Perarnau Magazine

"Lo que no se entrena se olvida". Pep Guardiola


Táctica / Inglaterra / Análisis / Premier League / Fútbol

Análisis del Everton de Roberto Martínez

por el 8 abril, 2016 • 16:41

everton

Cuando el ilerdense Roberto Martínez puso por primera vez los pies en Goodison Park ya arrastraba una reputación con él. No era solo el perfecto ejemplo de un español casi asimilado en el Reino Unido (casi 20 años residiendo, ejerciendo de jugador y entrenador, además de estar casado con una escocesa), sino que a base de constancia e intachable profesionalidad se había labrado el cariño de los aficionados británicos. En poco más de una década había conseguido ascender al Swansea y había obrado la complejísima tarea de conseguir que un equipo menor como el Wigan ganara una FA Cup (y perdiendo de paso la categoría al mismo tiempo, en una de esas deliciosas contradicciones que se dan en los equipos modestos). El paso al Everton parecía un movimiento natural, no solo por ser un equipo más fuerte y ambicioso, sino por su condición de equipo que se daba constantemente contra el techo de cristal de la mitad de la tabla. Tenía que enfrentarse al recuerdo de David Moyes, que había construido un equipo fiable que, si bien no era candidato al título, sí que era un habitual de puestos europeos: un equipo que incomodaba a los grandes. La evolución del equipo ha sido irregular, pero al menos siempre ha podido mirar de frente a su eterno rival y vecino, el Liverpool. Con los reds inmersos en una crisis que ya parece eterna, el título de rey del Mersey empieza a ser algo más discutible que nunca. Ahora mismo se encuentran ambos en esa tierra de nadie en la que ya no se aspira ni a puestos de Champions ni se teme descender. Pero lo que se ve en el campo es completamente opuesto.

Hablar del equipo de de Roberto Martínez es hablar de un equipo de dos caras, tanto en su estructura intrínseca como en su comportamiento dentro del campo. Martínez utiliza siempre el mismo sistema de juego de base, un 1-4-2-3-1. Para darse cuenta de la poca estabilidad del conjunto solo hay que darle un vistazo a la imagen adjunta, en la que podemos ver cómo en posiciones determinadas hay jugadores muy instaurados en el once tipo y hay posiciones y sectores en los que el entrenador aún no ha encontrado una estabilidad. Es difícil negar la brillantez ofensiva del conjunto toffee (51 goles en el momento de escritura del artículo, cifras similares a las que manejan equipos a todas luces superiores como el Leicester o el Arsenal) como es indiscutible su inseguridad defensiva (42 goles, muy por encima de lo esperable en esas posiciones).

Captura de pantalla 2016-02-12 a las 13.38.59

Línea por línea resulta un conjunto muy curioso. En la portería juega el veteranísimo Tim Howard, aunque debido a las lesiones el español de 25 años Joel Robles lo ha suplido eficientemente, hasta el punto de haberse asentado en la portería incluso con la recuperación del americano. Ambos son porteros de nivel y que aportan seguridad, y los problemas defensivos son difícilmente achacables a su juego. El irlandés Seamus Coleman es el dueño total del carril derecho. Se trata de un lateral fuerte en la marca, rápido, y con mucha proyección ofensiva. A sus 27 años ha llegado a la madurez futbolística, convirtiéndose, a mi parecer, en uno de los laterales derechos más fiables, tanto ofensiva como defensivamente, de la Premier League.

En la posición de defensa central, el año pasado la pareja Jagielka-Stones era intocable. Se trataba de una pareja que se complementaba a la perfección: John Stones era joven, rápido al cruce, alto, elegante y con una gran salida de balón, pretendido por media Europa; y Jagielka, un defensa central rápido, fuerte y aguerrido en la marca y con mucho espíritu. La veteranía de Jagielka tapaba los errores de Stones y las virtudes de ambos, jugando juntos, se multiplicaban. Un paralelismo fácil, pero realmente representativo era aquella pareja de centrales que no hace tanto formaban Puyol y Piqué. Por desgracia, Jagielka se lesionó a principio de temporada, dando paso a Funes Mori, argentino de 24 años procedente de River Plate. Con la pareja de centrales formada por Stones y Funes Mori se pierde en la función principal de unos defensas (excusen la perogrullada): defender. Ambos son elegantes, con gran salida de balón e incluso tienen capacidad de gol en acciones a balón parado, pero las lagunas defensivas que muestran son preocupantes y una fuente de dolores de cabeza para Martínez, hasta el punto de que en recientes partidos el damnificado fue el joven central británico, relegado al banquillo debido a su bajo rendimiento.

