Perarnau Magazine

"Lo que no se entrena se olvida". Pep Guardiola


Italia / Roma / Fútbol

Rudi Garcia y el rapto de las sabinas

por el 9 septiembre, 2015 • 23:43

 

Las carreras de carros fueron una de las actividades lúdicas más importantes en la antigua Roma. Lúdicas para el espectador, los apostantes y los dueños de los establos, claro, porque para los caballos y los aurigas (esclavos atados a los vehículos de hierro y madera propulsados por dos –bigae– o cuatro caballos –quadrigae–) no dejaban de ser pruebas mortales por las que intentar ganarse un futuro mejor. Aunque ya existían en la época griega, el imperio romano profesionalizó la actividad construyendo para ella un imponente circuito como fue el Circo Máximo. Situado entre el monte Palatino y el Aventino, en la misma capital, podía reunir a 300.000 asistentes alrededor de los 621 metros de longitud y 118 de anchura de pista. El emperador Nerón, que también fue conductor, subvencionó a las cuatro facciones ya existentes (Rojos, Azules, Verdes y Blancos), una suerte de escuderías actuales, entre las que se fichaban a los mejores aurigas (el auriga Scorpus debió ganar muchos Caballos de Oro, pues los registros afirman que ganó más de 2000 carreras antes de morir en un accidente a los 27 años de edad) sin esperar a que el aurigamercato estuviese abierto ni necesitar de formalizar los traspasos ante el TMS.

Cuenta le mitología romana que la primera carrera de caballos en Roma la organizó el propio fundador de la ciudad poco tiempo después de nacer la ciudad de las siete colinas. Rómulo y sus seguidores necesitaban de mujeres para equilibrar una sociedad eminentemente masculina. Por ello, celebró unas pruebas deportivas en honor a Neptuno e invitó a varios pueblos vecinos, entre ellos los sabinos. Procedentes de los montes homónimos, estos se desplazaron con sus mujeres e hijos. Como refleja El rapto de las sabinas (1874), del pintor aragonés Francisco Pradilla, a la señal, cada romano raptó a una sabina aprovechando la distracción de los varones forasteros y originaron un conflicto que tardaría años en resolverse.

Pradilla, sin embargo, no plasma en su lienzo ni la interrumpida carrera, ni los caballos ni los aurigas que pilotaban las cuadrigas. Empero, ajenos a la argucia y concentrados en la victoria esperaban los doce aurigas. Entre ellos un esclavo galo de abuelos hispanos que había llegado a Roma y que, sabiendo de su arte manejando carros de caballos, pues había ganado en su tierra ciertas carreras, pensaba que sería capaz de ganarse el honor y la libertad. La carrera había empezado bien para él. En los primeros metros de la carrera había conseguido ponerse por delante del resto de participantes. Iba veloz, raudo y confiado. Con una toga roja con muescas amarillas seguía siendo el primero al completar la segunda vuelta. De repente, sintió cómo el público dejaba de gritar en dirección a la pista. “Por qué se alejan”, pensó mientras frenaba a los caballos y observaba cómo desaparecía la gente de la ladera que servía como grada. El rapto de las sabinas había comenzado sin que él llegara a entender qué pasaba. Sin que le permitiesen finalizar una carrera que parecía tener ganada por el tremendo inicio. Empezaba a entender que esos juegos habían sido un señuelo y nadie se preocupaba realmente por el resultado. La carrera había acabado sin acabar. Hundido e iracundo, se cortó las cuerdas que le ataban al carro y esperó órdenes de su amo. Desde ese día, la historia se repitió y nunca pudo ganar. Siempre empezaba muy fuerte, muy rápido, pero al llegar a la tercera vuelta los nervios y el recuerdo le bloqueaban y le impedían coronarse de laurel tras la séptima vuelta. La leyenda negra del galo Rudigarcix comenzó de esa manera, pero pocos la recordaron, porque ¿quién se acuerda de los segundos?

Muchos siglos después, un francés de Nemours, quizás descendiente del auriga que se encontraba presente en ese histórico hecho que quizás no ocurrió tal y como se ha contado, continúa con la leyenda negra de aquel esclavo. Rudi Garcia, entrenador de la Roma, también inicia las temporadas de forma regia, con muchas victorias, anotando muchos goles, encajando muy pocos y ofreciendo el mejor fútbol continuado del año. Sin embargo, no consigue que esa excelencia se mantenga más allá del mes de noviembre. Los resultados empeoran ligeramenta en la segunda vuelta; lo suficiente como para no optar a los títulos, aunque bastan para clasificarse de manera directa para la Champions League. Como enuncia el refranero: Salida de potro y parada de asno.

4096

Las estadísticas no engañan. Son directas y claras. Y las de la Roma de Rudi Garcia son diáfanas. En números generales, si sumamos los primeros trece partidos ligueros de las pasadas Serie A, vemos que la Roma ganó 20, empató 4 y perdió 2, con 64 goles a favor y 22 en contra. Esa retahíla de números se resumen en 64 de 78 puntos (82 %) y una diferencia de goles de +42.

