Perarnau Magazine

"Todo lo que no está creciendo está muriendo. Crecer significa aprender y transformarte cada vez en una mejor versión de ti mismo". Imanol Ibarrondo


Deportes / Mundial 2014

España gana con solvencia y apaga algunos fuegos

por el 6 septiembre, 2014 • 23:03

_I4Q1734

1.- Empecemos por donde siempre: a los dos minutos y medio de partido, Ricky Rubio ya había anotado una penetración y un tiro de seis metros, atrapado un rebote, robado un balón y encontrado a Pau Gasol tres veces para tres canastas, cuatro al final del cuarto. Su superioridad es tan natural que no parece que esté haciendo nada espectacular: acabó el encuentro con 7 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes y 5 robos en poco más de 20 minutos. Con él en la cancha, España tuvo un parcial de +21 en el marcador, solo superado por el +23 de Marc Gasol. Está siendo el mejor base del campeonato, en el sentido total de la palabra: dirige, hace a su equipo mejor y colabora en todos los aspectos del juego. Incluso se regaló un tapón en el segundo cuarto, para completar. No habíamos visto a este Ricky en seis años con la selección, así que, insisto, algo tendrá que ver el cuerpo técnico en esta transformación.

2.- Con todo, Senegal aguantó bastante más de lo que yo mismo esperaba. Aguantó porque España se vio desbordada en defensa por la contundencia física especialmente de sus aleros, porque la coordinación bajo el aro propio entre los pívots fue mejorable en dos o tres jugadas y porque había un importante aire a pachanga, a partido de preparación, con numerosas pérdidas de balón y falta de concentración en el rebote. No tuvo nada que ver en la resistencia senegalesa Gorgui Dieng, la estrella del equipo asfixiada desde hace un par de partidos por su propio entrenador, empeñado en hacerle jugar los 40 minutos de todos los partidos, incluso los que ya estaban decididos. Dieng llegó con la lengua fuera y tuvieron que ser Badji y Faye los que tomaran el relevo. Hubo momentos del segundo cuarto en el que se mascaba una cierta inseguridad: un triple imposible de Llull ayudó a que la sangre no llegara al río y después Senegal se limitó a suicidarse.

3.- Con la que le ha caído a Juan Antonio Orenga estos días, un poco porque sí, hoy se han podido ver dos ejemplos de lo que es un equipo mal entrenado. Empezó la tarde en Madrid con Croacia desaprovechando todo su talento en un continuo uno contra el mundo y siguió Senegal con un montón de atletas de más de dos metros con su peor enemigo en la banda, algo que ha sido habitual durante todo el torneo. Puede que Cheikh Sarr simplemente sea demasiado osado, pero a menudo sus jugadores no le siguen: la zona 1-3-1 o lo que fuera con lo que empezó el tercer cuarto fue una broma que acabó con cualquier incertidumbre. A los cuatro minutos de reanudarse el partido, España ya ganaba 50-31 y cuando decidió cambiar la situación el marcador era 57-35.

4.- Por lo demás, todo lo que hizo el cuerpo técnico español estuvo bien hecho y hay que felicitarle por ello. Se palpaba en el ambiente que Ibaka estaba cabreado, así que Orenga le sacó un poco antes para que cogiera más importancia, y además renunció al experimento de jugar con Sergio, Calderón y Llull juntos, lo que da más fluidez al juego interior. Otra cosa es que Ibaka dejara de estar cabreado, que se ganó hasta una técnica y todavía le dio tiempo a asombrarse por el cambio, probablemente porque no recordó que en baloncesto FIBA las técnicas cuentan como faltas personales y era la cuarta que cometía. Que Ibaka esté cabreado no me preocupa siempre que se sea consciente de la situación. Las dos últimas veces que lo ha estado, en las finales de Lituania 2011 y Londres 2012 jugó de maravilla y fue decisivo en el partido.

5.- También se habló, y con todo el sentido del mundo, de las rotaciones. Aquí lo veníamos comentando desde el segundo partido y el debate se generalizó después del partido contra Serbia. No quieres un equipo cansado en las últimas rondas de una competición así y parecía un poco absurdo quitar sin más de la rotación a Abrines y Claver forzando la solución de jugar con Llull de alero alto junto a dos bases. Hoy vimos a dos bases juntos –Sergio y Calderón, normalmente– y vimos a Llull de alero, pero nunca las dos cosas juntas. Cuando llegó el momento salieron Claver y Abrines, y así Pau se quedó en 24 minutos y su hermano, en 25. Nadie superó esa cifra. Incluso Felipe Reyes tuvo tiempo para darse un homenaje de 12 minutos que celebró con 11 puntos y 4 rebotes.