El lateral izquierdo es una de esas posiciones en las que la estabilidad no está muy definida. Por un lado está el jovencísimo Brendan Galloway, de 19 años, procedente del MK Dons (donde coincidió con la sensación de esta temporada en el Tottenham: Dele Alli). Se trata de un lateral que a pesar de su altura es muy rápido y se suma bien al ataque sin descuidar su faceta defensiva. Comenzó la temporada supliendo al lesionado Leighton Baines, pero aún no se ha hecho dueño y señor del carril izquierdo de Goodison Park. La razón la tienen ahí arriba. Con 19 años es harto complicado ofrecer un rendimiento consistente en una liga tan exigente, por mucho talento que se tenga. De cualquier manera todo indica que tiene un futuro espectacular por delante. Por otro lado, hablar de Baines es hablar de una leyenda del club, con más de 300 partidos desde que llegara procedente del Wigan en 2007. Se trata de un lateral diferente; no es el típico carrilero de velocidad que sube y baja la banda, su ritmo es más lento, pero posee una enorme calidad. Su golpeo de balón es muy bueno, y es el encargado de las acciones a balón parado cuando está en el campo. Su mayor problema, además de las lesiones, es que con 31 años ha dado muestras de encontrarse ya en la cuesta abajo de su carrera. Y de esa falta de dueño del carril se aprovecha el costarricense Bryan Oviedo, un lateral con gran dominio de ambas piernas del que se puede decir que siempre cumple, pero que tampoco ofrece nada más que corrección.

En el medio campo, aunque se juegue con doble pivote, siempre existe un mediocentro más posicional, posición ocupada por Gareth Barry, y un acompañante que se descuelga más, posición que se reparten McCarthy, Cleverly y Besic. Los tres son de un perfil muy similar, con mucha llegada desde la segunda línea, pero en mi opinión Besic es el mejor técnicamente y McCarthy es la opción más defensiva.

Barry está dando sus últimos coletazos a nivel profesional en el Everton. Es el eje de referencia del juego de su equipo, siempre ofreciendo salida de balón y buscando conectar con las posiciones más adelantadas. El nivel ofrecido en Goodison Park por el inglés esta siendo sensacional. Es una de las piezas más indiscutibles del esquema de Martínez.

En la línea de mediapuntas, por la derecha se disputan el puesto Lennon y Deulofeu. El exblaugrana es, posiblemente, uno de los jugadores más talentosos del mundo, con una capacidad asombrosa en el uno contra uno, capaz de salir tanto por dentro como por fuera y de dar centros medidos que son un regalo para Lukaku, A pesar de estas obvias virtudes, el extremo español no ha sido capaz de consolidarse como indiscutible en el once toffee. Esto se debe a varios factores. Por una parte, se trata de un jugador de escasa capacidad defensiva, clave si tenemos en cuenta el ritmo de juego de la Premier League. Además, su estilo de juego no se adapta bien a la apuesta que hace Roberto Martinez de tener a los laterales muy arriba. También pesan sus dificultades en la toma de decisiones, factor que parecía haber mejorado ligeramente a principio de termporada, pero que sigue sin pulir. Si bien sus acciones son brillantes técnicamente, no están normalmente ejecutadas ni en el momento ni en el lugar adecuados (centra en ocasiones que tiene opción de uno contra uno y busca el regate en situaciones de dos contra uno, por ejemplo). Aun así se trata de un jugador importante en la plantilla. Es difícil establecer su techo si fuese capaz de mejorar su inteligencia táctica, pero al mismo tiempo ya ha gozado de las suficientes oportunidades para acabar con sus errores y no las ha aprovechado.

Por el contrario, Aaron Lennon está viviendo una segunda juventud en Goodison Park y está dotando de velocidad, amplitud y profundidad al extremo derecho del Everton, pero jugando a veces también a pierna cambiada en el sector izquierdo, la posición menos clara del once. Aporta todo en lo que falla Deulofeu: se le nota veteranía y saber hacer y puede ser un buen referente para el catalán a la hora de pulir sus defectos. Como extremo izquierdo comenzó jugando Arouna Koné, en un papel de doble punta partiendo de esa banda, con cierta asimetría en el esquema de Martinez, pero no terminó de cuajar, por lo que últimamente han entrado Cleverley, Mirallas, Pienar y Osman. Cleverly ha sido el que se ha consolidado en ese perfil durante las últimas jornadas y ha dado más solidez al medio campo. Cuando Cleverley está en el campo, el sistema resulta un poco más asimétrico, pero al mismo tiempo se consigue dotar de más libertad al conductor real del juego toffee, Ross Barkley, dueño y señor de la mediapunta y uno de los jugadores ingleses de mayor proyección. Tiene una gran conducción de balón y mucha llegada al área. Se le puede comparar en cierta medida, y salvando las distancias, con Wayne Rooney, con el que comparte potencia de tren inferior y una cierta similitud en el estilo de conducción. Por último, en punta juega Romelu Lukaku. Poco se puede decir de uno de los mejores delanteros centros del mundo, con tan solo 22 años. Gran juego aéreo, juego de espaldas, potencia en carrera, capacidad de asociación… Es el finalizador de todas las jugadas y lleva tres temporadas a un nivel sensacional.

