Perarnau Magazine

"Volved a emprender veinte veces vuestra obra, pulidla sin cesar y volvedla a pulir". Nicolás Boileau


Ruedas de Prensa / News

Ernesto Valverde: “Son demasiados proyectos para mí. A mí, con uno me valía”

por el 2 junio, 2013 • 13:51

2013_6_2_oCK8coZfertqjw35lH28i3

Transcripción de la rueda de prensa de Ernesto Valverde tras el Sevilla F. C.-Valencia C. F. de la Jornada 38ª de la Liga BBVA.

Pregunta.-  ¿Se marcha?

Ernesto Valverde.-  Primero vamos a hablar del partido. La verdad es que siento mucho no haber podido conseguir, no por mí, o sea, no yo exclusivamente sino todo el equipo, llevar al equipo a la Champions este año. La verdad es que el partido ha estado marcado, entiendo, por quizás alguna decisión un poco discutible, por decirlo suavemente. Quizá el árbitro no ha tenido su mejor día, tengo la impresión. Y hemos ido a contracorriente no todo el partido, pero sí a raíz de la expulsión y del penalti. Una vez que nosotros hemos empatado creo que debíamos haber mantenido un poco la calma, para poder mantener ese 2-2 y tener la posibilidad de poder remontar finalmente. Y no ha podido ser así. Creo que hemos encajado el gol demasiado pronto. Y al final hemos estado demasiado desequilibrados. Si alguien tiene alguna pregunta del partido, podremos responder. Y luego iremos con lo otro.

P.- Sobre el partido, los minutos del partido que se han vivido, en el banquillo hemos visto que había cascos para saber qué pasaba en Riazor. ¿Usted también estaba pendiente de lo que sucedía allí? ¿O ha preferido mantenerse al margen?

E. V.- Hombre, cuando el partido se nos ha puesto 4-2 y estábamos con diez, la verdad es que nuestras posibilidades pasaban más por lo que sucedía allí. No es que tiráramos la toalla. De hecho, hemos seguido luchando hasta lograr el 4-3, hemos seguido empujando. Pero nuestras posibilidades pasaban mucho por lo que pasara en ese partido. Eso es así.

P.- ¿Le parece justo o injusto, si es que se puede hablar en esos términos, la clasificación de la Real Sociedad?

E. V.- Llevo la camiseta del Valencia C. F. puesta. Y sí, me parece injusto. ¡Qué le voy a hacer! Supongo que el entrenador del Sevilla dirá que ha sido muy justo, que todo ha estado muy bien. Para mí, el partido ha estado demasiado desequilibrado por esas decisiones del árbitro, sobre todo la expulsión. Es un partido de un calibre determinado en el que nosotros no nos podemos quedar con diez por una jugada de ese tipo. O sea, cuando nos estamos jugando tanto. Esa es la realidad. Y no digo que nosotros hubiésemos ganado, pero la realidad es esa. Y esa es la impresión que tenemos.

P.- La pregunta es obvia, pero quisiera saber de su boca cómo está el vestuario.

E. V.- Pues estamos tocados. Pero bueno, es así.  El fútbol es como es. Hemos peleado mucho para llegar a este momento con ventaja en el marcador, o sea, perdón, en la clasificación, depender de nosotros mismos que era nuestro objetivo. Y tal y cómo se nos había puesto el partido, a pesar del empate, siempre pensábamos que, bueno, el partido sería al final para nosotros. Pero al final no ha podido ser. Y estamos tocados, pero nos tenemos que levantar. Eso está claro.

P.- Se la había hecho ya. Lo han confirmado el presidente, el director deportivo… ¿se marcha?

E. V.- Sí, vamos a ver. Este ha sido mi último partido con el Valencia. La verdad es que ahora estoy bastante tocado, no por el partido, sino por la situación. Tengo que decir que no es una decisión tomada por un momento puntual. Me refiero a que no es una decisión que la he pensado o tomado cuando el equipo estaba mejor, en momentos de euforia, porque entonces hubiera decidido seguir sin ninguna duda, como en estos últimos partidos. Tampoco en momentos donde ha habido más inestabilidad en el club, como con las dimisiones que ha habido en los últimos meses o en el último mes y medio o últimos dos meses, no lo sé… La verdad es que he tomado una decisión que pienso que es la que debo hacer…

(Interrumpe su discurso Valverde para puntualizar a un periodista: “No, no se preocupe, se lo voy a contar todo”).

