Perarnau Magazine

"Cada acto de aprendizaje consciente requiere la voluntad de sufrir una lesión en la propia autoestima". Thomas Szasz


Santoral / Historias

Wim Suurbier: el lateral derecho de la Naranja Mecánica

por el 7 noviembre, 2014 • 10:35

Integrante de la famosa Naranja Mecánica de mediados de los 70 y del gran Ajax que conquistó tres Copas de Europa consecutivas, ha sido uno de los mejores laterales de la historia de su país. Nacido el 16 de enero de 1945 en Eindhoven (Países Bajos), fue un futbolista rápido y fuerte, un todoterreno con una enorme vocación ofensiva. Además tenía un gran sentido táctico, era muy inteligente y se sacrificaba con rigor a la hora de defender. Un lateral muy completo y eficaz.

Wim_Suurbier_1978

Criado en la cantera del Ajax, debutó en el primer equipo en 1964 cuando contaba con 19 años. La llegada una campaña más tarde de Rinus Michels al conjunto de Ámsterdam dio a Suurbier la posibilidad de consolidarse en el plantel. Con el genio de los banquillos los éxitos llegaron en forma de hegemonía en los Países Bajos y posteriormente en el continente.

A finales de la década de los 60 el Ajax obtuvo tres campeonatos de liga (1966, 1967 y 1968) y una copa en 1967 tras derrotar por 2-1 al Nac Breda. En la plantilla ya figuraban entre otros Hulshoff, Vasovic, Cruyff, Swart, Groot o Keizer. En 1969 finalizaron en segundo lugar en la liga, pero el curso siguiente conquistaron un gran doblete tras aventajar en cinco puntos al Feyenoord en el campeonato doméstico y vencer por 2-0 en la final copera al PSV.

La primera Copa de Europa llegó en la temporada 1970-1971 después de haber incorporado poco antes a Ruud Krol, Neeskens y Arie Haan. KF Tirana, Basilea, Celtic y Atlético de Madrid sucumbieron en las rondas previas antes de que se enfrentasen al Panathinaikos en la final. Suurbier partió en el once de Michels que levantó la copa tras doblegar a los griegos por 2-0. El curso se completó, además, revalidando la copa de su país al ganar al Sparta de Róterdam.

La supremacía ajaccied con el nuevo entrenador Stefan Kovacs se prolongó en Europa dos temporadas más en las que nadie les hizo sombra. En 1972 el camino fue espinoso y tuvieron que eliminar a grandes equipos como Olympique de Marsella, Arsenal o Benfica. En la final, el Inter de unos veteranos Facchetti, Jair o Mazzola no pudo hacer nada y perdió por 2-0. La última Copa de Europa llegó en 1973 después de unas duras eliminatorias en cuartos ante el Bayern Múnich y en semifinales contra el Real Madrid. En la final esperaba una Juventus con Zoff, Altafini, Bettega o Causio que perdió por la mínima tras un gol de Rep en los primeros compases del choque. A estos títulos continentales hay que añadir además la Copa Intercontinental en 1972 lograda ante Independiente de Avellaneda, la Supercopa Europea de 1973 frente al Milan del tándem Rocco-Maldini y dos ligas (1972 y 1973) y una copa (1972) en su país.

Suurbier permaneció varias campañas más en el Ajax hasta que en 1977 puso fin a su trayectoria en el cuadro capitalino. Se marchó con una liga más bajo el brazo y tras 13 campañas en la que fue un pilar básico de la época dorada de la entidad de Ámsterdam. Disputó casi 400 encuentros oficiales y logró 19 tantos, buena cifra para un lateral.

Hizo las maletas con destino Alemania, donde se enroló en las filas del Schalke 04. En el conjunto minero no se hizo con un puesto en la alineación y con solo 12 encuentros decidió cambiar de aires al término del curso. Se marchó al Metz, en el que encontró algo más de estabilidad. El entrenador Marc Rastoll le situó entre los titulares en un gran año en el que rozaron los puestos europeos y acabaron en el quinto lugar. En el periodo estival de 1979, cuando contaba ya con 34 años, recibió una propuesta para irse a jugar a Estados Unidos. Suurbier aceptó y firmó tres campañas por Los Angeles Aztecs de la NASL, donde coincidió con Rinus Michels, Johan Cruyff o el mexicano Javier Aguirre. En 1981 regresó brevemente al Sparta de Róterdam para jugar 11 partidos y luego volvió a cruzar el charco para comenzar su periplo en el fútbol indoor. En 1982 se enfundó la camiseta de Golden Bay Earthquakes y sus últimos partidos fueron con Tamba Bay Rowdles en 1988.

Con la selección neerlandesa fue internacional durante 12 años, jugando 60 partidos y logrando tres goles. Debutó en un amistoso ante Checoslovaquia en Ámsterdam en 1966 en el que cayeron por 1-2. Rápidamente se hizo con el puesto y fue el lateral titular en la fase de clasificación para la Eurocopa de 1968. Encuadrados en el Grupo 5 con Hungría, la RDA y Dinamarca, solo sumaron dos victorias y un empate que pronto les dejaron sin posibilidad de pasar de ronda. Suurbier cuajó un gran papel y en esta fase marcó dos de sus tres tantos en el equipo nacional: el primero, frente a Hungría en Budapest, y el segundo, contra Dinamarca en Copenhague.

