Perarnau Magazine

"Volved a emprender veinte veces vuestra obra, pulidla sin cesar y volvedla a pulir". Nicolás Boileau


Deportes / Tenis

Desaparecidos con el viento

por el 25 septiembre, 2014 • 19:37

Dibujo

Llevan tanto tiempo con nosotros que son como de la familia. Nadie recuerda cuándo ni cómo llegaron, pero se acabaron instalando entre la multitud. Aparecen, ganan, pierden, desaparecen, vuelven… nadie les exige un mínimo de triunfos, tampoco se les glorifica si ganan más de lo esperado. Simplemente coexisten y conforman junto a los grandes monstruos (el trío calavera) la enorme pirámide que significa la ATP. Pese a esto, el final es para todos igual, tanto para la primera línea como para las seis o siete siguientes, y cuando el rendimiento se da de baja, el éxito desciende junto a él. Aquí es donde entramos en juego los periodistas, para darles un toque de atención, para recordar que semana tras semana les vigilamos con lupa, y para encender las alarmas en caso de que la situación se mantenga. Estos son algunos de los tenistas que llevan un 2014 negativo, con más pena que gloria y reflejando una evaporación más que preocupante. ¿Acaso alguien les recuerda levantando un título?

  • Andy Murray (nº 11 de la ATP). Sin duda es el caso más llamativo de nuestra lista. El británico (acepción que a punto estuvo de quedar obsoleta hace unos días), sigue perdido en la oscuridad desde que tocara el cielo el verano pasado. Su corona en Wimbledon le catapultó hasta lo más alto, pero desde entonces todo han sido malas noticias. Una cirugía en su espalda sirvió como nexo entre la temporada pasada y la actual, haciéndole perder por completo la forma física y el rodaje. Pese a que se perdió el ultimo tramo de 2013, Andy finalizó el año como nº 4 del mundo. Hoy es nº 11, fuera del primer vagón de la clasificación, una zona en la que no viajaba desde 2008. Desde que hiciera historia en el All England Club no ha vuelto a ganar un título, ni siquiera a entrar en la disputa por él, y para más inri, el lío en los banquillos tampoco le ha ayudado a recuperarse. Tras romper con Ivan Lendl, el escocés contrató a Amelie Mauresmo, intentando buscar estímulo con un nuevo entrenador. Finalizando septiembre, Murray es el único de los veinte primeros jugadores de la clasificación, junto a Kevin Anderson, que no ha levantado un cetro en el curso actual. En Grand Slams su mejor fue resultado fueron las semifinales en París (¡en tierra batida!) y ante los diez primeros su bagaje es de 1-8. Resultados más que suficientes para llevarse la etiqueta de mayor decepción del 2014. De la hipotética –casi imposible– clasificación para la Copa Masters mejor ni hablamos.
  • David Ferrer (nº 5 de la ATP). Era inevitable que pasara. Lo que no era normal eran sus dos últimos años. El alicantino venía de dos temporadas brillantes y a la tercera la moneda ha salido cruz. Y además una cruz importante, de las que tienes que arrastrar a lo largo de todo el circuito. Ya sea por números (lleva tres finales por las nueve que hizo en 2013), por éxitos (suma un solo título este año –Buenos Aires–, por los siete de 2012), por estabilidad (rompió con Javier Piles, su entrenador de toda la vida, y hace una semana también cortó su relación con su sustituto, José Francisco Altur) o por rendimiento (los 32 años pesan y lo lo pudimos ver perfectamente en su eliminación en el US Open frente a Gilles Simon, donde eran más largos sus descansos que sus puntos), es evidente que David Ferrer ha tocado techo en su carrera. Un techo que jamás se pudo imaginar –terminó como nº 3 el curso pasado– y del que ahora toca retroceder hasta una posición menos brillante. Derrotas dolorosas ante hombres como Brands, Gabashvili, Kuznetsov o Berlocq, las cuales le hicieron bajar hasta el séptimo escalón, reflejan que la termita ya no muerde como antes, como también demuestran sus resultado en los Grand Slams: en ninguno de los cuatro pasó de cuartos de final. Su quinta participación consecutiva en la Copa de Maestros está más difícil que nunca.
  • Tomas Berdych (nº 7 de la ATP). Si pudiera definir a Berdych mediante una palabra, sin duda sería esta: conformidad. El checo es ahora mismo séptimo del mundo, idéntico puesto en el que empezó el año. Accede sin problemas a los cuadros finales de todos los torneos, alcanza fácilmente octavos o cuartos en la mayoría de pruebas, es una de las cabezas visibles de la ATP y su nombre hace tiempo que ya no desentona cuando nos referimos al top-10. ¿Para qué más? El 2014 empezó para Berdych de manera fulgurante: semifinales en Australia, final en Dubái, título en Róterdam… la temporada ya estaba salvada, era momento de relajarse. Derrotas ante Bautista, García-López, Pospisil, Lu, Verdasco y una barrera en el resto de Grand Slams donde no cruzó la línea de cuartos de final. En Masters 1000, la estadística es aún peor: de los siete disputados esta temporada, solo en dos ha conseguido sumar más de una victoria. Así es complicado avanzar. Es imposible. Pasan los calendarios y el aficionado sigue esperando esa explosión en la raqueta del checo, porque todos sabemos que tiene tenis para dar y regalar. Ni siquiera en la Copa Davis, su competición fetiche, pudieron los cables conectarse en su cabeza, saliendo derrotados ante Francia por un estrepitoso 4-1, donde perdió los dos puntos que jugó. Algunos rumores apuntan que Ivan Lendl podría ser su nuevo compañero de viaje. Visto lo que hizo con Murray, sería recibido con los brazos abiertos.
  • Richard Gasquet (nº 21 de la ATP). Tras la temporada que se marcó en 2013 se hace raro verle ahora tan atrás en la cadena ATP, pero el francés, con Sergi Bruguera como técnico, está desarrollando uno de los peores cursos de su carrera. De nada sirvió su novena posición hace casi un año, la cual le sirvió para colarse en la Copa de Maestros aprovechando la baja de Murray. Todas esas buenas sensaciones desaparecerían en el primer mes del calendario. Solo hay un dato que Gasquet mantiene en la estadística: el de porcentajes en las finales. El año pasado jugó tres y ganó tres; este lleva dos y ha perdido las dos: 100 %. Tal descenso de competitividad se evidencia al ver que en los quince torneos que ha disputado hasta el momento, en trece fue eliminado por jugadores con peor ranking. Y de los Grand Slams mejor ni hablar. En ninguno logró acceder siquiera ¡a la segunda semana! Todo lo cosechado por el francés se ha esfumado. Por no ser, ya no es ni el mejor tenista de su país en la clasificación. Ni tampoco el segundo.