En el comportamiento defensivo del Everton no nos vamos a detener mucho. El equipo plantea un bloque alto/medio de 1-4-1-4-1 o 1-4-3-3. El primer comportamiento es el de robar en campo contrario, pero eso es difícil debido a la inexistencia de presión tras pérdida de todos los jugadores, una de las razones por las que Deulofeu no acaba de asentarse en la alineación. Cuando el Everton recupera la pelota, el comportamiento es el de mantener el control del balón, ya sea a través del espacio (si ven espacio buscan el contragolpe) o a través de la posesión de balón para poder crear espacio y atacar. Una de las razones por las que el Everton encaja tantos goles es su mal posicionamiento defensivo. En el vídeo podemos ver la descompensación que existe entre líneas, debido a que Gareth Barry sale a tapar espacios que la línea de cuatro del mediocampo no cubre. Eso deja mucho espacio a su espalda, por lo que los defensas se ven muchas veces en situaciones muy comprometidas, en inferioridad y debiendo recular. Otro de los déficits de este equipo son las segundas jugadas, debido a que Barry no es capaz de acaparar todo el medio campo, pero con la entrada de Cleverly y McCarthy en el once, este factor ha mejorado notablemente por la ayuda que le dan a Barry.

DF EVERTON 1

Si nos fijamos en el comportamiento ofensivo, podemos diferenciar dos comportamientos. Si hay espacio, no dudan en lanzar el contraataque, aprovechando la velocidad de los extremos, mediapunta y punta, y con la llegada desde segunda línea del medio campo. En ataque posicional, el Everton trata de hacer una especie de rondo gigante, como exponemos en la siguiente imagen.

Atraer por dentro para progresar por carril exterior:

Progresión buscando la verticalidad:

Captura de pantalla 2016-02-11 a las 13.50.59

Los centrales dan siempre una opción de seguridad, con Barry incrustados entre ellos, para tratar de salir con el balón controlado, o bien dividiendo o bien con un pase entre líneas. Por fuera, los laterales dotan de amplitud, evitando que la defensa rival se cierre por dentro, y pudiendo generar espacios interiores.

En profundidad, Lukaku actúa con un papel similar al de un pívot de baloncesto, como una opción de balones en largo, dando opción de juego de cara, y generando espacios interiores, tanto cayendo a banda como fijando centrales. Entre los centrales, los laterales y el delantero centro crean un pentágono en el que los mediocentros, extremos y mediapunta se mueven con total libertad, y en el cual cobra un papel protagonista Barkley. Si Barry es el encargado de iniciar la jugada, el genial mediapunta inglés es el encargado de organizar el ataque toffee.

Los extremos tienen libertad para moverse en función de sus características. De esta manera podemos ver extremos que abren el campo buscando siempre superioridades en las bandas con el lateral (Deulofeu, Lennon), extremos que partiendo desde las bandas buscan verticalidad a pierna cambiada (Mirallas, Piennaar), extremos que se suman al mediocentro (Osman y Cleverly) o incluso un segundo punta partiendo desde la banda (Koné).

En un ataque posicional el Everton saca mucho partido de su superioridad en banda, buscando opciones de centro, a los que aparte del fantástico rematador que es Lukaku, se suman las llegadas desde 2ª línea. Si bien es cierto que es un equipo que se caracteriza por el buen trato de balón, no busca un ataque muy pausado, sino que prefiere encontrar en todo momento la progresión del juego, aprovechando las características de sus propios jugadores, con un bloque muy separado. Esto supone un obvio riesgo en la faceta defensiva, pero al mismo aporta la posibilidad de tener un receptor en posiciones más avanzadas en faceta ofensiva. La complejidad, o dificultad para defender al Everton reside en dos factores principales; en la distancia que hay entre sus jugadores, dejando siempre opciones de pase en posiciones altas, y en la “libertad” de la cual sus atacantes gozan, pudiendo así exprimirse al máximo en la faceta ofensiva.

Todos estos conceptos expuestos tratamos de explicarlos de forma gráfica en el siguiente vídeo:

* Brais Acebal.


– Foto: Everton FC



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h