Perarnau Magazine

"En la sociedad de la prisa, el que camina despacio camina solo". Josep Cunill


Santoral / Historias

Eli Ohana: el mejor jugador joven europeo en 1988

por el 27 agosto, 2014 • 16:33

Uno de los futbolistas más destacados de la historia de Israel junto a Mordechai Spiegler, Eyal Berkokic, Haim Revivo o Yossi Benayoun, y ganador del Trofeo Bravo (que entrega la revista Guerin Sportivo) en 1988 por delante de Ivano Bonetti y Richard Witschge. En el Malinas belga dejó un gran sabor de boca en el periodo más dorado del club, cuando conquistaron la liga y la Recopa de Europa. Nacido el 1 de febrero de 1964 en Jerusalén (Israel), Eli Ohana se podía desempeñar como mediapunta, segundo delantero o ariete. Jugador ofensivo, rápido, técnico y habilidoso, tenía una magnífica visión de juego y buen olfato de gol.

do010335

Entró a formar parte de la cantera del Beitar cuando contaba con 13 años, llegando su gran explosión en edad juvenil. En 1977 comandó a su equipo a la conquista del campeonato estatal y poco después subió al primer equipo, que se encontraba en segunda división. Lograron el ascenso en 1981 y a mediados de la década, de la mano de Ohana, Uri Malmilian o Danny Nuiman, se instalaron en la élite del fútbol de su país.

En 1985 y 1986 consiguieron dos copas de forma consecutiva y en la temporada siguiente ganaron la liga. La primera copa la ganó tras derrotar 1-0 al Maccabi Haifa con un solitario gol de Ohana, y en la segunda hicieron lo propio frente al Shimshon Tel Aviv por 2-1 (un gol de Ohana y el otro de Malmilian). Además, en la Supercopa de 1986 se impusieron al Hapoel Tel-Aviv por 2-1 con otros dos tantos de las estrellas del equipo, Ohana y Malmilian. Mientras que en la liga fueron muy superiores a todos sus rivales, quedando el Maccabi tercero a 19 puntos y el Bnei Yehuda segundo a 15. Ohana y Malmilian anotaron 15 goles cada uno, estando muy bien acompañados por Sami Malkah con 13 y el suplente Van der Mullen con 5.

El nombre de Ohana ya sonaba con fuerza en el viejo continente y el Malinas belga lo fichó en el verano de 1987. En su primera temporada, el cuadro malinés luchó por el torneo doméstico con el Brujas, pero el conjunto del técnico neerlandés Henk Houwaart finalmente les superó en la tabla por solo dos puntos. Fue en la Recopa donde lograron su gran éxito, con el primer título europeo de la historia del club. Ni Dinamo de Bucarest, ni St. Mirren, ni Dinamo de Minsk ni Atalanta pueden con ellos, y después de deshacerse de todos llegaronn a la final frente al Ajax. En Estrasburgo, el israelí Ohana formó parte del once de Aad de Mos junto a Preud’homme, Hofkens, Clijsters, Deferm, Rutjes, Sanders, Emmers, Erwin Koeman, Den Boer y De Wilde. Ganaron por la mínima al equipo holandés de los Menzo, Blind, Wouters, Witschge, Winter o Bergkamp. Al igual que en semifinales, Eli Ohana fue decisivo, aunque esta vez no marcó, sino que asistió a Den Boer en el minuto 53 para certificar la victoria.

Los triunfos no se detuvieron aquí y el curso 1988-1989 empezó de manera extraordinaria tras batir al campeón europeo en la Supercopa. Doblegaron por 3-0 al PSV en el Achter de Kazerne y aguantaron las embestidas neerlandesas en el Philips Stadion, donde solo cayeron por 1-0, pudiendo levantar así el trofeo. Además, en el campeonato liguero se repusieron de la desilusión de las dos temporadas anteriores y con 57 puntos y solo dos derrotas superaron al Anderlecht en la clasificación final. Participaron en la Copa de Europa de la temporada 89-90, donde eliminaronn al Rosenborg por un global de 0-5 (dos goles de Ohana en la ida) y Malmö para caer en los cuartos de finalcontra el Milán de Sacchi. En la liga acabaron en tercera posición, pero el papel de Ohana en el plantel no fue tan importante y al término de la campaña abandonó el club belga. En tres años con los cariechedes desplegó un gran fútbol, disputando 51 partidos y marcando 10 goles.