Estos son solo cuatro ejemplos de jugadores que han levantado el pie del acelerador viendo cómo el vehículo que manejaban ha perdido velocidad, ha ganado en comodidad o directamente, les ha reventado el motor. Pero hay más, por ejemplo en nuestro país. Tenemos a Tommy Robredo, ese hombre que se negó a principios de años a disputar la Copa Davis porque quería entrar entre los diez primeros, para luego ver cómo era incapaz de defender sus dos coronas logradas en 2013 (Casablanca y Umag), cómo los Grand Slams le despedían en octavos de final, cómo un todoterreno llamado Bautista le adelantaba por la derecha o ya, dentro de la gira de tierra batida –su especialidad–, verle caer ante hombres tan poderosos como Rosol (42º), Giraldo (84º) u Olivo (282º). Tampoco se libra Fernando Verdasco, aunque el palo aquí va más hacia su entrenador. El madrileño levantó en Houston un título tras cuatro temporadas en blanco y contrató a Thomas Enqvist para seguir con los buenos resultados. Desde aquel momento, 13 victorias y 11 derrotas, siendo su mejor resultado las semifinales de Gstaad y Bastad y acumulando hasta cinco derrotas con gente que habitaba fuera de los 80 primeros del ranking ATP. Bienvenido sea el cambio, decían.

