Perarnau Magazine

"El éxito se mide por el número de ojos que brillan a tu alrededor". Benjamin Zander


Internacional / Fútbol / Crónicas 2014-2015 / Inglaterra

Triunfo con servicios mínimos

por el 22 noviembre, 2014 • 22:44

 

1.- Castigados por las bajas desde que comenzara la temporada, Arsenal y Manchester United midieron sus fuerzas en el Emirates con la esperanza de reengancharse al vagón de cabeza de la Premier League en caso de victoria. El ritmo insufrible que impone el Chelsea, salvo descalabro inverosímil en el equipo de José Mourinho, aleja cualquier esperanza de título para dos clubes que atraviesan sus momentos más bajos de los últimos años, en parte (aunque no solo) por la imposibilidad que tienen Arsène Wenger y Louis van Gaal de poder elegir una alineación obviando la enfermería.

2.- A día de hoy, la competitividad solo la pueden garantizar las individualidades, faceta en la que, a pesar de todo, el United se muestra aún superior al Arsenal. Alexis Sánchez es el clavo ardiendo al que se agarran en el Emirates, mientras que en el bando red devil el protagonismo puede recaer en David de Gea, Wayne Rooney o Ángel Di María. En este caso fue el portero español el que se echó el equipo a la espalda, descartando excusarse en la bisoñez de su línea defensiva –los novatos McNair y Blackett escoltaron a Smalling en la línea de tres centrales–.

3.- El Arsenal dominó gran parte del partido con su tradicional juego de posesión. A diferencia de otras ocasiones, esta vez sí terminaba con disparos sobre la portería contraria. Frustró mucho más la fiable actuación de De Gea, que se bastaba para atajar el peligro, independientemente de quién lo firmara. Wilshere partió como mediapunta por detrás de Welbeck, mientras que Alexis inició el partido escorado a la banda izquierda, territorio habitual de un Cazorla suplente. Ninguno de los jugadores del frente ofensivo londinense encontró la inspiración necesaria para batir al portero español, cada vez más agigantado en su rol de icono de este nuevo Manchester United.

4.- Las señales ofensivas del United brillaron por su ausencia durante gran parte del encuentro. La baja de Blind, principal novedad tras el parón internacional de las últimas semanas, se notó inevitablemente, dado que Fellaini sigue sin demostrar tener galones para comandar el centro del campo. Así pues, un Carrick que se veía desbordado en número por los creadores del Arsenal y un Rooney al que apenas llegaban balones sufrieron mientras la plaga de lesiones seguía expandiéndose sobre el terreno de juego. Shaw, que era duda antes del partido, se torció el tobillo en los primeros minutos y solo aguantó un cuarto de hora hasta dejar a Young su lugar como carrilero zurdo.

5.- Con el dominio posicional sin réplica por parte del rival, el Arsenal siguió mostrando su falta de colmillo. Los gunners han llegado a un punto en el que los partidos ante los equipos importantes rivales de la Premier League le vienen grande simplemente porque los jugadores de Arsène Wenger han dejado de considerarse como tales. Por mucho que las ocasiones se sucedan, el bloqueo que atenaza a los jugadores es persistente, y en la afición parece asumida la idea de que en un contraataque el rival puede marcar la diferencia. A esta sensación de derrota a priori se suma el hecho de que los paralelismos con épocas pasadas no resisten comparación. En octubre de 2004, Thierry Henry marcó un gol de tacón que aún hoy aparece en los resúmenes de los mejores goles de la historia de la Premier League. Una década después, Welbeck intentó repetir la hazaña, pero no quedó más que en un torpe intento que salió muy desviado y fue un respiro más para la defensa del Manchester United. De la época dorada de Los Invencibles ni siquiera queda el estadio.

6.- Con poco espectáculo, las lesiones seguían siendo las principales protagonistas. Al poco de comenzar la segunda mitad, llegó el turno de Wilshere y Szczesny. El centrocampista inglés, en funciones de mediapunta aunque brillara como medio defensivo con la camiseta de la selección, volvió a ser martirizado por la fragilidad de su tobillo, que no aguantó una entrada de McNair. Minutos después fue Szczesny el que terminó tendido sobre el césped tras chocar con Gibbs en una desafortunada jugada que terminó con el lateral introduciéndose el balón en la red tras un disparo defectuoso de Fellaini. En menos de cinco minutos, el Arsenal sumaba dos nuevas bajas y se veía por debajo en el marcador ante un rival que no había disparado a puerta.

7.- Con el viento a favor para el Manchester United y la tranquilidad que suponía la presencia de De Gea corrigiendo cualquier fallo defensivo de sus compañeros, los de Louis van Gaal se convencieron de que la victoria podía caer de su lado a poco que mantuvieran el orden y mantuvieran la firmeza ante un ataque del Arsenal que apenas varió su intensidad tras el 0-1. Wenger apostó entonces por el retorno de Giroud a los terrenos de juego, después de superar una fractura de tibia. El francés compartió durante los últimos 13 minutos la punta de ataque con Welbeck, una variante nueva con dos delanteros centro que merece ser estudiada en futuros compromisos.

8.- Sin hacer mucho ruido, pero siempre presente, el Manchester United tenía una carta que aún no había empleado. Di María, en uno de sus partidos más discretos, pudo lucirse en la recta final, ya con la defensa del Arsenal más pendiente de los ataques que de cubrir huecos. El poderío del argentino en el contraataque es un arma letal, y así se demostró cuando asistió a Rooney, que superó al Dibu Martínez sin complicaciones en la primera ocasión de la que dispuso. En el minuto 85 llegó el primer disparo a puerta del Manchester United y el segundo gol, que dejaba sentenciado a los gunners.

y 9.- Nobleza obliga, y ocho minutos de tiempo añadido ayudaron a generar una mínima esperanza en el Arsenal. Giroud consiguió recortar distancias con un bello disparo desde fuera del área que sorprendió a De Gea y pareció que el partido podría revivir con semejante prolongación de tiempo, pero el Manchester United, por muchas bajas que presente, tiene en la actualidad una mayor fortaleza psicológica que el Arsenal, suficiente para no ponerse nervioso ante un amago de reacción que finalmente no llevó a nada. Con los tres puntos asegurados con servicios mínimos, Louis van Gaal por fin ve a su equipo asentado en zona Champions, aunque aún lejos de las puntuaciones en las que se decidirá el título.

– Arsenal-Manchester United (12.ª jornada, Premier League). 22-noviembre-2014. Emirates Stadium. 1-2 (Gibbs p. p., Rooney, Giroud)

* Agustín Galán es periodista.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h