Las estadísticas son solo números fríos si no se interpretan. Hay que añadir que en la primera temporada (13/14), sin distracciones europeas, el equipo consiguió diez victorias consecutivas en las primeras jornadas, fue líder entre las jornadas 4 y 12 y que la primera derrota llegó en la jornada 18, en enero y ante la Juventus, a la postre campeona. Tras esa diez victorias (entre ellas el del primer Derby della Capitale ante la Lazio), el equipo perdió el liderato tras empatar tres partidos de forma consecutiva. Ya no volvería a ser líder, pero no se bajaría de la segunda plaza.

En la temporada siguiente, la pasada, la Roma tuvo que hacer frente en el inicio de la temporada a la fase de grupos de la Champions. Encuadrada con el Bayern Múnich, el Manchester City y el CSKA Moscú en el grupo más difícil, consiguió hacer un pleno entre agosto y septiembre (cinco de cinco), al que añadió la goleada ante el CSKA (5-1). Septiembre, por ahora, ha sido el mejor mes para Rudi con nueve partidos ganados de nueve. No obstante, en octubre y noviembre se bajó el ritmo de puntos. Los tres pinchazos en Serie A de octubre y noviembre llegaron con jornadas europeas próximas. Tras empatar en Manchester, la Juve (siempre los bianconeri) les derrotó en Turín. Tras el tremebundo correctivo del Bayern, ese 1-7 que fue un punto de inflexión en las convicciones del vestuario, empató en Génova ante la Sampdoria. Y antes de visitar Múnich, la Roma cayó en el también polémico Derby del Sole ante el Nápoles entrenado Rafa Benítez.

Los factores pueden ser muy diversos. Es realmente difícil acceder al día a día del vestuario romanista, pues la gran parte de entrenamientos se realizan a puerta cerrada. Por la fase de la temporada es obvio que hay que examinar cómo ha sido la pretemporada. Los viajes que han hecho, si ha existido el ortodoxo stage, el número de cambios en la plantilla y, si se pudiese, no estaría de más conocer cuál es el método de Rudi Garcia, que además de futbolista y entrenador, fue preparador físico y analista de rivales para John Benjamin Toshack en el Saint-Étienne en el cambio de siglo. Fue antes de entrenar al Dijon y ganar la liga con el Lille, club donde más partidos jugó siendo profesional.

Si en su primera pretemporada, en el verano de 2013, el campamento físico duró nueve días, en julio pasado solo permanecieron seis días en Pinzolo, pequeña localidad situada en el Val Rendena, en la provincia de Trentino-Alto Adigio, donde la naturaleza absorbió las primeros esfuerzos de una plantilla que estaba aún por completarse, pues la mayoría de fichajes llegaron bien entrado agosto. Después, seguramente antes de lo que prefería Garcia, la Roma viajó a Australia, donde jugó ante el Real Madrid y el Manchester City. De Melbourne pasó a la península ibérica visitando al Sporting de Portugal, al Barcelona y al Valencia, para acabar la pretemporada en casa jugando contra otro equipo de Champions como el Sevilla. “Hemos escogido deliberadamente competir contra estos superequipos. Jugamos grandes partidos ante equipos que no estaban al 100 %, pero la experiencia nos hace mejores”, afirmó Rudi Garcia sobre el nivel de los rivales. El francés no quiere que ninguno de los grandes le pase por encima como hizo el Bayern ni que sus jugadores no estén a la altura los partidos serios, como cuando en la última jornada de la fase de grupos perdió el pase a octavos de final tras caer contra el City.

En la actual temporada, tras dormirse más de una hora en el debut ante el Hellas Verona y solo poder empatar el tanto inicial de Jankovic con un latigazo de Florenzi, la escuadra giallorossa dio un puñetazo en la mesa tras vencer en la ciudad eterna al eterno campeón. Los goles de Pjanic y Dzeko y la parada milagrosa de Szczesny en el tiempo de descuento ante ¡la Juventus! rompieron la leyenda negra que atestiguaba que Rudi Garcia no había ganado a la Vecchia Signora en los cuatro precedentes ligueros (sí lo consiguió en cuartos de la Coppa 13/14). Quién sabe si esta cuadriga, con Rudi de auriga, los caballos De Rossi, Pjanic, Dzeko y Gervinho como titulares, con el trajinado pero experto Totti esperando para momentos especiales y una mejor caballada que en anteriores carreras esperando su oportunidad, podrá romper otra maldición y, al final de la carrera, entre los montes Palatino y Aventino, se vea un nuevo campeón. De repetir los buenos inicios y mejorar las continuaciones y finales dependerá el resultado final. Y Rudi Garcia lo tiene claro: apuesta por el caballo vencedor.

* Rafael Medel.


– Fotos: Getty Images – AS Roma



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h