Perarnau Magazine

"La competición no forja el carácter. Lo revela". Imanol Ibarrondo


Santoral / Historias

Josef Bican: un goleador compulsivo

por el 24 julio, 2015 • 10:02

Puntal del Wunderteam austriaco, aunque también jugó para Checoslovaquia y Bohemia y Moravia, está considerado uno de los más prolíficos artilleros de la historia del fútbol. Desarrolló su carrera principalmente en el Rapid de Viena y el Slavia de Praga y fue el máximo goleador de la liga austriaca en una oportunidad (1934) y de la checoslovaca en diez ocasiones (1938-1944, 1946, 1947 y 1950). Nacido el 25 de septiembre de 1913 en Viena (Austria), fue un ariete completísimo. Extremadamente veloz (corría los 100 metros en 10.8 segundos), era un jugador ambidiestro, fuerte, con gran técnica, buen remate de cabeza y muy sagaz y eficiente dentro del área. Además fue un especialista desde los once metros: transformaba los penaltis con ambas piernas. Se le conoció con el apelativo de Pepi.

bican_josef1

Comenzó a jugar al fútbol animado por su padre, un antiguo jugador del Hertha de Viena que sobrevivió a la I Guerra Mundial, pero que falleció tras un golpe en un riñón durante un partido. Entró a formar parte de las categorías inferiores del Hertha con 12 años y luego también jugó en los equipos de las empresas Farbenlutz y Schustek en las que trabajó.

Con el inicio de la década de los 30 fichó por el Rapid de Viena en el que explotó como un ariete extraordinario. En su debut ya dejó los primeros destellos y, aunque su equipo cayó por 3-5, él firmó todos los tantos del Rapid. Sin embargo, en las dos primeras campañas no acabó de consolidarse y hasta 1933 no alcanzó la titularidad de manera habitual. Ese curso completó un gran año y en 25 partidos marcó 34 goles.

En la temporada siguiente, su número de dianas bajó considerablemente debido a una lesión, pero levantó su primer título importante, la liga de su país. El Rapid sumó 40 puntos sin perder ningún partido y conquistó la competición doméstica por undécima ocasión. Su etapa en el Rapid no fue más allá y en verano tomó la decisión de irse al Admira Viena.

En el cuadro vienés coincidió con sus compañeros de selección Anton Schall, Peter Platzer, Johann Urbanek o Wilhelm Hahnemann y el plantel se hizo aún más potente. Fruto de su fichaje el club dominó los dos siguientes años el campeonato austriaco. En esos dos cursos, Bican anotó 22 goles en total y en 1937 fichó por el Slavia de Praga de Checoslovaquia, país de sus antepasados.

Su adaptación al conjunto rojiblanco fue rapidísima y pronto empezó a hacer lo que mejor sabía, perforar las redes contrarias. Marcó 61 goles en dos temporadas, lo que lo convirtió en uno de los mejores arietes del continente, aunque esos tantos no fueran suficientes para que el Slavia se hiciese con la competición doméstica. Pero donde sí consiguieron el éxito fue en la célebre Copa Mitropa de 1938, en la que derrotaron al Beogradski, Ambrosiana, Genoa y Ferencvaros. Ante los húngaros, Bican marcó en el partido de ida su décima gol en el torneo, lo que le convirtió en el máximo artillero aquella edición.

A partir de 1940, el Slavia pudo también avasallar en su país. Ganó cuatro ligas consecutivas entre 1940 y 1943 con Pepi en pleno apogeo. Logró 174 goles, una media de 43 por temporada, y el equipo vivió uno de los periodos más brillantes de su historia. Sin embargo, la racha se cortó de raíz y, aunque Bican continuó con un promedio sensacional, el Slavia dejó de ganar.

Al delantero vienés le llegaron ofertas de clubes importantes de Europa al acabar la II Guerra Mundial, pero por motivos políticos permaneció en el Slavia. Una de ellas y seguramente la más importante en cuanto a salario fue de la Juventus de Turín. Su estancia en el Slavia terminó en 1948, pero un año antes aún pudo añadir a su palmarés otra liga, la conseguida en 1947 cuando el equipo rojiblanco se impuso al Sparta de Praga por un solo punto.

La llegada al poder de los comunistas inquietó a Bican, que no quiso unirse al Partido Comunista y optó por dejar el Slavia y enrolarse en las filas del FC Vitkovice de la segunda división. Allí jugó hasta 1951, momento en que aceptó una oferta del Hradec Kralové, también de la categoría de plata del fútbol. Pero los problemas económicos del equipo votroci en el que militó unos pocos meses le obligó a regresar de nuevo al Slavia (llamado Dynamo de Praga en esa época) para disfrutar de los últimos momentos de su carrera.

Marcó 15 goles en tres temporadas para un total de 534 con los praguenses en ambas estancias. En 1955 anunció su retirada, aunque no fue definitiva puesto que en el curso 1957-1958 vistió la camiseta del Spartak Brno en un par de partidos, cuando la entidad flinta se encontraba en la tercera división.

Con la selección austriaca fue internacional en 22 ocasiones y marcó 15 goles. Debutó en 1933, cuando el entrenador Hugo Meisl le convocó para un partido amistoso ante Escocia. El choque se celebró en Hampden Park y terminó con empate a dos. Diez días más tarde sí consiguió marcar con el equipo nacional en otro amistoso celebrado esta vez en Ámsterdam frente a los Países Bajos.

