino.

* Diego Huerta es periodista y editor del sitio web Cultura Redonda.


– Fotos: Olé



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2021 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h