Perarnau Magazine

“El crédito no existe en el deporte”. Pep Guardiola


Táctica / Fútbol / Preparación Física

Placebo futbolístico

por el 12 noviembre, 2014 • 8:35

 

Hoy en día está mal visto utilizar ciertas formas de entrenamiento vinculadas a lo tradicional, ya sea por ser un trabajo excesivamente analítico o descontextualizado. Un buen ejemplo de ello son las críticas a las denominadas pretemporadas para llenar depósitos y así poder rendir a lo largo de toda la temporada. Totalmente comprensible, ya que actualmente, la planificación y los métodos de entrenamiento han evolucionado y el fútbol se aleja cada vez más de las teorías sustentadas en disciplinas deportivas que no comparten su complejidad.

Ante tal situación, me planteaba que aunque ciertas corrientes teóricas digan que un trabajo no es apropiado para los objetivos que buscamos, si al jugador le sirve para reforzarse psicológicamente y creer que está en plenas condiciones para rendir, puede convenir trabajar de esa manera aunque los métodos utilizados estén en peligro de extinción.

Siguiendo con el tema de la pretemporada, hace tiempo escuché a un grupo de jugadores que temían a uno de los equipos rivales porque llevaban una pretemporada durísima, corriendo horas y horas, por mar y montaña, entrenando a intensidades inhumanas. Bien, al escuchar todo lo que llegaban a decir ese grupo de jugadores pensé que lo mejor para que aquel grupo optimizara su predisposición para competir contra ese rival sería hacer lo mismo, es decir, algún trabajo puramente físico y con gran descontextualización. La idea de realizarlo no sería por creer que ese método les optimizase el estado de forma ideal para jugar a fútbol, sino para poder ganar la batalla psicológica pensando que ellos estaban igual de “bien preparados”, entiéndase la ironía.

Otro ejemplo que ilustra el tema abordado está basado en una experiencia personal que viví como preparador físico. Un día de competición realizamos un calentamiento diferente, algo más corto de lo habitual, pero a mi parecer igual de válido en cuanto a la consecución del objetivo que perseguía: activar el organismo física y mentalmente. Bien, dada esta situación hubo algunos jugadores que se atemorizaron porque no habían calentado tanto como el rival y a la vez daban por hecho que se podían lesionar al haber realizado un calentamiento distinto al de otras ocasiones. Cuando nos disponíamos a entrar al vestuario se pusieron a realizar todo tipo de estiramientos como locos. Viendo su particular “fin del mundo” me di cuenta de que no había cumplido mi papel como preparador físico. ¿Estos jugadores rendirán igual que si no tuvieran temor alguno? Quizá sí, no lo sé, pero su predisposición de partida era claramente mejorable y, por lo tanto, habíamos fallado en nuestro papel de entrenadores o preparadores físicos, ya que nuestro objetivo es trabajar para que el jugador pueda ofrecer su mejor versión en cada momento que se le necesite.

De este modo entran en juego los denominados hábitos metodológicos o aquellas ideas o tópicos que tenemos dentro de nuestras mentes. Si no los respetamos, podemos llegar a creer que estamos en peores condiciones que si los hubiéramos tenido en cuenta. Por lo tanto, aunque la teoría diga una cosa, a veces la práctica nos pide otra y debemos escuchar al jugador para darle aquello que le permita sentirse bien y lucir su mejor versión.

En ocasiones queremos aplicar la metodología más apropiada posible según nuestra manera de entender y no valoramos el contexto donde nos encontramos. Las personas tienen experiencias previas que en su día han sido retroalimentadas de forma positiva o negativa según el éxito obtenido, y eso afecta a su manera de creer en una cosa o en otra. Se trata de entender lo que el jugador cree que necesita para estar en buenas condiciones y adaptarse a él.

Que no se entienda que podemos utilizar cualquier medio que le pueda parecer atractivo al jugador. Solo podremos promover o tolerar aquellos hábitos que no pueden afectar negativamente al rendimiento, los que creamos que le pueden favorecer mediante un efecto, que de alguna manera, no deja de ser placebo. No obstante, habrá consideraciones que no nos podemos saltar y que realmente debemos imponer, sobre todo si ponen en peligro la salud del jugador y su estado de rendimiento.