Sus siguientes presencias oficiales fueron en otras dos fases de clasificación en las que Países Bajos no logró el billete: la del Mundial de México 1970 y la de la Eurocopa de 1972. Para el campeonato del mundo lucharon con Bulgaria, Polonia y Luxemburgo, quedándose a dos puntos de los búlgaros, mientras que en la liguilla previa del torneo continental fueron superados por Yugoslavia y dejaron por detrás a la RDA y Luxemburgo.

Ajax (1971)

Ajax (1971)

El seleccionador neerlandés, el checoslovaco Frantisek Fadrhonc, juntó a lo mejor de Ajax, PSV y Feyenoord en la clasificación para el Mundial de Alemania 1974 y consiguió el éxito de devolver a los Países Bajos a una Copa del Mundo tras 36 años de ausencia. A los Cruyff, Neeskens, Krol o Suurbier se añadieron hombres como Arie Haan, Rep, Rijsbergen o los hermanos Van de Kerkhof para formar un plantel completísimo. En el Grupo de 3 clasificación lucharon codo con codo con sus vecinos belgas, pero el empate a cero en casa en la última jornada les dio el pasaporte hacia Alemania.

En el sorteo de Frankfurt les tocó como rivales Suecia, Bulgaria y Uruguay. Poco tiempo antes se había hecho cargo del equipo Rinus Michels, que entrenaba al F. C. Barcelona por entonces. Con su forma de entender el juego y su novedoso estilo convirtió al equipo nacional en un conjunto de leyenda. Suurbier era fijo en el once y disputó todos los encuentros del torneo mundialista. En la liguilla solo se dejaron un empate ante los suecos en Dortmund, pero derrotaron con suficiencia a charrúas (0-2) y búlgaros (4-1). La segunda ronda constaba de otro grupo en el que se encontraron con equipos temibles: Brasil, Argentina y la RDA. El debut en esta fase fue extraordinario al desarbolar por completo a un equipo argentino con Wolff, Perfumo, Ayala o Kempes. Les arrollaron por 4-0 y empezó a ser uno de los candidatos firmes para lograr el título. Posteriormente derrotaron por 0-2 a la RDA y en la última jornada hicieron lo mismo con el Brasil de Rivelino, Jairzinho o Luiz Pereira por idéntico resultado. Los seis puntos sumados les otorgaron el liderato y el pase a la final contra los anfitriones. Jongbloed, Suurbier, Haan, Rijsbergen, Krol, Jensen, Van Hanegem, Neeskens, Rep, Cruyff, Rensenbrink saltaron al Olímpico de Munich el 7 de julio de 1974 para jugarse la Copa del Mundo ante los Maier, Vogts, Beckenbauer, Overath o Gerd Müller. El choque no pudo empezar mejor para los intereses tulipanes al forzar Cruyff un penalti en el primer minuto. Neeskens lo materializó y se pusieron en ventaja. Los alemanes igualaron el choque con otra pena máxima y Müller, antes del descanso, situó el 2-1 en el electrónico. En la segunda parte los neerlandeses se toparon con Maier y acabaron sucumbiendo.

Un año después iniciaron su camino en la clasificación para la Eurocopa de 1976, en la que firmaron un gran papel. Se hizo cargo del equipo George Knobel, que siguió contando con la participación en el lateral de Suurbier. Comandaron la primera ronda en una dura liguilla con Polonia, Italia y Finlandia, y en cuartos aplastaron a Bélgica por un global de 7-1. Clasificados para la fase final, con sede en Yugoslavia, los checoslovacos se cruzaron en su camino y tras un intenso partido en Zagreb que tuvo una prórroga cayeron por 3-1. Tres días más tarde, en el choque por la tercera plaza, vencieron en el tiempo extra por 3-2 a los anfitriones y obtuvieron el tercer lugar continental.

El último gran evento en el que participó Suurbier fue el Mundial de Argentina 1978. Sin problemas para clasificarse después de dejar en el camino a belgas, norirlandeses e islandeses, los neerlandeses acudieron a Argentina con Ernst Happel en el banquillo y sin Cruyff, Rinus Israel o Van Hanegem, integrantes del equipo de cuatro años antes. El destino se mostró cruel con los pupilos del austriaco y la historia tuvo el mismo desenlace, perdiendo en la final con los anfitriones. Suurbier jugó los tres partidos de la primera fase, pero ya no volvió a saltar al césped hasta la gran final contra Argentina en el estadio Monumental de Buenos Aires. Salieron de inicio Schrijvers, Suurbier, Rijsbergen, Krol, Hovenkamp, W. Van de Kerkhof, Peters, Van Hanegem, Ling, Van Leeuwen y Rensenbrink en un duelo en el que los locales marcaron primero por mediación de Kempes. A poco del final, Nanninga empató de cabeza, y en el tiempo extra el Matador apareció para lograr otro gol y participar en el tercero y definitivo con sello de Bertoni. Los países Países Bajos perdieron su segunda final consecutiva y Suurbier se depidió de la selección.

Posteriormente ejerció como entrenador en Estados Unidos. Inició su etapa en los banquillos de asistente en el Golden Bay Earthquakes mientras lo compatibilizaba jugando, y luego debutó como primer técnico en las filas del Tulsa Roughnecks en 1984. También dirigió a Los Angeles Heat en 1986, a Tamba Bay Rowdles, al mismo tiempo que disputaba sus últimos partidos como futbolista, Fort Lauderdale Strikers y Miami Sharks en 1989 y San Petersburgo Kickers en 1994. Sus últimas experiencias han sido como entrenador asistente en el Heerenveen y la selección de Albania.

* Alberto Cosín.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h