Su siguiente destino fue SC Braga, en el que permanecería únicamente la temporada 90-91, marcando 3 goles en 25 partidos. Echaba de menos su casa y en verano decidió regresar al equipo de su tierra, el Beitar Jerusalén. Por entonces militaba en la tercera división (Liga Artzit), pero con su colaboración ascendió pronto a primera previo paso por la segunda categoría (Liga Leumit). Los títulos volvieron en 1997 en una campaña en la que Ohana fue elegido, al igual que en 1984, mejor jugador israelí del año. El Beitar aventajó en nueve puntos a Hapoel Petah Tikva y al Hapoel Beer Sheva. En la campaña posterior revalidó el título tras una dura pugna con el Hapoel Tel Aviv y se hizo con la Toto Cup. Sin embargo, Ohana sufrió una lesión durante el curso que le impidió participar con regularidad y tomó la decisión de colgar las botas definitivamente. Para la historia del Beitar dejó unas estadísticas totales de 344 encuentros y 152 goles.

Con la selección israelí fue internacional en 50 partidos anotando un total de 17 goles. Debutó en un amistoso contra la República de Irlanda el 4 de abril de 1984 y marcó el primer gol del duelo, que concluyó 3-0. Un año más tarde participó en la calificación para el Mundial de México 1986. Israel no estaba en la zona europea, sino la oceánica junto a Taiwán, Nueva Zelanda y Australia. Con Ohana en el once, venció en los dos choques ante Taiwán por 6-0 y 5-0 (triplete suyo), cayó ante Austrialia en Tel Aviv por 1-2 y empató a uno con los aussies en Melbourne. Sumaron siete puntos y ocuparon el segundo puesto de la clasificación, no logrando clasificarse para el playoff ante un equipo europeo.

Selección israelí (1996)

Selección israelí (1996)

Entre 1986 y 1987, varias de las mejores selecciones del mundo visitaron el estadio Ramat Gan para jugar amistosos contra Israel. Primero fue la Inglaterra de Shilton, Butcher, Bryan Robson, Waddle o Hoddle, que se llevó el triunfo por 1-2, con gol local obra de Ohana. Dos meses más tarde le tocó el turno a la Argentina de Maradona, Borghi, Passarella o Batista, que se impuso con claridad por 2-7. Ohana jugó una hora, pero su estilo de juego encandiló al Pelusa, que al final del choque declaró que era el mejor jugador de Israel. En 1987, Alemania Federal, con Matthaus, Voller, Brehme o Kohler, les doblegó por 0-2. Y en último lugar, la verdeamarela dirigida por Carlos Alberto Silva, con Josimar, Muller, Dunga o Romario, les ganó por un rotundo 0-4.

Estos partidos sirvieron como preparación para la fase de clasificación del Mundial de Italia 1990. De nuevo incluidos en la Confederación de Oceanía, lucharon por un pase a la repesca con Australia y Nueva Zelanda. Ohana, fijo para el dúo de entrenadores Schneor y Grundeman, marcó dos goles, ambos contra Australia (uno en casa y otro fuera) e Israel comandó la liguilla con 5 puntos. Solo quedaba un paso, y el rival por el pasaporte sería Colombia. En la ida en Barranquilla, los locales vencieron por la mínima, y en la vuelta en Tel Aviv, los Ohana, Rosenthal, Cohen o Alon no consiguieron la remontada y se quedaron sin acudir al torneo mundialista.

Los dos últimos intentos de Ohana de gozar de algún minuto en una Copa del Mundo fueron en la fase de clasificación para Estados Unidos 1994 y Francia 1998. Israel ya estaba integrada en la zona europea y en ambas ocasiones se quedó sin billete. Para el mundial estadounidense, su papel fue pobre y acabaron en último lugar del Grupo 6 con solo cinco puntos. Mientras que para el torneo francés mejoraron su nivel, pero finalizaron en tercer lugar, a cuatro puntos de la repesca y a seis de la plaza directa. Ohana colaboró con tres dianas, una ante Luxemburgo y dos frente a Chipre, y disputó su último partido como internacional en el cierre de la clasificación contra Bulgaria: el 20 de agosto de 1997 en Sofía donde perdieron por la mínima con un gol de Lubo Penev.

Su carrera como entrenador se inició unos meses más tarde de retirarse. Se sentó en el banquillo del Beitar en el curso 1999-2000 y a continuación dirigió al Bnei Yehuda Tel Aviv en 2000-2001, al Maccabi Petah Tikva y de nuevo al Bnei Yehuda hasta 2003. Regresó al Beitar durante dos campañas y dejó la entidad de los Leones de la Capital tras comprarla el millonario ruso Arcadi Gaydamak. Firmó por el Hapoel Kfar Saba, donde fue premiado como mejor técnico del año en 2007. y tras su destitución al término de la temporada 2007-2008, la federación israelí le contrató para entrenar a la selección sub-19. En 2010 dirigió de forma interina a la selección absoluta en un choque contra Rumanía, y posteriormente volvió a la sub-19 en la que permanece hoy en día. En 2009 fue incluido dentro del Salón de la Fama del fútbol israelí.

* Alberto Cosín.



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h