Pero hay más. Desde tierras francesas nos llega otro elemento, Gilles Simon, y desde Rusia, Mikhael Youzhny. Ambos tienen balance negativo durante el curso (19-21 el francés y 13-18 el ruso) y ninguno sabe lo que es entrar en la disputa por un título desde la temporada pasada. Simon, pese a alcanzar la tercera ronda en todos los Grand Slams, ha visto cómo se le ha quedado grande la pelea contra los de arriba (1-6) y cómo los de abajo han dejado de ser inofensivos (seis derrotas ante jugadores fuera de los 70 primeros). Su mejor resultado lo encontramos en Niza, en casa, donde cayó en semifinales ante el peligroso Federico Delbonis. El francés lleva ocho temporadas alcanzando siempre alguna final y siete ganando al menos un título. Le quedan dos meses para no estropearlo. Por otra parte, Youzhny tiene su mejor resultado en los cuartos de final que hizo en Dubái, impropio para alguien que el año pasado salió campeón de Gstaad y Valencia. Sus 32 años y su falta de motivación parecen un hecho indiscutible para citarlo como excusa a su bajo rendimiento, el cual tocó fondo en territorio slam: una victoria en Melbourne, una en París, una en Londres y ninguna en Nueva York.

Podría nombrar a muchos otros de no tanta repercusión, pero que, como los anteriores, han decidido bajar el pistón en sus revoluciones, ya sea por decisión propia o por obligacion de la maquinaria. Jerzy Janowicz ha pasado de ser el nº 14 a ser el nº 52 en tan solo unos meses después de que las semifinales de Wimbledon logradas en 2013 dejaran de ser un regalo para transformarse en una carga imposible de sostener. A esto súmenle nueve derrotas consecutivas (de febrero a mayo) y diez eliminaciones en primera ronda durante el año. Otro caso diferente podría ser el de Andreas Seppi, ya en otro escalafón distinto a los expuestos hasta el momento. El italiano pasó de luchar por ser un potencial top-20 a pelear por estar entre los cincuenta primeros. Lleva más de veinte pruebas sin pisar unas semifinales y su triunfo más considerable fue en la primera ronda de Montecarlo, ante Youzhny, cuando el ruso era número 15 del mundo. De entrar en esta lista se ha salvado a última hora Jo-Wilfried Tsonga, quien arregló su nefasta actuación con el título en Toronto. Poco se habla ahora del tapón que el francés había puesto en octavos de los torneos de Grand Slam desde hace dos Roland Garros, cita en la que empezó a acumular una racha de derrotas escalofriantes ante los diez primeros de la clasificación (0-8). Pero como bien hemos dicho, todos esos fantasmas se evaporaron en Canadá con victorias al hilo ante Djokovic, Murray, Dimitrov y Federer. Fue su segundo Masters 1000.

De la quema se salvan, faltaría más, los afectados por las lesiones, una apartado que ha se llevado a unos cuantos por delante esta temporada: Juan Martín del Potro (muñeca), Nico Almagro (talón), Tommy Haas (hombro), Florian Mayer (ingle) y Janko Tipsarevic (pie). Y en menor gravedad: Rafa Nadal (muñeca), Aleksandr Dolgopolov (rodilla), Juan Mónaco (muñeca) o Benoit Paire (rodilla). Casos aparte, como la degradación de Albert Montañés dando sus últimos raquetazos lejos de los cien primeros, el exilio de Marcos Baghdatis hacia los torneos challenger o la completa desaparición de Nikolay Davydenko (208º del mundo, no juega un torneo desde Roland Garros), quedan apuntados en la recámara para desgranar en otro momento con más tiempo.

Después de leer una y otra vez artículos sobre Dimitrov, Nishikori, Raonic o Cilic, era momento de sacar al estrado a aquellos que no están cumpliendo con su deber, los rebeldes de la escuela. A la espalda quedan enterrados casi nueve meses de competición donde ha habido más llantos que alegrías, más tristezas que celebraciones. Por delante, escasos dos meses de batalla donde poder darle la vuelta a la situación despidiéndo el 2014 de la mejor manera posible. Las oportunidad están contadas, son seis semanas donde la mayoría jugarán una media de cuatro o cinco torneos, dejando la posibilidad de sumar uno más en caso de clasificarse al Masters de Londres. Sus nombres no han dejado de sonar, pero cada vez hay que atinar más para escucharles hablar sobre la pista. En sus manos está que los decibelios vuelvan a subir, que el viento los vuelva a poner en el lugar del cual los ha expulsado esta temporada.

* Fernando Murciego es periodista.




Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2020 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h