Y nada más. Cuando yo llegué al Valencia, en diciembre, había bastante inestabilidad en el club: un momento en que la gente pedía al presidente que se marchara. Ya me di cuenta en el primer partido que jugamos en casa que perdimos contra el Rayo que también el ambiente estaba un poco caldeado. He intentado trabajar de la mejor manera que he sabido, he intentado eliminar y evitar las polémicas, mantener al grupo al margen. Y lo que he intentado es aprovechar al máximo la plantilla que teníamos. No hemos gastado ni un euro en ningún jugador, simplemente sacamos a Fernando Gago en aquel momento. Y si tengo que decir que si he esperado hasta el final para decir esto, lo digo porque igual alguna gente ha podido pensar, también a raíz de una pregunta que me hicieron el otro día, que era un desdén al Valencia, una falta de respeto al Valencia. Mi intención ha sido siempre mantener el espíritu competitivo del equipo. Y por eso lo he hecho al final. Había muchos rumores sobre jugadores que se podían marchar. Y si en ese momento salía el entrenador pensando que podía marcharse el entrenador, me imaginaba que eso podía afectar al espíritu del grupo, sobre todo si nos distanciábamos un poco de nuestro objetivo. Finalmente hemos estado peleando por la Champions hasta el final. Y creo que en ese sentido ha sido decisivo poderlo hacer aquí. Si alguien se ha molestado por ello, os pido disculpas, porque mi intención no ha sido molestar a nadie, sino hacerlo todo por el bien del club y del equipo.

(Interrumpe su discurso Valverde, por segunda vez para puntualizar a un periodista: “Perdón que aún no ha terminado. Esto va para largo”).

Es cierto que el club me propuso renovar en un momento determinado. También tengo que decir que debido a esa inestabilidad, bueno, supongo, el club me ofreció un contrato hasta final de temporada y luego renovar. Mi preocupación era el que el club fuera estable y todos estuviéramos bien a final de temporada. Eso se lo trasladé al presidente y también al director deportivo, que está aquí: que lo que me preocupaba era el futuro. ¿Cómo se iba a afrontar la temporada que viene? Se habló de algunas incorporaciones: tema de Iago Aspas, fue una propuesta del director deportivo que yo refrendé, un tema en el club estaba involucrado, bueno, estaba dispuesto a realizar una inversión importante. Y la verdad es que estábamos hablando de aquello y fue cuando vino la dimisión del presidente (Manuel Llorente), quien apostaba por mí, yo lo veía. Creo que estábamos muy cerca de llegar a un acuerdo, pues cuando te sientas a hablar con alguien es para llegar a un acuerdo. Entonces llegó la dimisión del presidente y  los acontecimientos que se han sucedido desde aquel día. Y esos acontecimientos, la verdad, es que uno detrás de otro, puestos en fila, pues al final me han decidido o me ha determinado tomar esa decisión, producto un poco de las circunstancias que ha vivido el club: ha vivido dos dimisiones de dos presidentes de la Fundación, como Társilo Piles y como Federico Varona; el otro presidente de la Fundación, el que está ahora (Aurelio Martínez), dice que se va a marchar en tres o cuatro meses, que lo entiendo perfectamente; he vivido la dimisión del presidente; ha habido dimisiones de consejeros que quieren ser presidente; dimisión de algún consejero que estaba buscando algún inversor, lo cual me parecer absolutamente respetable; gente del Valencia que ha buscado inversores para poder comprar el club, lo que también me parece respetable; incluso el presidente de la Diputación de Valencia (Alfonso Rus), una persona importante a nivel político en Valencia, hace poco decía que tenía dos inversores para comprar el club y que la salida era venderlo. Y todo me parece correcto. Yo no entro a valorar ninguna de estas cuestiones. Hasta la fecha, también he visto tres proyectos: el de Manolo Llorente, el de Federico Varona de democratizar el club, el proyecto ahora de Amadeo Salvo, de hace una semana, que tiene todo mi respeto, me parece una persona que tiene un gran empuje personal y que, seguramente, un proyecto de cantera le va a venir bien al club. Y no sé si dentro de un mes, dos, tres… el club se vende o no se vende, si habrá otro proyecto… Son demasiados proyectos para mí. A mí, con uno me valía. Pero esas son las circunstancias en las que nos hemos visto envueltos todos los que estamos en el club, en el Valencia y ante ellas, me he visto con la necesidad de tomar una decisión. Ya sé que son situaciones heredadas de antes, pero esto es lo que me ha tocado a mí en este tiempo y al final he sido yo el que he tenido que tomar una decisión. Es una decisión difícil. Ahora tengo un nudo en la garganta por decirlo. Que sé que va a decepcionar a mucha gente que está a mi lado como Damià (Vidagany, responsable del departamento de comunicación y marketing del Valencia C. F.), Braulio (director deportivo), pues porque todos querían que siguiera, pero creo que debo tomar esta decisión, es lo mejor. Ya sé que es inevitable que la gente pueda pensar que mi salida pueda obedecer a que tengo algún compromiso con otro club, lo digo porque es muy común cuando alguien se marcha. Pero en este caso no es así. El único club con el que me he reunido para llegar a un acuerdo es con el Valencia, en su momento. Y a mi agente siempre le dije que hasta que no decidiera nada con el Valencia no iba a hacer nada, y hasta que terminara la liga y mi equipo estuviera en Champions o no lo estuviera, como lamentablemente hoy así es. Siempre tengo una frase para terminar las charlas con los jugadores: si alguna vez he cometido o he dicho algo que le ha podido molestar a alguno durante todo este tiempo, lo digo por los de Valencia, a los de Sevilla no les digo nada, no creo que haya hecho demasiado, ya me puede disculpar. Tengo una negra con el Sevilla, que también perdí una final de la UEFA por penaltis en Glasgow con una expulsión en contra. No levanto cabeza con este equipo. En fin. Esto es lo que tenía que decirles. No sé si tendrán alguna pregunta, pero me gustaría que fueran sencillas, pues la situación no es fácil para mí.