En 1934 participó en dos encuentros de la Copa Internacional de Europa Central en los que Austria se impuso primero a Italia y luego a Suiza con un doblete suyo. El siguiente objetivo de los austriacos tuvo lugar en abril de ese año, cuando se inició la fase de clasificación para el mundial de Italia. Austria compartió grupo con Hungría y Bulgaria y tras apabullar a los búlgaros por 6-1 obtuvo el billete para el torneo mundialista junto a Hungría.

Selección austriaca (1933)

Selección austriaca (1933)

El conjunto austriaco, dirigido por Meisl, se presentó en tierras italianas con un bloque potentísimo que les hacía ser uno de los favoritos antes del comienzo de la competición. A Bican se le unieron futbolistas como Sindelar, Sesta, Schall, Smistik o Wagner, todos ellos de un nivel muy alto. En la primera ronda, Francia les puso en dificultades y fue Bican el que dio el triunfo a los centroeuropeos por 3-2 con un tanto en la prórroga. En cuartos de final se vieron las caras con una Hungría en la que figuraban Sárosi, Toldi o Antal Szabó. A la hora de juego, Austria vencía por 2-0, pero los húngaros acortaron la ventaja y estuvieron cerca de forzar un tiempo extra. Únicamente un partido les separaba de la final, pero el rival a batir fue la Italia de Pozzo. Los locales, que habían derrotado a España en un replay con gran polémica arbitral, de nuevo contaron con un árbitro maleable, el sueco Eklind. Se impusieron por la mínima a Austria, que jugaría después el partido por el tercer puesto contra Alemania. En aquel choque el seleccionador hizo algunos cambios, aunque Bican se mantuvo en el once. Sin embargo, los alemanes completaron un gran partido y ganaron.

Tras la Copa del Mundo, Austria siguió inmersa en la Copa Internacional de Europa Central, donde era vigente campeona. Pepi fue titular en 1935 en el empate a cero frente a Checoslovaquia y en el empate a cuatro contra Hungría (con un hat-trick suyo), partidos que a la postre resultaron decisivos para que Italia se llevase el trofeo por dos puntos de diferencia respecto a austriacos y húngaros.

Un año después, el fabuloso artillero cuajó una de sus mejores actuaciones con el equipo nacional. Austria ganó a España para un amistoso en Madrid y Bican destrozó a los españoles con un triplete logrado frente a Guillermo Eizaguirre. El partido, lleno de alternativas y brillantez, concluyó con victoria austriaca por 4-5. En mayo, Austria consiguió otro gran triunfo, en esa ocasión ante Inglaterra en el Prater, y a finales de año Bican disputó su último choque con la selección ante Suiza en Zúrich.

A partir de 1937, y después de irse a jugar al Slavia de Praga, adquirió la nacionalidad checoslovaca. Se estrenó con el combinado nacional en 1938 en una trayectoria que se alargó hasta 1949, tiempo en el que jugó 20 partidos y anotó 20 goles. Un error burocrático le impidió estar en el Mundial de 1938, donde Checoslovaquia cayó en cuartos de final, y su primer partido fue contra Suecia. En Rasunda, el cuadro checoslovaco aplastó a los escandinavos por 2-6 y Bican tuvo un debut fantástico con tres goles. Antes del estallido de la II Guerra Mundial amplió sus estadísticas al marcarle un gol a Yugoslavia y cuatro a Rumanía en sendos amistosos. No volvió a vestir la elástica del equipo nacional hasta el fin de la guerra.

En 1946, Checoslovaquia disputó varios choques no oficiales en los que sumó un par de victorias contra Suiza y Austria y dos derrotas frente a Francia y Yugoslavia. Bican no se encontraba en su mejor momento y no se reencontró con el gol hasta 1947 ante los ‘plavi’. En esa etapa compartió vestuario con Kubala, Senecky o Pazicky y disputó la Copa de los Balcanes, aunque la edición de 1948 no llegó a completarse. Con 36 años y en el ocaso de su carrera se despidió del equipo nacional checoslovaco en un duelo contra Bulgaria en Praga.

Además, en pleno conflicto bélico jugó para la selección de Bohemia y Moravia en siete ocasiones. Se trataba de un protectorado de la Alemania nazi que incluía la mayor parte del territorio checoslovaco a excepción de los Sudetes. El equipo se enfrentó entre otros a Austria o Alemania y Bican se erigió en uno de los máximos goleadores con nueve tantos.

Al término de su carrera como jugador ejerció durante muchos años como técnico en su país y en Bélgica. A mediados de los 50 empezó sentándose en el banquillo del Slavia de Praga y luego también lo hizo en el del Slovan Liberec y el Spartak Brno. Ya en los 60 tomó las riendas del Pribram y el Hradec Králové para fichar a continuación por el SONP Kladno en 1964. En el conjunto blanquiazul encontró la estabilidad y permaneció un total de cuatro temporadas, una en la categoría reina y tres en la de plata. Posteriormente, en la primavera de 1968 firmó por el KSK Tongeren, donde realizó una fantástica labor y en apenas tres campañas ascendió a la entidad de la cuarta a la segunda división. Su despedida de los banquillos se produjo un lustro más tarde, cuando dirigió unos meses al SK Benesov checoslovaco.

Tras dejar el fútbol trabajó como obrero, conductor y en un zoo alimentando a los animales. Falleció a los 88 años el 12 de diciembre de 2001.

* Alberto Cosín.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h