Perarnau Magazine

"En la sociedad de la prisa, el que camina despacio camina solo". Josep Cunill


Inglaterra / Premier League / Fútbol

El Leicester se olvida de sufrir

por el 16 octubre, 2015 • 11:35

Ranieri Leicester

La afición del King Power no olvida el susto que se llevó el Leicester en su temporada de retorno a la Premier League. El equipo parecía desahuciado en el periodo navideño y sólo los muy creyentes confiaban en la salvación. Entre esos creyentes estaba Nigel Pearson, un entrenador de métodos poco ortodoxos que prefería ver los partidos con la perspectiva que ofrecía la altura de la grada antes que a pie de campo, donde -decía- no aportaba gran cosa su presencia.

Pearson tuvo más de un encontronazo con la prensa, que en la primera vuelta de la Premier League 2014/15 llegó a ser muy dura con el rendimiento del equipo. El técnico no dejaba de insistir en que el camino era el adecuado y el fútbol que desplegaba el Leicester terminaría dando resultado. La segunda vuelta del campeonato confirmó los presagios del técnico. Las derrotas comenzaron a dar paso a las victorias y los foxes protagonizaron una de las remontadas desde el sótano de la clasificación más vibrantes que se recuerdan en el fútbol inglés. Cuando un equipo consigue esta hazaña, el great escape queda para siempre en la memoria de la afición y también de la plantilla, que se crece a medida que ve cómo su esfuerzo termina dando resultados de forma tangible en la clasificación.

Una vez terminada la temporada y asegurada la presencia del Leicester en la élite, no había motivo para modificar en exceso la plantilla, pero la marcha de Nigel Pearson hacía dudar de que el milagro tuviera continuidad. El técnico dimitió por desavenencias con la dirección deportiva, pero también por la implicación de su hijo –jugador en las categorías inferiores– en un escándalo sexual en tierras tailandesas, lo que ponía en riesgo el proyecto fox. Para tratar de dar continuidad a lo logrado el curso anterior, el presidente tailandés del club, Vichai Srivaddhanaprabha, apostó por Claudio Ranieri. El italiano tiene una vasta experiencia en los banquillos europeos, pero su última etapa al frente de la selección griega, la cual no estará en una Eurocopa 2016 de 24 equipos, hacía dudar de que fuera el hombre idóneo para el Leicester.

Uno de los mayores aciertos de la directiva fox fue el de mantener la base de la plantilla que había obrado el milagro. Aun sin Pearson, el hecho de que la columna vertebral y sus principales estrellas se quedaran en el King Power ha ayudado a que los automatismos logrados con tanto dolor no se perdieran de la noche a la mañana. Entre las principales figuras del equipo, tan sólo Esteban Cambiasso hizo las maletas una vez finalizado su único año de contrato. El Cuchu fue clave en el centro del campo del Leicester, además de un maestro para los jugadores jóvenes que se asomaban por primera vez a la Premier League, pero ya en el otoño de su carrera deportiva la oferta del Olympiacos y su presencia en Champions League se le hicieron irresistibles.

Nigel Pearson

Los otros dos grandes objetivos de medio fútbol europeo, Riyad Mahrez y Jamie Vardy, decidieron quedarse en Leicester. Después de sorprender en su primer año, tanto el argelino como el inglés han de demostrar que no son dos one hit wonder y que tienen continuidad para mantener su estatus de estrella. Tanto el delantero inglés como el extremo argelino lo están demostrando hasta el momento, siendo decisivos tanto con su club como con sus selecciones nacionales, aumentando cada vez más sus respectivos cachés.

Robert Huth, el gran acierto del pasado mercado invernal por la estabilidad y capacidad de intimidación que le dio a la línea defensiva, también firmó un nuevo contrato en verano, por lo que Claudio Ranieri se encontró con un proyecto ya iniciado en el que apenas había que aportar pequeños retoques para asegurar la permanencia. La recuperada estabilidad en la portería con la presencia de Kasper Schmeichel y el carácter incisivo del ghanés de origen alemán Jeff Schlupp terminan de configurar un lienzo que transmite serenidad a la afición del King Power.

Alcanzado el segundo parón internacional de la temporada, el Leicester aparece en una sorprendente quinta posición de la Premier League, con una única derrota en ocho partidos. La brecha respecto a la zona de descenso que tanto habitó el curso anterior es de 11 puntos y 12 equipos, y el camino que lo ha llevado a esta situación es la misma que le sirvió para sellar su permanencia: adoptar la velocidad y los contraataques como seña de identidad principal asumiendo su ya conocida debilidad defensiva. La precisión ha aumentado notablemente, teniendo en cuenta que Vardy suma siete tantos –casi uno por partido– y Mahrez combina cinco goles con tres asistencias. El vértigo se ha convertido en el gran protagonista de los partidos de los foxes, lo que ha llevado a que haya una media de cuatro tantos por partido y ni una sola portería a cero. El Leicester es, a día de hoy, una de las propuestas más atractivas para el aficionado en Inglaterra.

Entre las nuevas incorporaciones, tan sólo se puede considerar a Shinji Okazaki –por ahora el preferido de Claudio Ranieri en detrimento de Leo Ulloa– y N’Golo Kanté –ocupando el lugar dejado por Cambiasso– como dueños de un puesto en el once titular. Internacionales con experiencia contrastada en competiciones europeas como Christian Fuchs o Gökhan Inler tienen que esperar su turno desde el banquillo y seguir adaptándose a uno de los equipos más compenetrados que hay en la competición.

Ver al Leicester en puestos europeos a final de temporada sigue pareciendo un objetivo poco menos que utópico, pero lo que sí pueden asegurarse los foxes a poco que mantengan el nivel mostrado en los dos primeros meses de competición es un papel similar al que desempeñó el West Ham el curso anterior. Con Sam Allardyce en el banquillo, los londinenses no sufrieron en la segunda vuelta a pesar de haber bajado notablemente el nivel gracias al buen trabajo que desarrollaron en las primeras semanas de la Premier League. Ese rol lo está desempeñando hoy el Leicester, y le puede servir para vivir una primavera menos agobiante que la anterior.

* Agustín Galán es periodista.





orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2023 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h