Este texto no pretende explicar cómo se debe planificar, entrenar o gestionar los entrenamientos. Simplemente quiere darle importancia al denominado efecto placebo, si se me permite la expresión, que podemos generar respetando ciertos métodos o hábitos que refuerzan el estado emocional del jugador y consecuentemente afectan a su rendimiento. El poder de las creencias no se puede subestimar. Muchas veces observamos como el factor mental y emocional prevalece al estado físico real del jugador y permite potenciar su rendimiento. Está demostrado que las emociones condicionan el rendimiento y las capacidades físicas de los jugadores y, por lo tanto, conviene cuidar y reforzar los estados mentales para optimizar la forma de los deportistas. Evidentemente, no vamos a someter a los jugadores a trabajos que sean nocivos para ellos, no lo saquemos fuera de contexto, pero sí que podemos abrirnos ante la posibilidad de aplicar dosis de trabajo que aunque no consigan el objetivo que se persigue directamente, si lo hacen de forma indirecta, mediante la predisposición y estado de poder que genera en el jugador.

Por el contrario, en caso de querer imponer una metodología concreta y hacer que los jugadores se sometan a ella, me parece muy conveniente citar la denominada estrategia del café con leche expuesta por el profesor Vítor Frade en el libro Periodización Táctica vs Periodización Táctica, de Xavier Tamarit. Dicha estrategia expone que debemos esconder lo que queremos que hagan nuestros jugadores en lo que ellos creen que necesitan por temas culturales y subconscientes. De esta manera, la leche sería lo que el entrenador quiere aportar, y el café, el contexto cultural del jugador. La lógica del entrenador se debe poner en pequeñas dosis como la leche sobre el café, dejando que el café sea la base protagonista, pero añadiéndole la leche que permita ponerlo al gusto de cada uno. Los jugadores se tomarán el café que les permite estar bien según sus creencias y, a la vez, tomarán la leche que permite al entrenador aplicar su manera de hacer las cosas.

Ya que se está hablando sobre maneras de trabajar, es buen momento para resaltar  también la necesidad de respetar el trabajo de los demás. Si hablamos de poner en práctica trabajos que a simple vista difieren de las teorías modernas de entrenamiento, pero que consideramos válidos para obtener alguna finalidad concreta, conviene pensar un poco más allá y valorar las cosas con una perspectiva más abierta. Debemos evitar la crítica fácil que se sustenta en la ignorancia. Muchas veces no conocemos el trabajo que hay detrás o los motivos que argumentan una decisión, pero no tenemos miramientos en juzgar y criticar aquello que tenemos delante.

Creo que no es una buena práctica criticar una situación a simple vista. Por el contrario, sí lo seria si esta nos despierta curiosidad y nos permite profundizar en el entendimiento del porqué de tales situaciones. En este caso, existiría una reflexión que nos permite crecer en nuestra interpretación de las cosas y obtener aprendizajes que nos hacen mejorar nuestra persona. No defiendo hacer las cosas de una manera u otra, defiendo trabajar día a día y tomar decisiones coherentes en relación a las necesidades de cada situación, valorando el conjunto de variables que podemos controlar y actuando de la mejor manera posible con los recursos que tenemos. Nos podremos equivocar una y otra vez, pero aprenderemos cada día un poco más y podremos estar tranquilos con nosotros mismos si las decisiones tomadas tienen un trabajo de reflexión detrás y era la mejor opción que creíamos en ese momento.

Finalmente, quiero mencionar que tengo muy poca experiencia acumulada y las ideas expuestas están basadas en un contexto alejado de las condiciones que se dan en el fútbol profesional. Es posible que me equivoque con alguna consideración o manera de entender las cosas. En ese caso estaré encantado de escuchar otras opiniones que me permitan abordar mejor el tema tratado.

* Gerard Piniés.



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h