6.- Paramos en Felipe porque no hemos podido hablar de él durante todo el campeonato, no ha habido oportunidad. Nos hemos centrado mucho en si Ibaka conseguía encajar o no en el juego de la selección y no hemos prestado atención al hecho de que Felipe no jugaba casi ni un minuto. Si hemos sido prudentes es básicamente por la lesión que arrastraba, pero si ya está bien, la inclusión de un cuarto pívot de esta calidad es perentoria. Felipe ha quedado en el imaginario común como un tipo corajudo y peleón, una especie de Florent Pietrus, vaya, pero es muchísimo más que eso: es un chacal, un competidor descomunal y con un talento e inteligencia mucho mayor que la que se le presupone. Está en la mejor selección de la historia de España con 34 años y cuando sale, ante Senegal, se quiere comer el mundo. Eso lo dice todo de él.

7.- Navarro y Rudy tuvieron peor partido de lo normal, otro de los factores para que España tardara un poco en distanciarse. Entre los dos, 1/9 en triples, pero con buenas posiciones, buen movimiento de balón y un juego compensado. No entraron, qué se le va a hacer. El equipo tiene recursos para compensar esa posible falta de acierto: por un lado, el excelente juego interior (48 puntos entre los cuatro pívots) y por otro la salida desde el banquillo de Llull y sobre todo Calderón, cada vez más enchufado en el torneo y cuya estrella crece conforme decrece la de Sergio Rodríguez, que sigue envuelto en una cierta intrascendencia cuando aparece en la cancha, lo peor que se puede decir de un jugador de su talla. En total, los suplentes españoles anotaron 45 de los 89 puntos, una barbaridad.

8.- Eso no quiere decir que nos bajemos del tren del Chacho. Ni de broma vamos a enterrar al MVP de la Euroliga. Quedan tres partidos importantísimos, los que de verdad cuentan, y le necesitaremos. Da la sensación de que está esperando el momento de las dudas y las dificultades para aparecer al rescate, pero es que ese momento no llega y eso es mérito del resto el grupo. No ha habido en seis partidos ni un solo momento de verdadera zozobra, de preocupación, de necesidad de un cambio, un estímulo, algo que active al equipo y al público. España arrasa y Sergio parece que prefiere que otros de momento se lleven los parabienes. Él está para lo importante. Y lo importante llegará, por supuesto, como llegó en Japón.

9.- De entrada, Francia en cuartos de final, que venció en un partido horrible a Croacia. No me gusta nada volver a jugar contra equipos a los que ya se les ha ganado en la fase previa y con cierta facilidad. Entiendo que la larga historia de rivalidad entre estos dos equipos en los últimos años es suficiente aliciente como para evitar cualquier relajación. El campeón de Europa es el campeón de Europa y eso es lo último que cuenta. Si Batum y Diaw dan un paso adelante, te van a complicar la vida seas quien seas. Quizás haya momentos en los que pequen un poco de inexperiencia, nunca juegan los 40 minutos al mismo nivel y habrá que aprovecharlo.

y 10.- Ya saben quién fue el jugador con el que mayor ventaja se consiguió en la cancha. ¿Saben quién consiguió la mayor valoración? El mismo: Marc Gasol. Otro jugador que va creciendo poco a poco conforme se acercan los partidos importantes y que lo hace tirando solamente cuatro veces a canasta en 25 minutos. Es una de las claves del espectacular movimiento de balón de España en ataque y suyas fueron cuatro de las 21 asistencias con las que acabó el equipo.

Pau es el espectáculo, Ricky es el cerebro, Navarro hace lo imposible y Rudy se multiplica. Para Marc queda el sentido: sin él, todo lo anterior no sería posible.

España 89 (23+18+21+27) Ricky Rubio (7), Navarro (4), Rudy Fernández (5), Pau Gasol (17), Marc Gasol (9)- quinteto inicial- Calderón (11), Felipe Reyes (11), Ibaka (11), Llull (7), Sergio Rodríguez (5), Abrines (2), Claver (0)
Senegal 56 (17+11+15+13) D´Almeida (5), N´Diaye (4), Faye (12), Ndoye (2), Dieng (6)- quinteto inicial- Badji (12), Niang (4), Ndour (4), Thomas (2), Diop (2), Ndoye (1)

* Guillermo Ortiz es filósofo y escritor.


– Foto: FEB



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h