Perarnau Magazine

"Cuando solo se tienen palabras, el silencio expresa mucho". Josep Cunill


Santoral / Historias

Antonio Carbajal: longevidad y alegría en la portería mexicana

por el 23 diciembre, 2015 • 18:51

Uno de los mejores arqueros de la historia de México y de toda Norteamérica. Posee además el récord de mundiales disputados con cinco participaciones (1950, 1954, 1958, 1962 y 1966), plusmarca que comparte con el alemán Lothar Matthaus y el italiano Gianluigi Buffon. Nacido el 7 de junio de 1929 en México DF (México), fue un magnífico guardameta. Maestro de la colocación y de gran sobriedad y seguridad, era muy ágil y espectacular. Además era todo un líder bajo palos y organizaba y mandaba a su zaga con enorme carácter. Se le conoció con los apodos de El Eterno, Cinco Copas (por los Cinco Mundiales) y La Tota, mote puesto por Cantinflas Sánchez, su mejor amigo de la infancia y posteriormente jugador de América, al no poder pronunciar Toño y decir Tota.

CAlpmPYUsAAKUwu

Su idilio con el fútbol empezó de pequeño, cuando jugaba en la calle donde se encontraba la casa y utilizaba la puerta como portería, por si en el caso de que llegase su padre le diera tiempo a entrar en el hogar. A su progenitor no le gustaba la idea del balompié y con 13 años obligó a Carbajal a elegir entre el fútbol o los estudios. La Tota, un chico siempre muy alegre y jovial, no se lo pensó y se marchó de casa.

Poco después firmó por el equipo del barrio, el Oviedo, en el que se encontró a un gran guardameta que le impedía jugar asiduamente. Sin embargo, el arquero de nombre José Alfredo Jiménez se retiró del fútbol para dedicarse a la música y dejó el camino despejado a Carbajal. En el Oviedo, con el que debutó en primera, permaneció seis años hasta que tras los Juegos Olímpicos de Londres en 1948 se marchó al Real Club España, que dio once balones por su traspaso.

Su trayectoria en el club hispanista no se prolongó mucho, puesto que la entidad fundada por jóvenes emigrantes españoles desapareció por cuestiones políticas en 1950. Fue en ese instante cuando firmó por Club León, donde pasó a la historia como uno de los mejores futbolistas de la historia de la institución.

Con los panzas verdes jugó un total de dieciséis temporadas y 364 partidos oficiales. Allí compartió vestuario con Alfonso Montemayor, Sergio Bravo, Alfredo Hernández, Antonio Battaglia, Luis Luna, los argentinos Marcos Aurelio y Martinolli o el húngaro afincado en México Jorge Marik y añadió a su palmarés dos campeonatos de liga, dos copas y una Supercopa. El primer título liguero llegó en 1952, cuando León superó a Chivas de Guadalajara, mientras que el segundo se produjo en 1956 tras derrotar a Oro de Jalisco por 4-2 en el partido por el trofeo (en la clasificación habían empatado a 37 puntos). Por su parte, las dos copas se consiguieron tiempo después, una en 1958 después de vencer León en la prórroga por 5-2 a Zacatepec y la segunda en 1967, el último año de su carrera tras doblegar, a Chivas. Al final ese curso colgó los guantes de manera definitiva con 37 años de edad.

Con la selección mexicana fue internacional en 48 ocasiones desde 1950 a 1966. Anteriormente estuvo convocado para los Juegos Olímpicos de Londres, pero en el único choque del torneo frente a Corea del Sur el titular fue José Luis Quintero. Su debut oficial se produjo en el primer partido del Mundial de Brasil 1950 ante los anfitriones y en Maracaná. El seleccionador, Octavio Vial, confió en sus grandes virtudes, pero su estreno no fue el deseado: encajó cuatro goles, dos de ellos de la estrella local Ademir. Continuó bajo palos en los otros dos partidos de la liguilla, pero México cayó en ambos contra Yugoslavia y Suiza y tuvo que hacer las maletas.

Selección mexicana (1958)

Selección mexicana (1958)

Dos años más tarde fue convocado para los Juegos Panamericanos celebrados en Kingston (Jamaica), donde el Tri realizó un papel muy pobre y a partir de 1953 buscó junto a otras figuras del país como Raúl Cárdenas, Lamadrid, Tomás Balcázar o Naranjo el billete para el Mundial de Suiza. México quedó encuadrado en el grupo 12 de la zona CONCACAF con Haití y Estados Unidos como rivales y logró la clasificación de forma nítida. Cuatro triunfos y un solo tanto encajado por Carbajal les dieron el pase al gran torneo de selecciones, que se iba a celebrar en Suiza.