P.-Agradeciéndole de partida la claridad y sencillez con la que se ha expresado, hay una pregunta que muchos aficionados tienen a esta hora, que tiene relación con lo que usted le ha dicho a los jugadores antes del partido. Quería preguntarle: ¿por qué ha escogido ese momento de las horas antes del partido para comunicarles que era la última vez que les entrenaba?

E. V.- Pues porque era una cosa privada que no sé porque ha salido. Pero bueno, es verdad. Pero sobre todo porque era un factor de motivación para nosotros. Lo que me une a mí con estos jugadores es mucho más que poder conseguir la Champions, que poder conseguir, no sé… Hemos vivido muy cerca todo este tiempo. Ha habido, ya les he comentado, algunos jugadores que igual tampoco estarán el año que viene. Lo que nos une a nosotros es mucho más que todo eso, la pasión por jugar, por venir aquí y por jugárnoslo todo. El hecho de estar entrenando. Pensaba que era un factor de motivación más para el equipo y creo que así ha sido. No creo que haya sido determinante. Creo que han habido muchas más cosas determinantes en el partido. Lo único que he intentado, como así ha sido que mi equipo ha afrontado el partido, es salir a por todo, por todos los que estábamos allí, por algo que nos unía, por lo que nos une. Si es verdad que tengo que agradecer al Valencia que haya puesto a mi disposición unos jugadores del calibre que tengo yo en el equipo, futbolistas extraordinarios no solo por lo que hacen el domingo, sino por lo que hacen en el día a día. Ha sido difícil para mí que el Valencia se fijara en mí, no tengo ninguna duda. Y ya sé que es difícil que se vuelve a fijar: es ley de vida. Pero tengo que tomar esta decisión. Y mi agradecimiento hacia ellos es infinito. He aprendido mucho más de ellos durante todo este tiempo.

P.- Para no pedir el micrófono otra vez, le voy a hacer tres preguntas en una. Su agente me contó una anécdota suya de que fue a decirle al presidente del Olympiacos que no iba continuar. Que se marchó a su casa y que dos días después cambió de opinión y  volvió a decirle que sí que iba a continuar si Olympiacos aún quería… Esto me lo contó su agente como anécdota. Aunque la situación es un poco distinta, le pregunto: ¿podría cambiar esta decisión que está haciendo pública, aunque yo entiendo que sería complicado? En segundo lugar me gustaría que profundizara en los motivos que usted tiene para decidir libremente, supongo que es complicado decirle que no al Valencia, no continuar, porque lo que yo he entendido es por la inestabilidad social o accionarial que tiene el Valencia, que es la misma con la que el Valencia ha ganado cuatro partidos de manera consecutiva en el último mes, ¿no? Y en tercer lugar, si le ha parecido prudente comunicarle a los jugadores antes del partido que no iba a continuar en el Valencia.

E. V.- Empiezo por el final. Sí me ha parecido prudente. Me ha parecido… no sé, no creo equivocarme en determinadas cosas. O sea, en ese tipo de cosas. No lo sé. Pero no ha sido nada dramático. Todos los jugadores y todos nosotros sabemos que estamos expuestos a estar un día en un sitio y un día en otro. Y yo les debo a los jugadores mucho porque me siento unido a ellos y quería decírselo primero, en el primer caso. Además, creía que servía de una causa de motivación para ellos. Y según ha ido el partido desarrollándose no he visto ningún resquicio negativo. Es más, lo hemos enfocado desde el punto de vista positivo. Desde el punto de vista de que teníamos que ir a por todas. Era nuestro último partido. Para mí ha sido una cuestión totalmente inocua, absolutamente. Sí hubiera sido problemático para mí haberlo dicho hace tiempo. Por eso lo he dejado para el final. En cuanto a las razones de profundizar un poco más sobre ello: la realidad es que no sé lo que va a ocurrir mañana en el Valencia, la semana que viene, dentro de de dos, de tres meses… Hay una inseguridad o tengo una inseguridad. Y tengo que tomar esa decisión, sin más.  No es una decisión exclusivamente mía. Tengo que embarcar en ella a mi familia. Puede venir y dentro de tres meses, el club como hay gente que dice que se puede vender, yo no lo sé. Pero si veo lo que ha pasado durante este tiempo, pues creo, tengo la impresión que va a seguir sucediendo. Y en cuanto a lo que comentas, sí es cierto que con esa inestabilidad hemos ganado cuatro partidos. Y sí tengo la sensación, y se lo comento a los jugadores, de que el equipo ha estabilizado un poco al club. Que la marcha del equipo ha tranquilizado un poco a todo el mundo y también tiene que ocurrir al revés: simplemente el club tiene que estabilizar un poco al equipo. En cierta medida, los jugadores siempre se reflejan en el entrenador y yo, simplemente, me he encargado de transmitir un poco de calma, de evitar que nuestras cosas dentro del vestuario salgan y entiendo que el club es el que tiene que transmitir confianza y estabilidad al entrenador. Y luego, que es una decisión personal que la tomo con toda mi libertad de acción. Creo que es lo mejor y en ese sentido no tengo mucho más que añadir. Sobre la posibilidad de dar marcha atrás a la decisión y cambiarla, si estoy haciendo esto público, es por algo. Si bien es cierta esa anécdota que comentas en Grecia, pues hablé con el presidente de Olympiacos. Pero es otra historia. Es verdad que ocurre aquello, pero era una conversación personal. Dije, “bueno, vamos a pensarlo”. Teníamos un compromiso entre los dos. Y al final, sí que es verdad que cambié de opinión, pero aquello no transcendió en ningún caso. Ahora en esta rueda de prensa me comprometo bastante.

P.- ¿Mañana se va a reunir con Amadeo Salvo? ¿O ya no hace falta?

E. V.- He hablado con él, he hablado con el presidente Vicente Andreu, con el presidente… bueno, hay tantos presidentes. Con Manuel Llorente también. He hablado con él, le he llamado después, se lo he contado. Le he dicho que en rueda de prensa hablaría de todo esto. Y bueno, sí le he mostrado que si en algún momento quiere mi ayuda o comentarme algo, estoy a  su disposición. Él me comentó que me llamaría, pero no sé si nos reuniremos o no. Fue una conversación privada, para lo que pueda ayudar.

P.- ¿Y no le sorprende que siendo una decisión tan importante y como usted bien ha detallado conociendo al club se iba a filtrar al minuto uno como así ha sido?

E. V.- Sí, pero es que no me importaba. No me importaba, porque realmente… O sea, el efecto que tiene una decisión de este tipo cuando lo comunicas a un equipo es cuando lo haces con tiempo, con margen, cuando la gente empieza a pensar más en su futuro y empieza a pensar más en qué voy a hacer el año que viene. La sensación que había de que se iban a traspasar jugadores, yo tenía esa sensación, parece que algunos futbolistas se van a marchar. Si encima el entrenador dice que está pensando en marcharse, los jugadores empiezan a buscar cada uno su futuro por algún lado. Ahora no había posibilidad de eso porque estábamos centrados en el partido. Y yo he buscado ahí simplemente la complicidad de ellos, en una situación que es el último partido para ellos, nos vamos a partir el pecho. Porque es así. Porque no es mi último partido hoy. También lo es de muchos jugadores que han jugado hoy. No tengo ninguna duda. Y tienen la obligación de partirse el pecho como lo hecho yo. Porque yo estoy así. Les estoy diciendo que tenemos que partirnos el pecho por llegar a la Champions. Aunque uno esté después o no esté, porque eso no depende de nada, de una prima, de cosas de este tipo, ni siquiera de estar juntos. De algo que nos une desde hace tiempo y he buscado esa complicidad en ese sentido. Y vamos, no estoy arrepentido para nada. No creo que sea tan importante, la verdad. Y sí, es cierto que yo tenía la intención de comunicárselo primero a los jugadores. Eso lo tenía claro.