Allí de nuevo les tocó Brasil, junto a Francia y Yugoslavia. En la primera jornada se vieron otra vez las caras con la verdeamarela, aunque en esta oportunidad Carbajal fue suplente de Salvador Mota. Los mexicanos perdieron por 5-0 y su clasificación se antojaba casi imposible. En el segundo partido, Carbajal volvió al once, pero no pudo evitar la eliminación de su equipo en Ginebra frente a la Francia de Kopa.

Los siguientes envites de La Tota con el combinado nacional tuvieron lugar tres años más tarde, cuando dio inicio la clasificación para el Mundial de Suecia. México, que había incorporado entre otros a Chava Reyes, Villegas, Alfredo Hernández o Jesús del Muro, volvió a obtener un pasaporte mundialista tras deshacerse muy fácil de estadounidenses y canadienses y vencer en el playoff a Costa Rica. En territorio escandinavo, Carbajal fue un fijo para Antonio López Herranza en la fase de grupos. Sin embargo, el rendimiento mexicano dejó mucho que desear y el Tri fue apeado a las primeras de cambio. Carbajal recibió tres goles de los suecos y cuatro de los húngaros. México terminó con dos derrotas y un empate contra Gales (1-1).

En 1959, La Tota completó una de sus mejores actuaciones con la camiseta mexicana en un amistoso contra Inglaterra en México DF. Los ingleses, con Haynes, Greaves, Charlton o Armfield en la alineación, sucumbieron por 2-1 con una selección mexicana muy competitiva y un Carbajal que repelió con acierto la mayoría de ataques ingleses. Con la llegada de los años 60 y Trelles como entrenador, México empezó una larga fase de clasificación para el Mundial de Chile. El arquero capitalino era un baluarte insustituible en el marco y disputó todos los partidos de calificación. En la primera fase, México eliminó a Estados Unidos después de ganar en casa por 3-0. A continuación, en la ronda final de su zona, comenzó con derrota en San José frente a Costa Rica, pero acabaron liderando el grupo con cinco puntos y solo dos goles encajados. Con ese liderato accedieron a un playoff en el que su contrincante fue la Paraguay de Aurelio González, legendario futbolista de los años 30. Un gol de Reyes les dio el triunfo en la capital del país y una semana más tarde aguantaron el 0-0 en Asunción para poder ir a Chile.

La suerte en el sorteo les fue esquiva y entraron dentro del grupo de la muerte. Brasil, España y Checoslovaquia fueron sus adversarios en un grupo durísimo. Frente a Brasil resistieron hasta la segunda mitad, cuando surgieron Zagallo y Pelé. Ante España mantuvieron un buen nivel y solo una cabalgada de Gento culminada por Peiró les hizo besar la lona. En la última jornada, pese a estar ya eliminados, demostraron gran calidad y coraje para imponerse a los centroeuropeos, futuros finalistas, por 3-1 en Viña del Mar.

Los últimos servicios de Carbajal al Tri fueron entre 1965 y 1966. En la primera ronda de clasificación para el siguiente mundial fue titular en los encuentros ante Honduras y Estados Unidos que le dieron el pase a la fase final a México. Sin embargo, ante Costa Rica y Jamaica Calderón ocupó la puerta de la selección y Carbajal no dispuso de oportunidades. México sumó tres victorias y un empate y por quinta vez consecutiva alcanzó el mundial. La Tota aterrizó en Inglaterra con 37 años y siendo el suplente del Cuate Calderón. México logró un esperanzador empate ante Francia en la primera jornada, pero perdió ante los anfitriones por 2-0. En la última jornada necesitaba un milagro ante Uruguay para conseguir pasar de fase y el técnico Ignacio Trelles le dio a Carbajal la ocasión de despedirse de los mundiales. En Wembley, mexicanos y charrúas empataron a cero y el mítico portero mexicano dijo adiós al equipo nacional tras una trayectoria extraordinaria.

Después de su carrera deportiva ejerció como entrenador en la década de los 70, 80 y 90, llegando a dirigir entre otros a Club León, con el que alzó dos Copas en 1971 y 1972; Unión de Curtidores; Morelia; o Atletas Campesinos, al que ascendió a primera. Con Morelia además instauró el récord de más partidos dirigidos en la máxima categoría del fútbol mexicano.

En el año 2001, la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) le eligió como mejor guardameta de la CONCACAF en el siglo XX. En los últimos años ha regentado su negocio de vidriería en León, ciudad en la que reside.

* Alberto Cosín.





orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2024 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h