P.- Sólo dos preguntas. La primera, ¿no le vale con que Amadeo Salvo haya dicho públicamente que no va a vender a muchos jugadores que consideraba referencia, que usted considera necesarios? Incluso el once estaba plagado de esos futbolistas, pues de los 11 titulares, que prácticamente salía un once de gala, además de Guardado si lo contamos, Amadeo Salvo no los quiere vender.

E. V.- No es una cuestión de eso o no. Es una cuestión de las circunstancias. No se trata de un nombre, de Amadeo Salvo, del presidente… Es un cúmulo de circunstancias que han confluido justo en este momento, en este tiempo, en estos dos meses. Si yo podía haber sido renovado por el Valencia hace dos meses. La renovación, si el presidente se va tres semanas después el contrato hubiera quedado redactada y la inestabilidad hubiera sido la misma. Eso sí, tendría un contrato por delante, tendría que cerrar los ojos y decir, voy para adelante y ya está. Pero la situación es que lo debo decidir hoy y tengo que intentar defender lo mejor para mí y para mi familia. Nada más.

P.- La segunda. Sobre lo del proyecto ha comentado antes que sólo le valía con uno, y entiendo que es el de Manuel Llorente.

E. V.- No, no quiero entrar a valorar eso. Es una forma de hablar. No quiero comparar nada, ni uno, ni otro.

P.- Lo digo porque si usted el 15 de abril cuándo está a punto de decir, bueno, cuando comenta que casi todo está encaminado y casi se podía haber hecho oficial que renovaba, y unas horas después dimite Manuel Llorente, si es ahí cuando se acaban las posibilidades de que siga Ernesto Valverde.

E. V.- No voy a negar que me dejó descolocado, pero cada uno tendrá sus razones y no puedo entrar a valorar eso. Al final el presidente tendrá sus razones para seguir, el presidente de la fundación para no seguir… Ellos toman una decisión que ellos creen que es la mejor. Yo tengo que tomar la mía y hago una valoración de todo eso, en ningún caso quiero hablar de unos y otros o comparar a unos u otros. Solo sé que hay una situación que se ha venido sucediendo en el tiempo que ha confluido aquí y que tengo que tomar una decisión. Y creo que tengo que tomar esa, como cada uno ha tomado las suyas.

P.- Me gustaría que siguiera con esa línea de sinceridad. ¿Usted tiene una propuesta del Athletic para entrenar la temporada que viene?

E. V.- No, todavía no. Es cierto que ha habido clubes que se han interesado por mí, pero no tengo ninguna propuesta. Bueno, no valoraría ninguna propuesta de ningún club aún.

P.- Ha dicho todavía, ¿no?

E. V.-Bueno, es que es todavía no. Es que no sé si la tendré o no. Tampoco tengo ninguna oferta del Manchester United, todavía. Espero tenerla

* Pablo Beltrán es periodista.


– Foto: EFE



Para acceder a la Revista basta con hacerse socio del Club Perarnau aquí. 
orange county local std test
Perarnau Magazine es mucho más que un blog de fútbol: es el punto de encuentro en la red del análisis deportivo con el valor añadido, la mirada en profundidad que no descuida la inmediatez. Dirigido por el periodista Martí Perarnau, el Magazine concentra opiniones que van desde el análisis competitivo a temáticas concretas como las tácticas de fútbol.

El deporte rey centra buena parte de los contenidos y resulta una publicación especialmente útil para un entrenador de fútbol o un simple aficionado que quiera descubrir desde facetas de su propio deporte hasta historias relacionadas con el deporte en general. El balón y las noticias que lo rodean centran el grueso de los contenidos, pero no se limitan al fútbol. El hecho diferencial del Magazine radica en la variedad: ponemos el foco en los principales deportes olímpicos y sus competiciones, en la salud aplicada al deporte y en un exhaustivo diagnóstico del mercado profesional.

Perarnau Magazine quiere liderar en la red un periodismo deportivo reposado que se abre camino con las luces de carretera antes que con las de crucero.

©2019 Blog fútbol. Blog deporte | Análisis deportivo. Análisis fútbol
Aviso legal



Información: info@martiperarnau.com
Club Perarnau: club@martiperarnau.com
Publicidad: publicidad@martiperarnau.com

Horario de atención al socio: De lunes a viernes de 09.00h a 18.00h